el arte de los videojuegos portada

Con una buena unión se consiguen espléndidos resultados

El arte es un concepto que engloba toda creación humana para expresar una visión sensible del mundo; la pintura es arte porque expresa (y despiertan) sentimientos; al igual que el cine, la literatura y la música. Pero todas estas artes tienen una hermana pequeña, un arte que se empezó a desarrollar hace relativamente poco, pero que tiene que verse discutida como tal casi continuamente; el videojuego.

La evolución del arte

Los videojuegos comenzaron como un mero entretenimiento hace muchos años; como su propio nombre indica es un juego virtual. Pero, como todos y todo, evolucionó a algo más. Un ejemplo de esto puede verse en la saga God of War, un juego que, en sus inicios, se centraba en una historia de venganza y rebelión contra los dioses y el destino en la que el objetivo era sentirse cada vez más poderoso para derrotar a los mismísimos dioses griegos; pero que en su última entrega daba un cambio radical afrontando temas tan humanos y complicados como es superar la muerte de un ser querido.

Obviamente no es el primer ni será el último juego en querer transcender la experiencia jugable para traer temas de mayor transcendencia para el ser humano, pero si es un claro ejemplo de que la industria cambia y evoluciona junto con sus jugadores. Los juegos ya no son cosas de niños o adolescentes, sino que todo el mundo tiene sitio en ellos.

Videojuegos y filosofía, pensar y jugar

Concepciones filosóficas como la del eterno retorno expuesta por la escuela del estoicismo pueden verse en videojuegos como Fallout, con lema que “la guerra no cambia nunca”, ya que, en su franquicia, todo el mundo colapso por unas bombas atómicas y supuso un reinicio del mundo en el que el ser humano volvía a enfrentarse a sí mismo; el ejemplo más claro se da en la tercera entrega, en el que el jugador debe enfrentarse ante la decisión de eliminar toda vida creada a través de la mutación o darle sustento a esa vida.

Videojuegos tan diferentes como Dark Souls o Kingdom Hearts traen concepciones totalmente diferentes de la vida; mientras que Kingdom Hearts nos trae la concepción positiva de seguir luchando para alcanzar nuestros sueños y que nuestros seres queridos siempre estarán a nuestro lado, Dark Souls nos muestra que la vida es un conjunto de fallos, y que cada fallo te hace más fuerte; y que aunque la vida no sea justa, si luchas y te esfuerzas conseguirás lo que quieres.

Videojuegos y pintura, los sentimientos y la ambientación

Francisco de Goya pintó su serie de «las pinturas negras» cuando se encontraba en un estado de decadencia y enfermedad y sabía que estaba cerca de su muerte; estas pinturas reflejan su estado interior, su malestar y desolación. Explora su lado más oscuro e inquietante con obras como «Saturno devorando a su hijo» en la que representa al dios como una criatura espeluznante con los restos del cuerpo del joven aún en la boca. Esta misma sensación busca y transmiten juegos como Dark Souls o cualquiera de sus secuelas espirituales, sean o no de From Software.

El impresionante potencial de una ciudad como Yharnam, con una atmósfera claustrofóbia en la que todo es un enemigo que puede atacar, con personajes terroríficos y decrépitos, como Saturno en la pintura de Goya, es todo un ejemplo de que los videojuegos y la pintura están muy relacionados.

Pero no todo es negativo, en esto también se incluyen juegos como Okami, que apuestan por unos gráficos que parecen pinturas de óleo, o Zelda Breath of the Wild, que apuestan por un apartado gráfico más agradable visualmente para el jugador.

Un viaje al interior, videojuegos y literatura

Muchas veces se ha dicho que la literatura es un arte que sirve para conocerse un poco más a sí mismo, el tópico dice que la literatura enseña no solo sobre la sociedad en forma de crítica, alabanza o muestra, sino que también actúa de la misma forma sobre los lectores y escritores. Sin embargo, no puedo dejar de recordar lo sorprendente que fue el acto de conocimiento y descubrimiento conseguido al jugar a Gone Home.

En él encontrabas un juego en el que tenías que explorar tu casa familiar en busca de tu familia, pero en el que acababas conociendo la vida, problemas, gustos y sentimientos de tu hermana pequeña; esa hermana que seguramente puede representar a cualquier jugador en un tiempo pasado o a algún familiar de este. Gone Home al final acaba siendo un juego del que acabas aprendiendo más de ti mismo que del propio juego en sí.

Últimamente se está hablando mucho de esta unión porque han dado grandes juegos; desde Dante´s Inferno, un videojuego que adapta la Divina Comedia convirtiéndola en un hack and slash que en su día fue bastante popular, o por la recientemente adaptada por Netflix The Witcher, que en el mundo de los videojuegos trajeron tres entregas, siendo la última el punto en el que alcanzó mayor popularidad.

Los hermanos pequeños, cine y videojuegos

El cine es el considerado séptimo arte, no solo tiene un lenguaje propio, sino porque bebe de otros tipos de arte para crear una representación humana totalmente diferente. En esta mezcla se encuentra The Road, la película protagonizada por Viggo Mortensen; en esta película representan una América postapocalíptica en la que deben sobrevivir un padre y un hijo. Esto me sirve para hacer referencia a uno de los juegos más importantes de la generación de Playsation 3.

The Last of Us presenta otra América postapocalíptica diferente, con muchas similitudes, para crear una obra maestra de la emoción humana. Naugthy Dog también nos trajo varios personajes para la historia, aunque ahora deberíamos destacar a Nathan Drake, un personaje que nos hacía vivir una y mil aventuras, y además en la última entrega numerada de la franquicia, rendía homenaje a algunos de los grandes juegos de todos los tiempos.

Pero esta unión está más que reconocida por diferentes guiños que esconden diferentes juegos a peliculas; desde niveles de Crash Bandicoot en los que tienes que huir de una gran roca como si te tratases de Indiana Jones, pasando por referencias directas a películas, como en el caso de Blade Runner en Fallout 4 recreando el final, o películas basadas en videojuegos y viceversa.

Los videojuegos, una rama más de un árbol llamado arte

En definitiva, anCon una buena unión se consiguen resultadoste la pregunta de si los videojuegos son arte o no la respuesta es evidente; si consideramos arte a cualquier cosa hecha con intención de expresar una inquietud, un sentimiento o una crítica, la respuesta es un sí rotundo. No solo por los ejemplos expuestos anteriormente, ya que fuera se quedan juegos de la altura de Red Dead Redemption y su historia de venganza; cualquier GTA y su gran carga de crítica social; The Last Guardian o Shadow of the Colosus, Journey, franquicias como Pokémon o Animal Crossing mostrando el poder de la cooperación; Tomb Raider y su capacidad para mover a toda una generación.

Cada día aparece un nuevo juego que quiere contar algo, quiere entretener a alguien o simplemente mandar un mensaje a sus jugadores; cada día hay gente que quiere cambiar el mundo a través de este medio. Si eso no es arte, entonces nada es arte.

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.