pokémon

Aprovechamos la salida del DLC de Pokémon para hacer un repaso de la última generación de la franquicia estrella de Game Freak.

El jueves 9 de enero los aficionados a Pokémon recibieron una noticia inesperada, la cual causó una grata sorpresa en muchos usuarios, (a la par que reavivó ciertas polémicas que rodeaban a los títulos de Galar). Ese día se anunciaban los primeros DLCs para un juego de la saga principal de Pokémon.

Si repasamos la historia de la franquicia, Game Freak siempre sigue el mismo modo de acción con sus títulos principales de Pokémon, desarrollando una serie de títulos que se agrupan en lo que conocemos como una Generación. Como ejemplo, la tercera generación de Pokemon se compone de dos títulos principales (Rubí y Zafiro), un spin-off (Esmeralda) y un remake de generaciones anteriores (Rojo Fuego y Verde Hoja, juegos de primera generación).

Algunas generaciones carecen de spin-off (sexta generación) y otras de remake (quinta generación). Incluso, en séptima generación se añadió una nueva manera de traer títulos del pasado a la actualidad con el formato Let’s Go; que nos presentaba una versión de los juegos de primera generación adaptando mecánicas del juego para móviles Pokémon Go. Sin embargo, como hemos dicho La Isla de la Armadura es la primera expansión que llega a la franquicia.

¿Cuál es el punto de partida de este DLC?

Para poder analizar lo que aporta esta expansión es necesario conocer antes que particulariza a las ediciones Espada y Escudo. Estos juegos se desarrollan en la región de Galar, localización inspirada en la isla de Gran Bretaña. La premisa del juego sigue la línea general de las ediciones anteriores; consistiendo en la aventura de un chico que recibe su primer Pokemon y que debe recorrer la región superando desafíos para poder convertirse en el mejor entrenador de la región.

En Galar también se recuperan las medallas de gimnasio, que además de los combates cuentan con pequeños retos heredados de las pruebas insulares de Alola; hecho que propone un desafío más entretenido que en anteriores ediciones. El apartado artístico es bueno, observando rutas y escenarios de todo tipo. Sin embargo, el salto gráfico está lejos del que muchos esperamos, incluso lejos del tope gráfico de Nintendo Switch. Los pokémon salvajes alternan entre los ocultos y los que podemos ver (como en Let’s Go), lo que facilita las capturas y combates.

Ahora entramos en percepciones muy personales de cada jugador, pero salvo Roxy, Sonia y en ocasiones Lionel, los personajes me han resultado muy genéricos y vacíos. Además sus diseños son demasiado realistas como para imaginar lo que no ves, pero no lo suficiente como para ser capaces de transmitir emociones más allá de las básicas. Esto no es un error, simplemente es el lugar gráfico en el que están; pero si lo acompañas de una historia sosa y de unos diálogos que resultarían cursis hasta para el mismísimo Ned Flanders, el resultado no es muy bueno.

Fenómeno Dinamax

Si hay algo que han traido estos títulos en jugabilidad y ha resultado positivo; estos son los nidos con Pokémon Dinamax. El fenómeno Dinamax, es la nueva mecánica introducida para los combates que viene a sustituir a las Megaevoluciones y los Movimientos Z. Esta técnica permite al pokémon que la usa aumentar su tamaño, mejorando sus puntos de salud y con la posibilidad de utilizar movimientos especiales con efectos beneficiosos para el combate.

Aunque en la comunidad de Pokémon Competitivo no ha caido del todo bien, lo que ha traido a la experiencia jugable es muy bueno. Estos Pokemon Dinamax se encuentran en nidos donde combatimos contra ellos junto a otros jugadores (amigos vía online o NPCs); y en los que debemos debilitar al Pokémon Dinamax para poder capturarlo. Estos, cuentan con una serie de reglas que los hacen realmente difíciles y lo normal es que no seamos capaces de capturar al Pokemon en más de una ocasión.

Estos Pokemon encontrados en los nidos cuentan con mejores estadísticas y habilidades, por lo que visitarlos será crucial a la hora de obtener el mejor equipo posible. Además, como premio por capturarlos son numerosos objetos que facilitan el entrenamiento de tus pokémon. Aquí tenemos que agradecer y aplaudir el compromiso de los desarrolladores con este apartado de su franquicia; ya que cada vez tenemos mecánicas más disfrutables y asequibles para todo el mundo.

Área Silvestre

Estos nidos con Pokemon Dinamax, se encuentran en una zona conocida como Área Silvestre. Esta zona viene a ser una especie de Parque Natural, donde los Pokemon campan a sus anchas alejados de la mano del hombre.

Se caracteriza por ser un «mini» mundo abierto con multitud de pequeñas áreas distintas, desde zonas fluviales, hasta desiertos o praderas. Otra de los elementos nuevos que aporta, es poder mover la cámara con total libertad para poder observar todo lo que nos rodea.

Muchos de los Pokemon que comprenden la Pokédex de Galar solo se encuentran en el Área Silvestre, por lo que el entrenador que quiera completarla pasará muchas más horas aquí de las que estará en la historia principal. Además de las capturas y los combates Dinamax, también podemos gastar tiempo en encontrar objetos que aparecen solo aquí; así como encargar excavaciones para la búsqueda de ciertos elementos claves, como por ejemplo fósiles.

La Isla de la Armadura

Esta es la primera parte de una expansión que se completará en otoño con la salida de Las Nieves de la Corona, una zona completamente distinta. Nuestro primer DLC se desarrolla en la localización por la cual lleva su nombre; y presenta la características de no estar dividida en rutas ni tener pueblos, sino que todo su territorio es un Área Silvestre con algunos edificios repartidos donde llevaremos a cabo nuestro entrenamiento.

Básicamente podría copiar los dos apartados anteriores y pegarlos aquí para definir qué es la Isla de la Armadura. Una historia cortita (unas tres horas de duración por unas quince de la campaña principal); y unos nuevos personajes que pasan sin pena ni gloria por nuestras pantallas. Esta se basa en completar una serie de retos de entrenamiento; así como de conseguir los añadidos introducidos, siendo estos nuevos pokémon y técnicas para el combate.

Al igual que en el juego principal, esta expansión está más recomendada al jugador que disfruta completando la Pokedex y al que lo hace entrenando y construyendo equipos competitivos. Si eres de los que busca una buena historia no la vas a encontrar aquí y quizás es mejor que esperes a la segunda parte para valorar si te merece la pena o no el desembolso (solo puedes pagar el pack completo, no la mitad ahora y la otra mitad cuando salga la segunda parte).

Área Silvestre II (Expansión)

Si me tuviese que quedar con algo nuevo introducido en Galar serían los Nidos Dinamax. Pero si tuviera que hacerlo con su expansión, sin duda elegiría su Área Silvestre. Han tomado el ejemplo del juego principal y han mejorado su concepto, su diseño y la manera en la que la recorres. Si en algo pecaba esta hace unos meses, fue en que todo era un batiburrillo sin sentido donde pasabas de unas zonas (o climas) a otras sin una coherencia clara.

En la expansión esto desaparece. Existen multitud de cuevas, caminos ocultos o pasos de ríos que interconectan unas zonas con otras a la vez que las separan. Esto hace que la existencia de diferentes zonas y climas necesarios para adaptar a los distintos tipos de pokémon puedan coexistir con una relativa coherencia geográfica.

A su vez, esto permite una una mayor dosis de exploración que premia al jugador con una mejor experiencia de juego. Además, permite dosificar el descubrimiento de nuevas subzonas lo que alargará las horas de provecho fuera de las capturas y los combates. Otro de los añadidos es la presencia de subáreas marinas, inexistentes en el juego principal. Por ponerle un pero, es la falta de entrenadores en este Área Silvestre, algo que lo haría aún más interesante.

Polémica

La presentación de los DLCs no estuvo exenta de polémica. Si muchos jugadores criticaron a la saga por ser Espada y Escudo la primera entrega que no incluía a todos los Pokemon existentes; la presentación de la expansión menos de dos meses después de la salida del juego hizo que esta parte de la comunidad se reafirmase en sus pensamientos.

El corto periodo de tiempo entre ambos lanzamientos, ser la primera expansión de la saga y el rechazo de muchos jugadores a estas prácticas de la industria (DLCs); ha hecho a una parte de la comunidad acusar a Game Freak de vagancia y querer exprimir los bolsillos de sus fans. Aunque al César lo que es del César, Pokemon Espada y Escudo han vendido una auténtica barbaridad (por aquí os dejo un artículo donde incluyo las ventas de estos juegos, comparándolos con otros títulos de la saga).

¿Es posible cambiar nuestra percepción de la saga?

Si yo tuviese que «hatear» por algo negativo sería lo perezoso que me parece el desarrollo de la historia y sus personajes. No entiendo esos guiones, de verdad, por mucho que intento entenderlo y ponerme en el lugar del consumidor estándar no soy capaz. Puedo aceptar fallos gráficos, pero esto… Y no me vale eso de que son historias para todos lo públicos, ¿acaso Pokémon Rojo no era un juego para niños que no desentonaba cuando lo jugaba un adulto? ¿o Pokémon Blanco?.

Y si es verdad que las historias de Pokémon (salvo las de quinta generación) no son muy allá, pero no son el esperpento de esta última. Ni tampoco las dificultades de otros juegos de la saga son demasiado, pero no te lo regalan todo ni te lo ponen tan fácil como ahora; llegando a hacer a los personajes absolutos pelotillas y animadores casuales.

Pero, ¿sabéis lo bien que me lo he pasado con las capturas y la crianza? Mi partida marcaba más de 100 horas cuando conseguí completar la Pokedex y terminar los primeros equipos competitivos. Y no, no han sido horas vacías de vueltas al Área Silvestre, han sido horas de diversión y buenos momentos. Y si me lo planteo un poco más allá, los nidos dinamax han sido de los momentos que más he disfrutado en la franquicia.

Al igual que a Ratchet & Clank le pido una buena jugabiliad y no una gran historia, o a Final Fantasy IX unos buenos personajes y no un fabuloso gameplay; quizás debería cambiar lo que busco y exijo a la franquicia de Pokemon. Entonces, si La Isla de la Armadura ha mejorado lo bueno de Espada y Escudo, ¿es una buena expansión y merece la pena comprarla? Para mí si lo ha merecido, ¿para ti? Depende de lo que busques, juzga por ti mismo… y a disfrutar de los videojuegos!!!

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.