ps5-vs-xbox-portada

PS5 VS Xbox Series X: The final Round

Se está sucediendo una terna invisible, y sí, soy consciente de que cualquier lector pudiera pensar que he perdido la cabeza nada más leer el título, pero nada más lejos de la realidad. En esta realidad aciaga, salpicada a diario por noticias drásticas referidas a cuestiones sanitarias, la industria del entretenimiento se ha empecinado en mantenernos haciendo cábalas. De estas cábalas nacen los desbocados y bocazas insiders, el mal endémico tuitero por excelencia. Mientras tanto ambas compañías guardan cobijo en sus trincheras aguardando el momento perfecto. La tensión es palpable y el choque frontal parece ineludible. Ha llegado la hora de la confrontación definitiva entre los nuevos productos de los grandes titanes del mundo del videojuego. Hora de la ronda final PS5 vs Xbox Series X.

Información a cuenta gotas y el fenómeno insider

Ante tal panorama se ha popularizado una figura que hace poco solo servía para rellenar artículos de paja en webs de baja estofa: El insider. Esta élite mesiánica vocifera a pleno pulmón cuando van a realizarse los anuncios de futuros eventos, proyectos Top Secret y adivinaciones varias. La pregunta parece obvia ¿Quienes son realmente estos señores? Nadie lo sabe con certeza pero se han ganado el prestigio y casi agasajo de un público huérfano de información.

La clara prueba de que todo lo que reluce no es oro es que uno de estos videntes, que supuestamente filtró el desarrollo del Resident Evil 8 (como si no resultara algo de perogrullo) lleva profetizando la llegada de un Silent Hill exclusivo de PlayStation 5 cerca de seis meses. Evento tras evento garantiza no solo el anuncio, sino una demo jugable descargable para todos los usuarios de la consola de Sony. Mes tras mes sigue fallando y mes tras mes su público lo continúa adulando.

ps5-vs-xbox-1

Silencio rotundo sin tormenta

Mientras la desinformación y el ruido hacen mella en los usuarios, las dos grandes compañías aguardan como si se tratase de una partida de ajedrez cruel disputada por dos maquiavélicos zares. Microsoft fue el primer contendiente en dar el paso en aquel descafeinado Game Awards de 2019, una parodia desatinada de los Oscar trasladada al mundo del videojuego.

Entre los galardones olvidarles y los emotivos elogios de voz sesgada que proliferó el presentador a un Hideo Koyima cuyo rostro denotaba confusión, Phil Spencer decidió prender la mecha y abrir la veda. En una noche anodina los de Redmond demostraron lo que es saber elevar la expectación de todo el mundo con una consola que respeta el legado estético del diseño Bauhaus de su predecesora. Elegancia, eficiencia y potencia en un monolito tan oscuro como el futuro de su antiguo director de Marketing. Microsoft tenía la sartén por el mango, se sabía ganadora hasta tal punto que permitió que algunos youtubers afines a la marca realizasen unboxings un par de meses de después del evento.

Sony por su parte intentó sobrevivir apurando las regalías de PlayStation 4, un sistema que, si bien ha recibido títulos de notable importancia en el tramo final de su vida funcional, también ha dado claras pruebas de que necesita con urgencia un relevo generacional que le permita jubilarse como la segunda consola más vendida de la firma nipona. Un ocaso donde poder enterrar las altas temperaturas de su procesador así como los errores de fabricación de su disco duro, ambos encubiertos por la prensa hasta ahora, que parece no importar ya a nadie.

ps5-vs-xbox-2

Lucha desigual de gigantes

Con un discurso similar que enmascara una diferencia de potencia palpable que favorece claramente a los de Microsoft, la batalla de las ventas se augura como algo ciertamente imprevisible. PlayStation tiene de su parte un marketing muy potente, así como el apoyo generalizado de la prensa. Aparte de este hecho, refutable con solo ojear la prensa internacional y comparar el trato recibido entre ambas máquinas, Sony cuenta con una legión de fans en el viejo continente que a ciencia cierta compraran la maquina con los ojos cerrados.

Xbox ha apostado por doblar la potencia de su oponente y ha ganado de paliza el partido de los servicios, dejando PS Now en una suerte de amago bastardo de Gamepass. Quizás el peor error de los de Redmond fue la demostración de aquel meme infumable de Halo infinite, un juego destinado a marcar un hito en el género first person shooter que ha quedado cubierto por un halo de misterio por culpa de no saber dosificar la información.

ps5-vs-xbox-3

Formato físico: Crónica de una muerte postergada

Los tiempos han cambiado, parece que ha pasado una eternidad desde aquella fatídica noche en la que Xbox One decidió realizarse el harakiri mediático al anunciar mundialmente que abrazaría el formato online. Un par de horas más tarde Sony salía al paso jactándose de la importancia que tenía para su marca el mercado de segunda mano y el formato físico. La generación ha concluido dandole la razón a Microsoft hasta el punto de que ambas compañías tienen previsto lanzar un modelo sin lector incluido.

El modelo de Ps5 se trata de una recortada del modelo principal, cuya principal diferencia radica en la ausencia de lector de Blu-Ray. Xbox Series X en cambio apuesta por buscar un público potencial diferente, un reducto de jugadores que prefieren jugar a 1080p / 2K a tasas de 120 trames sin perder un ápice de las bondades de su hermana mayor. Con esta estrategia Microsoft vuelve a realizar una escisión entre su público, estrategia que por otro lado mantiene anualmente Apple con sus productos.

ps5-vs-xbox-4

Poca potencia ¿Poca diversión?

Crear una diferenciación entre aquellos que van a exprimir al máximo la consola y quienes prefieren usarla eventualmente sin mayor complicación, es un acierto que puede declinar la balanza en un mercado dominado por los casuals (el público que menos habla en Twitter y más Fifa y CoD consume). Con los precios de Ps5 todavía por confirmarse, todo hace indicar que se moverán en una horquilla que van desde los 400 el formato digital a los 500 del formato físico.

Microsoft ha fijado un precio muy ajustado para Xbox Series S, dejándola como consola de entrada por 300 euros y a la más potente de la generación en 500 euros, precio que no se antoja del todo caro si se compara con un pc de hardware y características similares.

¿Los videojuegos? Quizás sea el elemento central que debería preocupar al jugón medio y, sin embargo, ha quedado relegado a un segundo plano debido a la odisea que se esta aconteciendo. No es un secreto que este 2020 prometía ser un game-changer en la industria, pero las circunstancias han obligado a retrasar desarrollos de decenas de juegos que se mantienen en un limbo (véase Elden Ring) En el horizonte se vislumbra un Horizon Zero Dawn 2 que quita el hipo a propios y extraños y un Hellblade 2 que promete darnos un vuelco severo de cráneo. Por ahora el presente se mide en humo, silencios incómodos y Teraflops inflados.

¿Quién ha salido triunfante de esta trifulca PS5 vs Xbox Series X? El tiempo lo dirá.

Si te gustan los videojuegos puedes encontrar más artículos aquí

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.