xbox series S

Una consola diferente, la Xbox Series S

XBOX Series S para jugadores clásicos. Esta vez vamos a dedicar un tiempo a analizar a la consola más pequeña de Microsoft hasta la fecha, más compacta y ligera y, seguramente, rivalizando en aspecto premium con su hermana mayor. Vamos a realizar un análisis de XBOX Series S.

Un concepto diferente

En esta época informática llena de luces de colores en memorias ram, gráficas que no se pueden adquirir por la escasez de sus componentes y juegos que no se juegan, si no que se miden en fps, la apuesta por la XBOX Series S es, cuanto menos, interesante.

Empezamos una nueva generación de videoconsolas y, en general, se espera lo mismo de siempre: potencia gráfica. Se mide la calidad de un juego por sus gráficos, no por su jugabilidad, banda sonora, historia, etc. Sí, quizás estoy siendo muy generalista, pero a gran parte de los jugadores en diferentes plataformas les importa que un juego luzca a 4K y a 60fps.

Y esto se está convirtiendo en el estándar, sin darnos cuenta de que cada vez, esta evolución gráfica, es menor.

Todos recordamos el cambio de la generación de PlayStation y Nintendo 64 a la generación de Playstation 2, Gamecube, Dreamcast y la primera XBOX. Igualmente, mayor fue el salto al HD estrenado con Playstation 3 y XBOX 360. Pero esto ya no es así, puesto que la evolución gráfica entre distintas generaciones es (y será), cada vez menor..

Se apuesta por el ray-tracing (que tranquilos, no vamos a parar a definirlo) y demás para intentar sorprender al usuario.

Microsoft mismo lo ha hecho con la XBOX Series X, la consola más potente hasta la fecha (que también es lo lógico, pues es la última consola lanzada hasta la fecha), vendiendo ray-tracing por doquier, texturas 4k, hasta 120fps y más locuras numéricas.

Pero en este análisis de XBOX Series S queremos destacar otro aspecto: el jugador atípico. El jugador atípico puede ser jugador casual o no, puede ser jugador hardcore o no… No me voy a meter en el berenjenal que supone definir el tipo de jugador, por supuesto. Me refiero a que apuesta por aquel jugador (entre los cuales me incluyo) que simplemente quiere jugar y no contar FPS.

No todo es potencia

Ahora bien, ¿tiene algo que hacer en esta generación una XBOX Series S? Por supuesto, por supuestísimo que sí. Microsoft promete que rendirá con juegos de nueva generación a 1440p, es decir, 2K. Sí, es cierto, me estoy metiendo en números y digo que no me gustan para nada a la hora de jugar. Pero dejadme explicaros el porqué.

Microsoft ha sacado una consola con una potencia más que suficiente para dar un rendimiento estándar (mínimo FHD, es decir, 1080p) en todos los juegos de nueva generación. Otra cosa es que lo cumplan, pero lo han prometido. Y esto puede ser más que suficiente para un gran número de jugadores, entre los cuales me incluyo.

No me defino ningún tipo de gamer, como ahora tanto se dice. No creo ni en casuals, hardcore gamers ni nada por el estilo. Creo en jugadores. Jugadores que tienen más o menos tiempo para jugar, pero que juegan. Y que no miden los juegos en fps ni otros números, si no directamente, los juegan y disfrutan directamente. Una consola hecha para jugadores directamente. Es algo que queremos destacar en este análisis de XBOX Series S.

El combo con Game Pass Ultimate

Ya conocemos las bondades que ofrece este servicio, pero es que hace un combo alucinante con XBOX Series S. Debemos destacarlo.

Si decidimos comprar la consola con códigos en diferentes tiendas digitales (Gamivo, CD Keys o similares) para canjearlos luego en la tienda de Microsoft, podemos adquirir la consola a un precio muy reducido si aprovechamos las ofertas puntuales.

En mi caso, llegué a comprar la consola por 209€, un precio de derribo para todo lo que ofrece. Y además, conseguí de la misma manera 36 meses de Game Pass Ultimate por 99€. Es decir, por poco más de 300€ me aseguro muchas, muchas horas de juego en una consola sobradamente capaz.

Es una delicia, igualmente, jugar desde el móvil haciendo streaming desde la XBOX Series S (como ya podíamos hacer en la XBOX One) pero es que la consola no suena nada, nada de nada. No parece que esté encendida. Es pequeña, compacta, manejable y con acabados muy, muy premium. Y ofrece muchas posibilidades.

Si no te defines con qué tipo de jugador eres, esta es tu consola. ¿No te importan las marcas y quieres disfrutar nuevas experiencias? Esta es tu consola. Si no quieres hacer un gran desembolso por una consola de nueva generación, esta es tu consola. Si simplemente te gusta jugar, es tu consola.

Como veis, no hemos parado mucho en detalles técnicos, cuántos teraflops tiene o qué potencia de procesador. Es una consola de jugadores para jugadores. Una consola para jugar. Esperamos que haya quedado claro en este análisis de XBOX Series S. Recordemos .XBOX Series S para jugadores clásicos.


Si os gustan los videojuegos, no te pierdas nuestra sección especializada.

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero