peliculas-sobre-videojuegos

Las mejores (¡y peores!) películas sobre videojuegos retro

Hace ya bastante tiempo os ofrecimos un reportaje sobre diez juegos memorables basados en películas igualmente memorables y míticas. Hoy os proponemos justo lo contrario: un reportaje sobre películas (infumables la gran mayoría de ellas) inspiradas en videojuegos míticos y de gran éxito. Seguimos sin entender muy bien qué es exactamente lo que sale (casi siempre) mal en todo esto; pero parece evidente que esta autopista de dos direcciones funciona mucho peor y se atasca con frecuencia cuando se trata de hacer el recorrido que va del videojuego a la gran pantalla. Hoy intentaremos dar respuesta a la gran pregunta que nos lleva décadas atormentando: ¿Por qué la gran mayoría de películas basadas en videojuegos acaban siendo una basura?

Hemos traído a Sonic, la película hasta este reportaje para poner un ejemplo de cosas bien hechas. Amén de que, cuando Hollywood quiere y hay buena voluntad, las cosas funcionan bien. Pero como contrapartida tenemos diez pesadillas que me temo que no estuvieron a la altura de las circunstancias. Luces, cámara… ¡Mojón! Que diga… ¡Acción!

Alone in the dark

Sigo sin entender muy bien por qué nadie le prohíbe al director alemán Uwe Boll, mediante una orden judicial, que siga haciendo películas basadas en videojuegos. Tampoco entiendo cómo es posible que nadie le haya partido las piernas, pero esa es una pregunta para otro día. La cuestión es que cuando tienes entre manos un material de primera calidad; como es el argumento y los personajes de toda una obra maestra del videojuego como lo es Alone in the Dark; resulta bastante chocante; y ante muy decepcionante; darte cuenta de que la película resultante basada en dicho material es una tristeza y un aburrimiento como esta “joya”. Con el pobre Christian Slater a la cabeza, cuya carrera a decir verdad lleva décadas sin levantar el vuelo. Tuvo su momento de gloria, muy breve. Podría resumirse en un par de películas o tres de principios de los noventa. Para sumirse en un punto muerto del que no termina de recuperarse, y  lo peor, es que a estas alturas ya no tiene pinta de que la cosa vaya a cambiar.

Volviendo a la película en sí. Tan solo decir que no consigue trasladar de ninguna manera la tensión y el horror estilo Lovecraft; que impregna al juego e hizo la grande a la saga. Una verdadera lástima y toda una ocasión desperdiciada.

Doom

Lo de Doom es otro fenómeno inexplicable. Mira que era fácil hacer una película de tipos duros armados hasta los dientes y bichos feos a los que disparar. ¡Qué demonios! Si ya hasta una película de escaso presupuesto como Terroríficamente Muertos (Evil Dead II) nos sorprendió. Sobre todo con esos planos en primera persona de unas manos apuntando un arma. Muchos afirman que fue la idea que prendió la mecha del shooter subjetivo. No es difícil darse cuenta de que tampoco estaba tan complicado para trasladar en esta ocasión esa misma vista y esa experiencia a una película. Pues agua otra vez, tocado y (casi) hundido. Doom, la película, es un divertimento tontorrón, simple y absolutamente vacío que no vale ni para pasar una tarde entretenido frente a la tele.

Es tan floja, tan vacía, tan…tonta, si se me permite usar un término tan simple y tan manido, que lo más probable es que acabes quitándola antes de que acabe. Y pase a engrosar esa vergonzosa lista de películas que jamás fuiste capaz de ver hasta el final. Ni a pedazos. Es que sencillamente no hay nada que te haga querer seguir viéndola, le falta pulso, sangre e intriga por los cuatro costados. Un aburrimiento y un desastre del que apenas sale con vida nuestro querido Dwayne Johnson, The Rock, que ha estado mucho mejor en casi cualquier otra película que haya hecho. Prescindible y muy olvidable.

peliculas-sobre-videojuegos

Super Mario Bros

Siempre suele salir en todas las quinielas como una de las peores películas basadas en videojuegos, y casi siempre suele acabar por llevarse el premio. No es por casualidad: Super Mario Bros (1993) es con clara diferencia una de las basuras más ridículas, infumables y delirantes que jamás se hayan perpetrado amparándose en un videojuego. Aquí lo de Mario Bros era lo de menos, de hecho, si la película se hubiera llamado “Las asombrosas aventuras de Dennis Hopper y sus colegas puestos de coca hasta las cejas” en vez de Super Mario Bros nadie hubiera notado la diferencia y ahora mismo estaríamos hablando, quizá de una comedia de culto entre los espectadores.

Pero sin embargo acabó siendo “la película de Mario” con actores, y eso es algo que no le podemos perdonar con facilidad. Hacer una pseudo comedia con este material era algo hasta cierto punto previsible, pero hacer de esto un vomitivo montón de mamarrachos empapados en crack y otras sustancias alucinógenas haciendo el ridículo sin pies ni cabeza es algo imperdonable.

Mortal Kombat

Mortal Kombat (1995) es una rara alegría para los fans de los videojuegos, y es que pese a verse lastrada por una secuela desastrosa y caótica sin rumbo; alguno como lo fue ese pedazo de basura que se llama Mortal Kombat Aniquilación (1997). La primera es una dignísima película de artes marciales con unas coreografías más que espectaculares (con diferencia lo mejor de la película). Que vino a demostrar que hacer una película basada en un videojuego de éxito no estaba necesariamente reñido con la calidad.

Es cierto que no deja de ser una producción con un fuerte tufo a serie B, pero al menos tiene encanto y carisma. La banda sonora está repleta de joyas, empezando por el tema principal, muy bailable y discotequero; que se ha quedado como emblema musical de la saga. Los actores están todos para matarlos. Es difícil dilucidar cuál actúa peor en esta película y quién hace más el ridículo. Hasta Christopher Lambert está fatal. Lo que queda patente especialmente al ver que hasta el personaje de Goro; un muñeco de goma; que da más pena y risa que otra cosa; ya podían haberse currado un personaje animado por CG, pero evidentemente no había pasta, se la debieron gastar toda en pagarle a los extras; está incluso mejor que algunos de los actores principales. Con todo, se salva de la quema y es muy entretenida.

Prince of Persia

A pesar de ser una producción de Disney, lo que garantiza montones de dinero a espuertas y (en teoría) una calidad más que asegurada. La película de El Príncipe de Persia sigue dejando un regusto a decepción tras llegar a los títulos de crédito finales que no acabamos de saber explicar. Quizá es que las expectativas estaban demasiado altas. O a lo mejor era que el juego en el que se basa es tan bueno que no resulta fácil igualar la experiencia. Puede que fuese el hecho de que Jake Gylenhaal no pega ni con cola como guerrero persa. Con su pelazo perfectamente planchado y alisado y sus músculos de gimnasio y su depilación laser…

El caso es que, vaya usted a saber porqué, El Príncipe de Persia es una de esas raras películas que no acabas de ubicar ni en un género ni en otro. Es un producto de usar y tirar. Cine de consumo rápido que al igual que la comida china, después de llenarte la barriga te vuelve a dejar con hambre un rato después. No hay nada en esta película que la haga ser merecedora de ser recordada especialmente. Si acaso los efectos especiales que, evidentemente y por otra parte, es lo mínimo que se le puede pedir a una película hecha con Disney. Y por lo tanto con dinero suficiente como para parar un tren. Otra demostración más de que lo que funciona en un videojuego no tiene porqué hacerlo en la gran pantalla.

Resident evil

Creedme cuando os digo que no es mi amor incondicional por la saga Resident Evil lo que me hace hablar ahora: la saga de películas de imagen real basadas en el videojuego de Capcom es buena, bastante buena. Incluso siendo muy generoso, os diré que es de lo mejor que se ha hecho en cine basándose en videojuegos.

Y sin embargo y a pesar de ello, seguro que nunca habréis visto ninguna de sus 6 entregas (algo debieron hacer bien cuando el experimento ha dado para tanto) nominadas al Oscar ni entre las mejores películas de nada que pueda considerarse digno de mención. Y no es ninguna casualidad ni ningún ensañamiento especial. Es que realmente ninguna de las entregas de la franquicia cinematográfica de Resident Evil protagonizada, con bastante buen empeño, por Milla Jovovich destaca especialmente por nada.

