series-80's-videojuego-portada

Damos un repaso a las series de los 80’s que no pudimos disfrutar en nuestra consola

¡Hola amigos! Bienvenidos una vez más a las sucias y polvorientas estanterías de nuestro videoclub retro por excelencia. Mentero Magazine Digital abre sus puertas en este reportaje en dos partes a las maravillas descatalogadas y rescatadas del olvido. Amén del repaso de lo que pudo haber sido y nunca fue, en cuanto a las series de los 80’s y sus posibles adaptaciones al videojuego.

Este mes vamos con un menú especial compuesto por series y películas de temática súper heroica. Pero eso sí, en una época que aún quedaba muy lejos de la llegada del Universo Cinemático Marvel y el New DC Universe.

Pasen y vean, damas y caballeros. El espectáculo (algo kitsch) está servido…

FLASH, EL RELÁMPAGO HUMANO

Hoy empezaremos hablando de una curiosa película que hizo su Agosto al rebufo del arrollador éxito de la película de Batman de Tim Burton (1989)

La gente demandaba más películas de súper héroes y por aquella época no había mucho que llevarse a la boca. Flash, el relámpago humano, uno de nuestros personajes favoritos de los cómics de toda la vida. Actualmente triunfa con su nueva serie de TV pero ya protagonizó allá por 1990 una serie de televisión que gozó de cierta fama y que está hoy en día considerada como serie de culto.

Evidentemente aquí en España, el país de los pícaros y las trampas, los astutos distribuidores del por aquél entonces aún próspero mercado del video VHS no tardaron en ver la posibilidad del negocio y nos trajeron en forma de película el episodio piloto de la serie de TV.

En dicho episodio, aquí falsamente maquillado como largometraje, se nos contaba el origen del personaje. Asimismo, nos relataba cómo el policía forense Barry Allen adquiere sus poderes sobrehumanos para moverse a la velocidad del rayo. Convirtiéndose en el vengador callejero Flash para combatir el crimen y vengar el asesinato de su hermano a manos de unos delincuentes que asolan la ciudad.

Los efectos especiales estaban aún muy lejos de lo que ofrece la técnica actual, sin embargo eran, con todo, bastante buenos y muy bien traídos.

Los pilotos se convertían en películas

El argumento era más o menos fiel a los cómics de DC y la caracterización de los personajes lucía bastante bien. Hay que destacar por encima de todo ese majestuoso traje de Flash que resaltaba la impresionante musculatura del protagonista, John Wesley Shipp. Quien confieso que siempre me pareció mucho más idóneo para el papel de Flash que el actual intérprete del personaje en la nueva serie de TV, Grant Gustin, quizá demasiado joven para mi gusto.

Es cierto que los argumentos de los episodios pecan de cierta ingenuidad. Quizá esté algo más elaborado en este primer episodio piloto, debido entre otras cosas a su mayor duración. Pero también lo hace la serie en sí misma. Aunque es cierto que conforme iba avanzando la serie el tono se volvía más adulto y ciertamente más oscuro.

En España pudimos disfrutar de la serie al completo gracias a TVE, que la emitió casi al mismo tiempo que este episodio piloto pegaba fuerte en los videoclubes de la época.

El invento funcionó bastante bien, y un año después pudimos alquilar otra “película” de Flash, esta vez compuesta por dos episodios de una de las más grandes series de los 80’s. En ella aparecía uno de los más característicos y recurrentes enemigos de Flash. El malvado Trickster, interpretado nada más y nada menos que por Mark Hamill, el legendario Luke Skywalker de Star Wars.

Mark Hamill, de héroe a villano

Lejos de debates sobre si esta serie era mejor o peor que su reciente reboot (a cada cual hay que reconocerle sus respectivos logros, méritos y deméritos)

Lo cierto es que aquellos que en 1990 tuvimos la suerte de alquilarla (varias veces además, doble delito) nos llevamos a casa una porción de ese delicioso pastel que hoy en día degustamos todos los buenos aficionados a los cómics: el poder comprobar cómo los súper héroes llevan ya varios años dándole de comer a la industria del cine y ver que la tendencia está lejos de acabarse.

Incomprensiblemente Flash solo tiene un videojuego como protagonista en solitario para Master System y Game Gear, basado en la serie de TV de 1990. Es un juego de plataformas un tanto mediocre y con unos gráficos bastante pobres que solo contentará a los fans más acérrimos del velocista escarlata. Posiblemente se deba a la naturaleza del personaje: no debe ser fácil adaptar su velocidad a un juego.

Eso sí, tuvo un juego cancelado para Xbox 360 que tenía una pinta estupenda. Como secundario de lujo hemos podido verle en juegos como Justice League Heroes (PlayStation 2, Xbox y Game Boy Advance) o el más reciente y laureado Injustice Gods Among Us (Xbox 360 y PlayStation 3) y su reciente secuela para consolas de última generación.

series-80's-videojuego-1

SPIDERMAN, EL HOMBRE ARAÑA

Repasamos ahora una “película” (no lo es, ahora te lo explico) que hizo furor en España allá por la primera mitad de los años 80. En pleno despegue y auge de los videoclubes, aquellos míticos templos de arte y cine que, por desgracia, ya están en vías de extinción (si es que aún queda alguno). Se trata de “Spider-Man, El Hombre Araña”, la primera adaptación en imagen real del famoso superhéroe de Marvel a la gran pantalla.

Lo curioso es que aquí nos vendieron el invento como si fuera una película. De ahí su aspecto cutre y de bajo presupuesto, porque eso es lo que era. Cuando, en realidad, se trataba del episodio piloto de 90 minutos de duración de la serie de televisión que en 1977 Marvel produciría para la CBS Network. Nos encontramos, una vez más, de otra de las muchas series de los 80’s disfrazada de largometraje.

La serie original tenía 13 episodios (14 si contamos como doble el episodio piloto) y aquí en España pudimos ver hasta tres películas de nuestro amigo arácnido recopiladas en sus respectivas cintas de VHS camufladas como largometrajes. Cuando en realidad y como ya hemos dicho se trataba de episodios que se continuaban de la serie original.

Seamos sinceros: a nosotros todo aquello nos daba igual. Éramos felices viendo a Spiderman en la gran pantalla y nuestra imaginación desbordante de niños nos hacía suplir las carencias técnicas del film.

Para nosotros aquél Spiderman era perfecto, espectacular y maravilloso

A nadie le importaba un pimiento que los efectos especiales fueran de auténtica risa, que los actores fueran un poco mediocres. Ni que la telaraña de nuestro Spiderman fuera aquí una extraña cuerda blanca que salía disparada de un lanza redes que parecía más un reloj hortera que otra cosa.

Eran otros tiempos, no existía la animación por ordenador. Los efectos especiales se limitaban al ingenio del operador de cámara y a un par de bombas de humo. No había medios pero sí toneladas de ilusión y ganas de hacer las cosas bien.

El guion era un poco cutre, y una vez contado el origen del protagonista nos contaban historias un tanto mediocres. Las cuales, por supuesto, no estaban a la altura de lo que leíamos en aquellos míticos tebeos ilustrados magistralmente por John Romita.

No señor, aquí no esperéis ver a ningún poderoso villano salido del cómic (eso cuesta mucha pasta recrearlo en imagen real) ni esperéis un despliegue de asombrosos efectos especiales. Han pasado muchos años y la película/serie ha envejecido realmente mal. Pero en nuestro recuerdo sigue tan espectacular como el primer día que la vimos en el videoclub y nos la llevamos a casa…Una y otra vez.

En lo que respecta a los videojuegos de Spiderman

Los hay muchos y buenos. La cantidad sigue primando sobre la calidad en los videojuegos de Spidey. Hay para todos los gustos y en un formato u otro lleva con nosotros lanzando telarañas desde principios de los 80. Empezando por ese mítico cartucho de Atari de 1982, o el Spider-Man para ZX Spectrum de 1984, una curiosa aventura gráfica que no estaba nada mal, y en la que ya asoman la cabeza por primera vez la plana mayor de la galería de súper villanos del carismático lanza redes.

La década de los 90 y la década del 2000 han sido especialmente prolíficas con respecto a los juegos del hombre araña. Con estupendas entregas para Mega Drive, Master System, Super Nintendo, PlayStation, PlayStation 2 y últimamente en PlayStation 3 y Xbox 360. Sobra decir que su último gran videojuego para PlayStation 4 ha roto todos los records de ventas y ha superado las expectativas de todo buen aficionado.

Podemos considerarnos afortunados y considerarla una de las series de los 80’s afortunadas por haber alcanzado lo más alto del podium de los videojuegos. Sin duda sustentada por todas las adaptaciones que ha tenido de los cómics y admiradores de nuestro amigo y vecino.

series-80's-videojuego-2

LA MASA, UN HOMBRE INCREÍBLE (THE HULK)

Los años 80 nos dejaron muchas maravillas televisivas que solo ahora empiezan a valorarse en la justa medida de sus posibilidades. La década de los 80 fue además, indiscutiblemente, la gran década de dos personajes de Marvel en concreto: uno era Spiderman y el otro era Hulk. Aunque hoy en día hayan sido desplazados por personajes más agresivos y actuales como Lobezno, Punisher o Deadpool. Posiblemente más acordes con la filosofía de los tiempos modernos en los que vivimos. El Increíble Hulk protagonizó una excelente teleserie desde 1978 hasta 1982, amén de varios episodios de larga duración que sirvieron como apéndices finales en los que conocimos el desenlace de las aventuras de Hulk.

Aquí en España durante los últimos años de los 80, y quizá al rebufo del tremendo huracán que originó el exitazo comercial del Batman de Tim Burton, los distribuidores avispados y oportunistas pensaron que quizá fuera buena idea comercializar el episodio piloto de la antigua serie de Hulk  en formato de cinta de video.

Lo cierto es que el invento funcionó, una vez más. Y a los que fuimos niños durante los 80 y gran parte de los 90 nos sirvió para poder rescatar una de las míticas series de los 80’s del olvido. Pudimos conocer de primera mano las aventuras de Hulk en la gran pantalla. Algo de lo que habíamos oído hablar pero nunca pudimos ver. Principalmente porque, entre otras cosas, la mayoría de nosotros ni siquiera habíamos nacido cuando el Doctor Banner ya se transformaba en El increíble Hulk en la tele.

Hulk convertido en una trama de suspense

Los que se esperaban a un Hulk generado por ordenador destruyendo edificios a puñetazos se llevaron una gran decepción al comprobar que la cosa eras bien distinta. Ante la carencia de medios y de efectos especiales de aquella época, se optó por darle un tono más de suspense e incluso de thriller a la serie. Contando historias (casi siempre auto conclusivas) más propias de otras series ya consagradas como El Fugitivo. En estas, el protagonista se veía obligado constantemente a huir para sobrevivir otro día.

Aquejado de una pesada maldición, este moderno Doctor Jekyll se veía transformado en el imponente y agresivo Hulk (su Mr. Hyde particular) cuando le invadía la rabia, el odio o el miedo. Tras ser irradiado con rayos gamma en un accidente en el laboratorio, la vida del pobre Doctor Banner nunca volvería a ser la misma.

Sin duda son muchas las cosas que se podrían haber hecho mejor en una de las series más de visionadas de los 80’s. Sin embargo siguen siendo muchos más sus aciertos que sus deméritos. Lejos de recurrir a la técnica informática (en pañales en aquella época, como es obvio) y presentar a un monstruo irreal. Los responsables del casting optaron por contar con la impresionante e imponente presencia física de Lou Ferrigno, culturista de enorme musculatura que muy bien podría haber competido con el mismísimo Arnold Schwarzennegger en sus mejores días. Una manita de pintura verde y un par de retoques capilares harían el resto.

El Hulk más amenazador y terrorífico

No hacía ni puñetera falta nada más. Aquel Hulk era, y sigue siendo, terriblemente amenazador y terrorífico. La química existente entre el dúo Banner (el tristemente fallecido Bill Bixby) y Hulk (Lou Ferrigno, que aún sigue en activo, increíble pero cierto, y nada mal conservado) era garantía suficiente para mantener al público enganchado durante cuatro temporadas intensas y llenas de emoción.

Además de varios telefilmes que se rodaron con posterioridad, ya a finales de la década de los 80, como El juicio de Hulk y La muerte de La Masa. Servían de apéndices finales para cerrar el arco argumental que quedó inconcluso al término de la cuarta temporada. Como vemos una vez más, esta década era un terreno de cultivo ideal para este tipo de series tan de los 80’s en los que la carencia de medios tecnológicos se suplía sobradamente con ingenio y buen hacer. Inolvidable.

Aprovechando el pico de fama que el personaje experimentó durante los primeros años de los 80 gracias a sus “largometrajes” televisivos, pudimos disfrutar en nuestro Spectrum y en ordenadores de 8 bits de Questprobe featuring The Hulk. Un curioso experimento a caballo entre la aventura gráfica y la aventura conversacional.

Y tanto éxito ¿Sería suficiente para transportar a esta joya al Olimpo de las series de los 80’s que consiguieron su propio videojuego?

Tendríamos que esperar hasta mucho más tarde para disfrutar de mejores juegos inspirados en el gigante esmeralda. No hay muchos pero los que hay están bastante bien. Los mejores nos llegaron en la primera década del 2000, para PlayStation 2, PlayStation 3 y Xbox360. El mejor fue The Incredible Hulk Ultimate Destruction.

series-80's-videojuego-3

EL GRAN HÉROE AMERICANO

Pocas series se han tomado el tópico de los superhéroes y a sí mismas tan poco en serio como El Gran Héroe Americano (the Greatest American Hero)

Una mítica teleserie de los ochenta que rescatamos hoy del olvido para esta serie de artículos centrados en series de los 80’s y sus videojuegos. Una vez más nos colaron el episodio piloto de una serie de TV como si de una película se tratara. Y una vez más volvimos a picar y no solo nos dio igual sino que además nos la llevamos a casa varias veces.

Pudimos disfrutarla en TVE aunque no llegaron a emitirla al completo, práctica bastante habitual por aquella época, por cierto. Por aquello de que si la cosa no funcionaba ¿Para qué gastarse más dinero en comprar temporadas de más?

Pese a todo, eran días de precariedad en lo referente a las producciones relacionadas con cómics, superhéroes y todo lo fantástico en general. Así que cuando el bueno del profesor Ralph Hinkley (interpretado por el televisivo William Katt, al que seguro que también recordaréis por su papel como protagonista de House, una casa alucinante) aterrizó (mal, como siempre) en nuestras pantallas, y nunca mejor dicho porque solía venir volando de aquella manera, fuimos muchos los que alucinamos con el invento y recibimos con los brazos abiertos aquella extraña serie a caballo entre la comedia y la acción.

Sigue siendo un híbrido algo bizarro y muy ligado a su época. Está algo descontextualizada y ha envejecido regular, pero sigue teniendo un encanto inocente y naive que nos retrotrae a los años de nuestra infancia y adolescencia.

Un traje extraterrestre con superpoderes… sin libro de instrucciones

Unos extraterrestres le dieron un traje a nuestro protagonista que le dotaba de poderes extraordinarios, pero por desgracia se fueron sin dejarle un libro de instrucciones. Así que el pobre Ralph se vio obligado a luchar contra el mal sin saber muy bien cómo controlar sus nuevos poderes. Era una tontería de idea, pero lo curioso es que funcionó durante varias temporadas. Como decimos, hoy en día está fuera de contexto. Pero precisamente por eso es una locura absoluta de serie que todavía adoramos.

¿Qué decir de ese videojuego que siempre quisimos de pequeños y que nunca existió? Pues que, al rebufo del famoso refrán que sostiene aquello de que “a falta de pan, buenas son tortas”, nosotros hubiéramos dado precisamente eso, tortas. Con tal de echarle el guante a un juego basado en una de las series de los 80’s más originales. En una época en los que tan faltos estábamos de emociones en el terreno de los videojuegos. En mi desbordante imaginación de niño de los ochenta, siempre me imaginaba un juego para mi viejo Spectrum protagonizado por El Gran Héroe Americano que muy bien podría haber sido una especie de Superman, si no fuera por la naturaleza cómica del personaje.

La historia de lo que podría haber sido pero nunca fue en el mundillo de los videojuegos es un interesante terreno de cultivo que podría dar para un libro. Pero esa, queridos amigos de Mentero, es una historia que quizá algún día nos animemos a contaros en otra ocasión. Hasta entonces, un fuerte abrazo y seguid ahí al otro lado de la pantalla, fieles creyentes. 

Si te gustan los videojuegos puedes ver más artículos aquí

, , , , , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.