Xbox-reinventarse-portada

El lanzamiento de Series X plantea un análisis a Microsoft sobre sus títulos

Cuando leo en redes sociales mensajes referentes a Microsoft me encuentro con los típicos comentarios de: “Xbox no tiene juegos” o “Da igual lo que hagan, cuando Sony presente algo se acabó todo”. Esto me lleva a preguntarme: ¿tiene Xbox que reinvertarse?

En mi anterior artículo hablé sobre los objetivos de Phil Spencer de cara a la nueva generación de consolas, pero no profundicé como es debido en los títulos first party de Xbox. Y teniendo como punto de mira el Xbox Inside que se celebrará en julio, vamos a analizar la verdadera relevancia y estatus que poseen a día de hoy las grandes franquicias de la marca verde. 

¿Sigue siendo el Jefe Maestro el jefe?

Halo Infinite será uno de los títulos de lanzamiento de Xbox Series X, gran parte del fandom del Jefe Maestro está entusiasmado por este anuncio, pero hay otra mucha gente a la que la figura de Master Chief parece no importarles. Esto me hizo reflexionar y poner la vista en el pasado, más en concreto en la primera Xbox

Microsoft entró en el mundo de los videojuegos a golpe de talonario con grandes anuncios al estilo de Hollywood, estrellas invitadas, la poderosa figura de Bill Gates como imagen… Pero les faltaba “algo”. En el año 2000 Microsoft adquirió Bungie y les otorgó la responsabilidad de desarrollar un gran juego first party, Xbox necesitaba una imagen, una mascota (algo muy popular en la época), algo que los identificase a fin de cuentas. 

Bungie sacaría al mercado Halo: Combat Evolved, la que sería la primera aventura del Jefe Maestro, Cortana y compañía. La recepción del juego fue sobresaliente, la crítica lo alabó por su revolución, historia, banda sonora y apartado gráfico, unas críticas que se reflejaron en las tiendas, convirtiendo Halo: Combat Evolved en un éxito instantáneo y la que sería la carta de presentación de Microsoft en el sector de los videojuegos. 

Este hit elevó a Bungie a la élite en cuanto a developers se refiere y comenzó a producirse una trilogía para los siguiente años. En 2004 llegaría Halo 2, una continuación directa de la primera entrega que permitió a los fans seguir disfrutando de la acción exquisita que otorgaba el control diseñado por Bungie. Tres años más tarde aterrizaría ya para Xbox 360 la tercera y última entrega de la saga, Halo 3. Tras este título Bungie sólo desarrollaría dos títulos más para Microsoft. Halo 3: ODST, que empezó siendo una expansión de la tercera entrega, pero el proyecto alcanzó una magnitud que les llevó a lanzarlo como un juego independiente. Y Halo: Reach, una precuela de toda la trilogía del Jefe Maestro. 

Tras esto llegaron desavenencias entre Bungie y Microsoft y sus caminos se desviaron, Bungie había revolucionado los shooters en primera persona y creado una franquicia multimillonaria que ahora se había quedado sin un capitán. 

Un Futuro Incierto

Microsoft decidió confiar en el estudio que hizo el remaster de Halo 1 (Halo Anniversary), este equipo nacido 100 por cien como una filial de Xbox recogió el guante de Bungie y comenzó así una nueva era para Halo

343 Industries quiso reiniciar todo y crear una historia completamente independiente de la desarrollada por Bungie, así nació la Saga del Reclamador. Halo 4 llegó al mercado a finales de 2012, el juego que devolvía a la vida al Jefe Maestro, criogenizado en los anteriores juegos. El primer título de 343 Industries fue recibido con notables críticas (algo por debajo de los originales) y cerró el ciclo generacional de Xbox 360 por todo lo alto, siendo el título con mejores gráficos de toda la consola. A nivel jugable continuó con el legado de Bungie y todas las innovaciones que estos implementaron. 

Ya nos queda poco, sólo resta un título de la saga principal de Halo, antes del mencionado Infinite. Xbox One llegó y con la nueva generación la quinta entrega numerada de la saga, Halo 5: Guardians. Segundo título desarrollado por 343 Industries, pero me temo que no podemos hablar tan bien como de Halo 4. En esta ocasión la fórmula daba la sensación de estar desgastada y la historia carecía del impacto que los fans esperaban, características que hicieron de Halo 5 una entrega ciertamente decepcionante. Si a esto le sumamos la convulsa situación que se vivía en el seno de Xbox en el momento de su lanzamiento, nos queda un juego con un aura bastante inferior a todo lo relacionado con la marca. 

Durante los últimos años han aparecido otras empresas como ID Software con sus Wolfenstein o DOOM, Blizzard con Overwatch y tantas otras que han demostrado que el shooter puede seguir evolucionando y que lo que un día fue, hoy es insuficiente. Halo siempre ha sido sinónimo de innovación y como tal espero y deseo que Halo: Infinite nos muestre una verdadera evolución en lo jugable, ya sabemos que gráficamente será impresionante, pero en el nivel que estamos se necesita más. 

La segunda revolución de los shooters

La saga Gears ha vivido una evolución muy parecida a la del Jefe Maestro, nació de la mano de Epic Games en Xbox 360 para dar otro golpe encima de la mesa y demostrar la capacidad de Xbox en cuanto al desarrollo first party. La trilogía original de Gears of War marcó un camino a seguir y reinventó el género shooter (igual que lo hizo Halo en su día), combinando la cámara al hombro de Resident Evil 4 con un trabajado sistema de coberturas. Este cambio jugable sumado a la impresionante calidad gráfica llevó a Epic a una dimensión similar a la de Bungie

Tras una exitosa trilogía en Xbox 360, en 2012 llegaría el último título marca Epic para la saga, Gears of War: Judgment y al igual que Bungie con Halo: Reach, Epic se despediría con una precuela de los títulos originales. Una forma bastante poética si lo miramos con perspectiva. 

¿Os acordáis de dónde salió 343 Industries? Microsoft siguió la misma estrategia que con Halo. Cogió a un equipo first party que trabajó en el remaster del primer Gears of War. The Coalition sería la encargada de continuar con el legado de Marcus Fénix y los demás. 

Segunda Etapa

Fruto de esta unión acabaría llegando en 2016 Gears of War 4, y al igual que pasó con Halo 5: Guardians, esta resultó ser una entrega muy por debajo de lo esperado, con síntomas de una fórmula desgastada por el paso de los años y la evolución de la industria hacia otro tipo de jugabilidades. 

The Coalition aprendió de su primera experiencia y regaló a los fans una quinta entrega mucho más trabajada y mejorada. En el último trimestre de 2019 llegó Gears 5, curioso que la etiqueta “of War” desapareció del título. El juego llegó con unos despampanantes gráficos, una nueva protagonista y síntomas de querer cambiar las cosas, pese a que todavía se nota el ancla del pasado. 

Reiventarse o Morir

He querido juntar a Halo y Gears ya que sus historias como habéis visto son prácticamente una fotocopia, y a día de hoy, siguen siendo las dos ip’s más poderosas de Xbox. Microsoft necesita sangre fresca y nuevas ideas, está bien que sigan apostando por los clásicos, pero no se puede descuidar la innovación durante el proceso.

Sólo hay que ver a la competencia, Sony sigue con God of War, pero le ha dado un giro de 180 grados a su fórmula haciéndola de nuevo atrayente. Y mientras las clásicas se reinventan aparecen otras propuestas igual de ilusionantes como Horizon Zero Dawn

Microsoft ha comprado numerosos estudios por todo el mundo, algunos de ellos de evidente calidad como Ninja Theory u Obsidian. Tienen filiales como The Coalition, 343 Industries o Playground (padres de la saga Forza Horizon) dispuestos y preparados. Xbox tiene que reinventarse sino quiere volver a quedar sepultada por sus rivales. Las armas las tiene, ahora habrá que ver sí sabe aprovecharlas o no. 

¿Qué os ha parecido el artículo? ¿Qué esperáis vosotros de esta nueva generación? Os animamos a contarlo en los comentarios.

, , , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.