Todo es mediocre, desde el argumento, que se desvía a veces más de la cuenta de lo que se nos cuenta en los juegos; hasta las caracterizaciones de los personajes, que van desde lo aberrante (Némesis) hasta lo sublime; (esa Jill Valentine, madre del amor hermoso, qué gozada) pasando por unas incoherencias y unos giros argumentales llenos de agujeros. Revelando el peor de los pecados de esta saga de películas: todo estaba hecho sobre la marcha; a excepción de la primera entrega; todo fue haciéndose en base a la improvisación y las necesidades del momento y de los años. Dando así la sensación inequívoca de que se trata en realidad de una saga incoherente y llena de altibajos.

Silent Hill

Quizá no lo parezca, pero contrariamente a lo que mucha gente piensa, uno de los géneros que más trabajo cuesta llevar a cabo con éxito en el cine es el de las películas de terror.

Silent Hill es todo un hallazgo en este sentido. Dentro del abultado catálogo de producciones cinematográficas de terror (de cualquier tipo) abundan las cintas que logran sorprender al espectador ofreciendo nuevas (y viejas) formas de terror escalofriante. Por lo que cada vez resulta más difícil destacar y hacerse un hueco en este mundillo terrorífico y apasionante.

Teniendo además en cuenta que se trata de una producción basada en un videojuego de éxito, la papeleta no era fácil. Pero soy sincero cuando digo que Silent Hill es una gran película, por momentos incluso magistral. Llena de escenas estremecedoras y acongojantes pobladas por seres retorcidos (a veces de manera literal) que no dejan a nadie indiferente. Es una de esas películas que no se cortan un pelo a la hora de conmover al espectador. Y tiene una escena final de esas que te dejan con la boca abierta; pensando que lo que acabas de ver es imposible y que tiene que pasar algo para solucionar eso que acaba de ocurrir… Pero no  llega a pasar. Realmente acaba así. Y te aguantas. Tú pierdes. Ese es el mensaje de la película: a veces, el mal se sale con la suya. Gran película.

Sonic the Hedhehog

Todo el mundo (o casi todo el mundo, que en estas cosas siempre cuesta mucho poner a todos de acuerdo) sigue celebrando por todo lo alto las excelencias de la tan esperada y ansiada película de imagen real de nuestro querido puercoespín, y es que parece que (esta vez sí) estamos definitivamente ante una película basada en un videojuego que no solo podemos decir que es buena sino que además no faltarán los que digan que es incluso muy buena.

Yo hoy voy a ser sincero (siempre lo soy, pero unas veces duele más que otras) y os diré que a mí personalmente me dejó un tanto frío. Quizá porque me esperaba más o quizá porque la vi en el cine con mi hijo de 4 años sentado (es un decir) a mi lado y no pude disfrutarla como es debido. Pero el caso es que una vez acabada la película, me di perfecta cuenta de que Sonic La Película es un raro experimento que aburre por momentos al público adulto y al mismo tiempo deja a los niños con cara de póker porque sencillamente no la entienden demasiado bien.

No acaba de contentar del todo ni a unos ni a otros, y aunque SEGA ha puesto toda la carne en el asador y ha escuchado a los fans para tratar de hacer un producto lo mejor y más digno posible (menos mal, porque la primera versión que hicieron del personaje de Sonic era espantosa), uno que ya acumula muchas, muchas horas de cine a sus espaldas, no puede evitar darse cuenta de que pese a todo, no es más que una operación de marketing más.

Muy bien hecha, eso sí. Pero poco más. Por supuesto, harán mil secuelas y estirarán el chicle hasta que se rompa. Siempre ocurre. Algunas cosas es mejor dejarlas a tiempo. Lo mejor para un humilde servidor: la recuperación de Jim Carrey, un grande.

peliculas-sobre-videojuegos

Street Fighter

Empezaremos señalando lo más obvio: no es tan mala como parece o como te han contado. Es mucho peor. Todo lo que rodeó a la producción, rodaje y posterior lanzamiento de Street Fighter, la película está sumido en el caos más absoluto. Desde la famosa anécdota (y posteriormente confirmada por el director de la película sin vergüenza ni sentido del ridículo ninguno) de que Jean Claude Van Damme se tiraba todo el día colocado de cocaína hasta las tetas y de fiesta por las noches hasta el hecho de que nadie (o casi nadie) parecía tomarse aquello en serio; lo cierto es que Street Fighter es un despropósito monumental que el pobre y tristemente recordado Raúl Julia no mereció como último recuerdo.

Enfermo de cáncer terminal se vio obligado a rodar sus escenas en unas condiciones lamentables, aunque por supuesto ninguno de os demás actores lo hicieron mucho mejor. Una leyenda absoluta como Street Fighter no se merecía una tontería semejante, y lo peor es que ni esta ni ninguna de las adaptaciones cinematográficas posteriores que se han hecho sobre la saga pasan del aprobado raspado.

Esta locura de tipos drogados cobrando una pasta obscena por poner posturitas y cara de imbécil no es digna de ser recordada de ninguna de las maneras, ni siquiera es recomendable para echarse unas risas porque da tanta pena que ni siquiera te ríes. Eso sí, más de uno sí que se rió en nuestra cara, y es que, por supuesto, todos pasamos por caja para ir al cine a ver esta basura. Tú también picaste y lo sabes, para qué vamos a disimular. Olvídala, yo todavía lo estoy intentando…

The house of the dead

…Y el premio al peor director del mundo, y una gran paliza propinada por tres matones albano-kosovares va destinada a nuestro amigo Uwe Boll, una vez más, culpable de las adaptaciones al cine de grandes “joyas” hediondas como Alone in The Dark, Bloodraine y ésta muy lamentable (y quizá la peor de todas) The House of The Dead.

Un pedazo de basura del tamaño de Australia. En caso de que te lo estés preguntando, no tiene nada; o casi nada; que ver con la famosa saga de juegos de pistola de SEGA. Que de verdad no acabamos de entender en qué pensaban cuando dejaron el proyecto en manos de este impresentable. Los zombies, los personajes protagonistas del juego, la Mansión Curien y los demás elementos distintivos de la saga; no aparecen prácticamente por ningún lado.

Cualquier episodio de The Walking Dead es mucho mejor que esta película  en su totalidad y podría ser una adaptación infinitamente más digna del juego que esta cosa, porque me niego a llamarla película. Lo más increíble es que tuvo una secuela que (tampoco, otra vez) no estuvo a la altura de la franquicia, y para colmo era casi peor que esta primera entrega. No entretiene, no da risa, no es divertida y no se parece al juego. Uwe Boll, por favor, vete ya.

peliculas-sobre-videojuegos

Tomb Raider

Y terminamos ya con Tomb Raider, tanto las dos primeras entregas de la saga protagonizadas por Angelina Jolie (pésima actriz que solo sabe poner morritos y cara de enfadada) como el reboot de la franquicia protagonizado por Alicia Vikander en 2018, que sube un poco el listón tras el descalabro de la secuela  protagonizada por la ex de Brad Pitt.

Realmente no se puede decir que sean malas películas, de hecho tienen por momentos cierto tono aventurero que nos recuerdan (salvando las distancias) con el mejor cine de Indiana Jones. Pero claro, todo acaba quedando en un quiero y no puedo que da la sensación de no llegar a arrancar en ningún momento.

La sombra de Lara Croft es muy alargada, y un personaje tan mítico y tan cargado de matices no es tan fácil llevarlo al cine con acierto: no basta con poner a una tía buena haciendo de Lara, eso ya se ha demostrado que no funciona y que no es suficiente garantía para hacer una película de éxito. A las tres películas de Tomb Raider estrenadas hasta la fecha les falta lo mismo: un guion sólido que le de coherencia al conjunto, y buenas interpretaciones. Ninguna de estas dos condiciones se han dado (por el momento) ni en estas ni en la mayoría de las películas que hasta la fecha se han hecho inspiradas en videojuegos.

Os dejamos por el momento, con nuestro deseo de que paséis unas felices fiestas de Navidad y de que entréis con buen pie en el nuevo año. Que el 2021 sea mucho mejor que el 2020 que está a punto de dejarnos (eso es fácil, la verdad) y que sigamos leyéndonos durante mucho, mucho tiempo más aquí en las páginas digitales de Mentero.es. ¡Fuerte abrazo, amigos!

Si os gustan los videojuegos retro no os perdáis nuestra sección especializada.

, , , , , , , , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero