consolas

Un repaso por las consolas portátiles que han pasado

Toda persona que guste de los videojuegos ha tenido un momento de epifanía en el cual ha adquirido una o más consolas de las llamadas portátiles. Porque, seamos sinceros, a cualquiera que le guste el mundo videojueguil sabe por decantación que jugar a videojuegos en un smartphone no se acerca ni queriendo a la sensación de tener en nuestras manos un producto que fue diseñado exclusivamente para meterle caña, apretar muchos botones a la vez y pasar ese jefe que no nos deja conciliar el sueño.

Las respuestas apáticas de los controles de plástico/goma bien construidos, la oportunidad de jugar a lo que queramos en cualquier momento, el sólo hecho de saber que llevamos con nosotros algo que nos hará tanta compañía en todo momento de aburrimiento (siempre y cuando tenga batería); es para muchas razones más que suficientes para adquirir una o más de estas maravillas portátiles.

Los primeros comienzos

Pongamos en rewind nuestras caseteras y volvamos a la década de 1970. La idea de consolas portátiles de cartuchos intercambiables ni siquiera aparecería por el horizonte hasta una década después. En 1977 Mattel da la patada inicial con una consola basada en LED con la representación de un juego de football americano. No fue un éxito en ventas, pero le sirvió para lanzar varios más (Béisbol, Básquetbol, Missle Attack, Armor Battle, y Sub Chase). Todos de buena construcción y durabilidad.

En 1979 Milton Bradley Microvision apareció pegándole una patada al tablero. Adelantados a su tiempo, fue la primera consola en permitir el uso de cartuchos intercambiables. Eso sí, el cartucho casi tenía el mismo tamaño que la consola y constaba no solo del juego en una memoria rudimentaria; sino que además muchas veces ocultaban parte de la pantalla de 16X16 pixeles que tenía. Con problemas en su hardware desde su comienzo, y pocos juegos desarrollados, se ha convertido en un ítem de colección muy preciado.

Del otro lado del mundo, los primeros Game & Watch de Nintendo estaban saliendo a producción. Siguiendo la línea de Mattel, en 1980 lanzan la primera de estas consolas, Ball Toss-Up, de la serie plateada. A este le siguieron docenas de pequeños dispositivos con distintos juegos, distinta gama de colores en las pantallas LCDs, distintos formatos, de una o dos pantallas. Sin contar reediciones, el último de los Game & Watch lanzado al mercado fue Super Mario Bros en 1987; donde debíamos recorrer un laberinto hasta llegar a rescatar a la princesa Toadstool. Como curiosidad, estos se llamaron Game & Watch, porque tenían un videojuego y un reloj con alarma.

Mientras todos estos iban en auge, desde el fondo siguiendo los pasos de Microvision, aparece Epoch Game Pocket Computer; tomando la idea de cartuchos intercambiables, ¡más con el formato al que estamos acostumbrados y muy similares en tamaño incluso a los que luego serían los cartuchos del Game Boy... ah! y lanzado sólo en japón (un poco sospechoso, ¿no?). Su pantalla gigante de 75X64 pixeles y sus 6MHz de procesamiento lo ponían como lo más potente que se podía conseguir en ese entonces; y nos traía hasta juegos de desplazamiento lateral.

Para los últimos años de la década, el mercado estaba inundado de este tipo de consolas, de los más diversos motivos, colores y formatos. Algunos muy buenos, como el recordado Batman The Movie, donde conducíamos el batmobil por las calles de ciudad gótica (y hasta la handheld tenía la forma del auto), y otros clones de muy baja calidad y un plástico muy blando.

Se renueva el mercado

Mientras todo el mercado estaba concentrado en las consolas hogareñas, Nintendo (que no dejaba de lado su exitosa NES) en 1989 desestabiliza el mercado lanzando la Game Boy, aparatito que estuvo en fabricación desde 1989 hasta 2003 (exitosos 14 años). La primera y más recordada versión, con su pantalla monocromática verde; nos sigue demostrando hasta el día de hoy que no es el hardware lo que define una consola, sino sus juegos.

Presentado originalmente con el Tetris, con sagas tan importantes como la de Pokémon o Super Mario Land la convirtió en la consola más vendida de todos los tiempos.

Es tan robusta esta consolita que hasta hay en exposición en funcionamiento en New York, una que sobrevivió a un bombardeo en la guerra del golfo en la operación Tormenta del Desierto.

Y lo más genial de Nintendo en términos de comercialización, es que a la misma consola le fueron haciendo muchas mejoras y lanzando muchas ediciones especiales, llegando hasta el lanzamiento de la Game Boy Pocket en 1996, mucho más chica que la original y con una pantalla en escala de grises.

Ese mismo año aparece como competidora la Atari Lynx, co-diseñada junto a Epyx, con un hardware mucho mejor que el de la Game Boy, pero también un precio mucho más alto y un tamaño más grande y ya incómodo. En 1991 la reeditan lanzadola al mercado como la Atari Lynx II, pero chocó de frente con la dominación completa que, ya para esa época, ostentaba Nintendo en el rubro.

1990 marca la salida de la NEC Turbo Express, una bestia total en esos tiempos representaba en portátil a la consola Turbographx 16. Mucho más poder, más hardware, más grande, más colores, más cara.

La Turbo Express era de un tamaño mayor que la Game Boy, pero su pantalla mucho más clara podía utilizarse hasta como TV portátil con la adición de un sintonizador externo. Su precio, sin embargo, era casi tres veces el valor de la Game Boy. Aún se veía en occidente como juegos para niños a las handhelds y esta estaba apuntada a un mercado adolescente-joven, que aún no existía.

Y ese mismo año apareció quizás la competidora más seria de Nintendo, la SEGA GameGear. Igual que las dos últimas consolas mencionadas; tiene una pantalla a color, pero la gran diferencia es que su precio era mucho más competitivo con el de la Game Boy. Aún con una fantástica biblioteca de juegos no pudo alcanzar a Nintendo que miraba a todos desde su trono.

Por unos años Nintendo se regodeó oteando desde la altura; pero en la mitad de la década de 1990 volvieron a aparecer competidores decididos a desbancarlo. Primero fue la SEGA Nomad, en 1995, una versión portable de la SEGA Genesis/MegaDrive. Tenía una gran biblioteca a sus espaladas que muchos jugadores ya tenían en sus casas. Pero su mala construcción y su muy pobre duración de las baterías hicieron que se vaya a la basura muy pronto.

Tiger Electronics game.com ambiciosamente mezcló una PDA con una consola y la lanzó en 1997, pero ninguna de las cosas las supo hacer bien. los juegos eran, a lo menos, decepcionantes, su pantalla parecía ser de dos generaciones anteriores y su «acceso a internet» sólo te dejaba revisar el correo y navegar por alguna que otra página en formato texto.

Al año siguiente aparece la Neo-Geo Pocket, seguida por la versión Pocket Color un año después. Mencionar Neo-Geo a cualquier video jugador de más de 25 años traerá una sonrisa cómplice con un toque de nostalgia. Sólo un puñado de afortunados pudieron tener en sus casas esta consola cara, pero que hacía palidecer a la MegaDrive y a la SuperNintendo. Sus excelentes ports de juegos de las recreativas (como los de lucha de la saga Samurai Showdown y King of Fighters) no bastaron para que la portátil despegara, ni siquiera con se reforma en la versión color ayudó. De haber despegado un poco más, era muy posible que esta consola se hubiera llevado por el camino a sus competidoras.

Bandai quiso entrar, con su Bandai WonderSwan, reemplazada un año después por la WonderSwan Color, era notable por tener las licencias exclusivas para los juegos de Final Fantasy. Se ganó un modesto éxito en tierras Niponas, pero nunca llegó a nuestras tierras. Desafortunadamente para Bandai, Squaresoft (desarrolladores de Final Fantasy) finalmente acordaron con Nintendo para llevar sus juegos a la GBA; dando el portazo final a la WonderSwan.

Nuevo milenio

Casi cerrando la década y abriendo el nuevo milenio, Nintendo hace gala de su reinado lanzando la reversión de su Game Boy con la nueva Game Boy Color (¡retro compatible, yeah!) en 1998 y moviendo las estanterías de todo el mercado lanzando en 2001 la Game Boy Advance. La primera hacía gala de una pantalla a color y mejores gráficos que la original. La segunda es otro tema, directamente un diseño distinto, una pantalla a color y unas capacidades de procesamiento excelentes. Reversiones de clásicos de SuperNintendo y nuevos juegos como la saga de Advance Wars afianzó aún más a Nintendo en su cúspide. Como si fuera poco, en 2003 lanzan una nueva versión más pequeña y con retroiluminación de la pantalla.

Para estos primeros años, hubo dos grandes lanzamientos con bombos y platillos que fueron un terrible fracaso, por un lado, el Nokia N-Gage / N-Gage QD (un celular mezclado con handheld), una maquinita muy buena, pero que no fue muy bien recibida, porque aún no se establecían a los teléfonos móviles como consolas portátiles. Por otro lado, la Gizmondo de Tiger Telmatics, precio caro, mala publicidad, pocos juegos y un largo etc; hacen que casi ninguno hayamos llegado a ver una de estas últimas.

El 2004 nos encuentra con la puja entre un nuevo competidor y un conocido de todos los tiempos. Nintendo acababa de sacar al mercado su Nintendo DS, la primera consola con grandes ventas en incluir dos pantallas, una de ellas táctiles. Esta familia llegaría a vender casi 154 millones de máquinas a nivel mundial… Pero en pantalla aparece la PSP de Sony, la primera y más exitosa incursión de la marca, vendiendo una respetable cantidad de 81 millones. Mientras que la Nintendo DS casi fue quedando relegada por la aparición en 2011 de la Nintendo 3DS, la PSP de Sony es muy querida hoy en día por sus capacidades de emular prácticamente cualquier consola, recreativa o handheld. Sony estaba apostando todo a un segmento de gamers mayores de 13 años, Nintendo siempre tiene y tendrá su público.

La última gran batalla fue dada por la Nintendo 3DS (ya mencionada) y la PS Vita (la sucesora de la PSP). Como ya se imaginarán, la 3DS lanzada en 2011 hizo gala de gráficos tridimensionales estereoscópicos sin la utilización de anteojos accesorios y una saga de juegos impresionante; que incluía la retrocompatibilidad con los juegos de la Nintendo DS. La nueva apuesta de Sony, la PS Vita, estaba construida para ser un compañero de cada jugador, no solamente como consola Multimedios sino como compañero de los juegos de PS3. Cuando algo se complica con tantas cosas, por alguna razón deja de ser atractivo para los usuarios… Algo similar a lo que pasó con el Nokia NGage

Hay bastantes consolas portátiles que quedaron fuera de este recuento, pero sus ventas fueron tan bajas que no ameritaron estar aquí.

Y por supuesto, dejamos para otro día a los competidores actuales, por un lado, la Nintendo Switch Lite y por otro la SteamDeck recién anunciada. Veremos cómo sigue la historia.

, , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero