beast of rage.crea tu aventura portada

Do It Yourself. El arte de hacerse uno mismo su propio beat’em up

Por desgracia una de las consecuencias directas del paso de los años y de la evolución de los videojuegos, es que algunos géneros acaban desapareciendo o convirtiéndose en algo completamente distinto a lo que eran.

Uno de los géneros más recordados por los aficionados al sector y que hoy en día está prácticamente extinguido es el beat’em up tradicional o “yo contra el barrio”, como se decía antiguamente.

Liberar las calles de la ciudad plagadas de maldad, y patrullarlas para conseguir protección al ciudadano es la tónica habitual en este género de videojuegos.

Los tiempos han cambiado

El avance de las nuevas tecnologías y el relevo generacional ha hecho que los jugadores de antaño vayan mudando sus costumbres y la sociedad en general demanda otro tipo de juegos. Hoy en día es habitual ver una edición anual de un Pro Evolution, un FIFA o un Call of Duty, por no hablar de las quince actualizaciones que sacan al año de un Fortnite o un Minecraft, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, ciertos géneros como el beat’em up no tienen cabida en el panorama actual de la industria.

Su desarrollo extremadamente simplista y sencillo a la vez que adictivo parece fuera del alcance de los grandes lanzamientos triple A de hoy en día. A pesar de todo, somos muchos los que echamos de menos este género y las incontables horas que pasamos jugando a grandes títulos como Final Fight o Streets of Rage. Ya no se hacen juegos así, literalmente.
Todo esto viene a cuento porque los afortunados poseedores de una Dreamcast o de casi cualquier consola retro (incluido un PC, por supuesto)tienen a su disposición una auténtica joya para los aficionados a los beat’em ups.

Me estoy refiriendo a los juegos que corren bajo el motor BoR (Beats of Rage), una herramienta de código abierto y de libre distribución que hace posible el milagro de crear tu propio juego beat’em up al más puro estilo Final Fight, usando para ello escenarios y sprites “prestados” de grandes títulos de Capcom y SNK como Street Fighter, Art of Fighting o el mismo Final Fight haciendo gala además de un nivel de creatividad digno de alabanza en muchos casos.

Sobra decir que los resultados son a veces espectaculares y están a la atura de lo que podría esperarse de un juego 100% oficial. Beats of Rage se juega de escándalo especialmente en una Dreamcast, le sienta como anillo al dedo y tienes mucho y muy bueno donde elegir.

Desde secuelas no oficiales de clásicos consagrados a juegos totalmente nuevos con personajes de otras franquicias como protagonistas, Beats of Rage es una absoluta delicia y un único producto genial con mil caras.

Hay una nutrida comunidad de programadores BoR con mucha actividad en las redes, y periódicamente comparten sus geniales creaciones con los usuarios.

Todo un surtido de juegos

Es bastante fácil encontrar en Internet recopilaciones de juegos BoR para Dreamcast en un solo disco y que puedes descargar y grabar en un CD para hacerlos funcionar sin el más mínimo problema en tu vieja consola, además es completamente legal y por supuesto el problema sería que algún listillo quisiera cobrarte por ellos o que alguien se lucrara con unos juegos que, en definitiva, lo que hacen es reciclar personajes y gráficos que son propiedad intelectual registrada de firmas como Sega, Capcom o SNK.

Si tienes una consola retro convenientemente modificada (en Dreamcast ni siquiera hace falta hacerle nada) o un PC con requisitos realmente mínimos, tienes la oportunidad de jugar a todo un catálogo de maravillas beat’em up que te harán revivir los buenos viejos tiempos.
Senile Team es el nombre del equipo de programadores más activo de juegos BoR que continúa trabajando en la actualidad, como lo demuestra el nutrido catálogo de juegos que han producido hasta la fecha y que a día de hoy no hace más que crecer.
Por poner solamente algunos ejemplos nos detendremos ahora en analizar algunos de los mejores juegos BoR que hemos podido probar y que desde aquí te recomendamos vivamente.

Crisis Evil te ofrece la oportunidad de hacer realidad el sueño de muchos fans de Resident Evil: escoge entre tus personajes favoritos de la saga y enfréntate a hordas de zombis y mutantes a puñetazo limpio. Suena genial, ¿verdad?, pues lo mejor es que además de genial es muy divertido.

Pero no solo personajes de videojuegos de lucha

Crisis Evil incorpora gráficos, sprites y escenarios extraídos de varias entregas de la saga Resident Evil y los fusiona dando forma a un juego con alma, es como jugar a Final Fight o Streets of Rage pero con los personajes más emblemáticos de la famosa franquicia de zombis de Capcom. No deja de resultar un tanto extraño ver a Leon Kennedy o Chris Redfield machacando a los zombies a base de puñetazos, pero claro, si sólo hubiera disparos la cosa no tendría gracia ni sería un beat’em up, sería un shooter.
Por supuesto, y como sucede en todos los juegos creados con el motor BoR, no faltan los ataques especiales que barren a todos los enemigos de la pantalla a cambio de un poco de tu barra de salud, aquí plasmados de forma magistral recreando algunos de los momentos más emotivos de la saga.

Los jefes finales de fase son otra constante en todo beat’em up que se precie, y en esta ocasión no dudes que te enfrentarás a zombies gigantescos y todo tipo de mutantes salidos de las entregas clásicas de Resident Evil. Hasta el mismísimo Némesis se apunta a la fiesta y aparece como final boss en una de las fases del juego.
Crisis Evil tiene dos partes, siendo la secuela mejor aún que el primero, al incorporar más personajes seleccionables y nuevos tipos de zombies enemigos, que añaden más profundidad y diversión al juego.
Como dato curioso, destacar que aquí podemos ver situaciones demasiado escabrosas para mostrarse en las entregas canónicas de Resident Evil, como pueda ser esa fase en el parque en la que deberemos masacrar a una guardería entera de niños zombies a puñetazo limpio. Demasiado duro para un juego comercial, no pasaría ningún tipo de censura.

Los Beats of Rage con superhéroes de Marvel como protagonistas son otra constante y una de las fuentes de inspiración más abundantes y frecuentes dentro del catálogo BoR para Dreamcast. Hay de todo y muy buenos y variados: desde fusiones imposibles como el Captain Commando and The Avengers hasta el X-Men, que incorpora hasta una intro con el video del opening de la serie de animación de los 90, todo un detalle para aquel nostálgico.

Todo es posible en Beats of Rage, y aunque los resultados no siempre son todo lo excelentes que uno quisiera o pudiera imaginarse, lo cierto es que en la mayoría de los casos el producto final es más que satisfactorio.
Hulk también cuenta con su propio juego Beats of Rage, y como suele ser habitual, todos los sprites de personajes Marvel están sacados de los que usó Capcom en su magistral Marvel VS Capcom 2 de Dreamcast, con ligeros retoques en la indumentaria o el color de los personajes para hacerles parecer diferentes.
Una de las características más destacables de los juegos BoR y de los genios creadores que están detrás de estos títulos es su originalidad y la desbordante imaginación de la que hacen gala tan a menudo.

Algunos títulos son de lo más peculiares

Kill Ryu fusiona el universo de Street Fighter con situaciones, personajes y músicas del universo cinematográfico de Tarantino, por poner un ejemplo de extravagancia llevada al extremo.
En esta saga que cuenta con dos entregas hasta la fecha, deberemos ayudar a Ryu a vengarse de una tremenda paliza que recibió a traición por parte de los campeones de Street Fighter a los que derrotó en el pasado, y de la que una vez recuperado estará en situación de desquitarse.

Como es habitual en todo beat’em up, antes de ajustar cuentas con los jefes de final de fase deberemos despachar por el camino a cientos de esbirros que intentarán detenernos.

El universo de Castlevania tampoco se libra de su correspondiente versión Beats of Rage, con personajes extraídos de entregas antiguas de la franquicia de los vampiros por excelencia y trasladados ahora hasta un nuevo nivel lleno de posibilidades.

Caveman Ninja, Road Rash, Mega Man, Dino Crisis, Splatterhouse y muchos, muchos más tienen también cabida en el loco universo del mamporro que Beats of Rage nos regala en Dreamcast. Para los que disfrutasteis en su día de incontables horas de diversión jugando al Final Fight en Super Nintendo o en los salones recreativos, o al Streets of Rage en tu Mega Drive, Beats of Rage es mucho más que un regalo.

Es un nostálgico viaje al pasado y un puente con el presente, al unificar estilos de antaño con personajes de sagas actuales. Es un homenaje al retro con el corazón en el pasado pero la vista puesta en el presente.
Una muestra del mimo especial y el cariño que sus creadores sienten concretamente por Dreamcast, es la enorme calidad del arte conceptual que adorna sus carátulas, auténticas maravillas dignas de ediciones especiales que de haber aparecido de manera oficial en su día habrían tenido esta misma apariencia en el mejor de los casos.
Si estás buscando algo con lo que darle de comer a tus pobres y hambrientas consolas retro aquí tienes un auténtico arsenal. Y si todavía no tienes una, quizá ahora tengas la excusa perfecta para comprarla. Ahora o nunca.

, , , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.