Beat-Em-Up

Beat ‘em up y sus clásicos

Caminas tranquilamente y un grupo de personas de intenciones no muy santas te sale al paso. ¿Qué haces? Pues, si se trata de un beat ‘em up está claro: puñetazo, patada, otro puñetazo, quizás agarras un bate que hay tirado por el suelo y le pegas, tomas a uno por la solapa y lo lanzas; y vuelta a empezar con los que vienen detrás. Así seguimos avanzando por la calle…

Bienvenidos a los mejores beat ‘em up retro de la historia.

Haciendo un repaso a los mejores juegos retro de la historia. Ha llegado la hora de los golpes, así que vamos a repasar uno de los géneros que más triunfó durante las décadas de los 80 y los 90: los beat ‘em up.

Vamos a empezar por explicar de que tratan estos, por si queda gente por ahí con la duda. Los beat ‘em up son un subgénero de los juegos de acción en el que nos enfrentamos a una ingente cantidad de enemigos, generalmente con armas cuerpo a cuerpo o directamente a puñetazos. Nuestro objetivo por lo general es salvar a alguien (una novia, un padre, el presidente) o algo (la ciudad, el país, el estatus quo, la paz mundial…) y para ello nos valdremos sólo de nuestra fuerza y nuestro coraje, recorriendo diferentes fases de desplazamiento lateral que culminan con un jefe que siempre es difícil de roer.

Están avisados. Ahora sí, vamos a remangarnos las camisetas y a empezar a soltar bofetadas a mano abierta cual boxeador sin ring, con los mejores juegos beat ‘em up retro de la historia de los videojuegos.

Kung-Fu Master – Irem – 1984 – Arcade, NES, Game Boy

Uno de los primeros juegos que sentó las bases del género beat ‘em up fue este Kung-Fu Master, un juego de acción que estaba basado en una película de artes marciales china.  El caso es que Kung-Fu Master en realidad estaba basado en la mítica película Game of Death de Bruce Lee, en la que llevaba ese clásico mono amarillo que luego Quentin Tarantino homenajeó en Kill Bill.

El juego seguía un desarrollo similar al de la película de Bruce Lee, obligándonos a recorrer una pagoda de 5 pisos acabando con todos los expertos en artes marciales que nos salían al paso, incluidos jefes finales. El juego era bastante duro en los niveles de dificultad más altos (que se desbloqueaban al completar el juego) ya que, además de los múltiples peligros, obstáculos y enemigos que nos salían al paso, debíamos completar cada piso en un tiempo determinado. Su éxito fue tal que el juego fue porteado en casi todas las plataformas existentes en aquellos tiempos.

Double Dragon – Technös Japan – 1987 – Arcade

La secuela espiritual de Renegade, del que les hablamos en esta misma lista, nos ponía en la piel de los hermanos Lee (Billy y Jimmy), que debían luchar contra hordas y hordas de enemigos para recuperar a la novia de Billy, que había sido secuestrada. Uno de los grandes alicientes de esta joya era que podíamos jugar con dos jugadores al mismo tiempo e incluso realizar ataques conjuntos, como pegar a uno de los enemigos mientras nuestro hermano le sujetaba por la espalda.

Otra gran novedad de Double Dragon era que podíamos zurrar a nuestros rivales para desarmarles y luego usar nosotros el arma en cuestión, lo que incluía bates de béisbol, cuchillos y hasta dinamita.
Y ahora una pequeña confesión personal acompañada de un spoiler del juego (¿se puede considerar spoiler si han pasado casi 30 años desde el lanzamiento de un juego?). El final del juego fue uno de los momentos que más me marcó. Después de que un amigo y yo sudásemos tinta para llegar al final del juego nos quedamos estupefactos al comprobar que el juego te hacía pelear contra tu propio hermano (😱😱😱😱😱😱😱) para dilucidar quién se quedaba con la chica. Sí, amigos, en los beat ‘em up no se andaban con tonteras y se ventilaban horas de cooperación entre hermanos con un enfrentamiento realmente traumático pero genial.

Streets of Rage 2 – Sega – 1993 – Mega Drive

La primera entrega de la saga lanzada en 1991 bien podría estar también en esta lista, aunque siguiendo mi autoimpuesta norma de «sólo un juego de cada saga» no me queda más remedio que quedarme con esta secuela de 1993, que mejoraba el control y los gráficos para ofrecer un espectáculo aún mayor en nuestras Mega Drives. La fórmula de los beat ‘em up de aquellos años aquí brillaba con luz propia gracias a un adictivo modo para dos jugadores, una banda sonora increíblemente adelantada para su época y unos gráficos de infarto. Streets of Rage 2 era uno de esos juegos que mostrabas orgulloso a tus colegas nintenderos para tratar de hacerles ver que Mega Drive ganaba, y mucho.

Battletoads – Rare – 1991 – NES, Amiga, Mega Drive, Game Boy, Game Gear

Algunos se me tirarán al cuello por incluir a Battletoads en esta lista teniendo en cuenta que también tenía muchos elementos de aventura, como plataformas, carreras, etc… Quizás tengáis razón en que no es un «brawler» puro pero, desde luego, fue un beat ‘em up en toda regla pues el protagonismo lo tenían los golpes. Es, como muchos ya sabén, uno de los juegos más difíciles de todos los tiempos y he de confesar que nunca he sido capaz de terminarlo, especialmente porque no había sistema de guardado y el juego te obligaba a empezar de cero cada vez que encendíamos la consola lo que, sumado a su endiablada dificultad, lo hizo una tarea imposible para mi. La fama de las ranas de Rare ha dado para montones de apariciones en otros juegos o para su reaparición en la recopilación Rare Replay de Xbox One, o inclusive su nuevo lanzamiento del año pasado, por ejemplo.

Final Fight – Capcom – 1989 – Arcade, SNES, Mega CD

Haggar, Cody y Guy pasaron a la historia por protagonizar uno de los mejores beat ‘em up que han existido nunca. Iba a ser una secuela de Street Fighter pero Capcom decidió convertirlo en un beat ‘em up dado el enorme éxito que tuvo Double Dragon. Este planteamiento inicial se deja ver en detalles como que todos los enemigos y nuestros héroes tienen una barra de energía que podemos ver muy al estilo de las peleas de Ryu y compañía. Nuestro objetivo era acabar con todos los criminales que nos salían al paso para limpiar las calles de Metro City de malhechores y el juego se basaba, en su historia y diseño, en la película de culto Calles de fuego. Su espectacular acabado gráfico era uno de esos que te hacía dar vuelta la cabeza en los salones recreativos de la época y suspirar por otra moneda con la que echar una partida más a esta joya, que también lo era en lo jugable.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Turtles in Time – Konami – 1991 – Arcade, SNES

Poco más se le puede pedir a un beat ‘em up de lo que ofrecía este juegazo de las Tortugas Ninja. No es ya que muchos chavales de aquella época nos hubiésemos gastado la paga en cualquier juego con Leonardo, Michelangelo, Donatello o Raphael como protagonistas por malo que fuera, es que el juego de Konami era una verdadera joya. Los coloridos escenarios, el tamaño y las animaciones de los personajes o las habilidades de cada una de las tortugas ya eran motivos más que suficientes para darle una oportunidad pero es que, además, su jugabilidad era casi perfecta, especialmente al disfrutar de su divertidísimo modo para 4 jugadores. Y todo esto con ¡viajes en el tiempo!

Night Slashers – Data East – 1993 – Arcade

Este pedazo de juego, que nunca vio la luz de forma oficial fuera de los salones recreativos sigue los cánones de los beat ‘em up del momento, con hordas de enemigos a los que hacer frente, jefes finales esperándonos al final de cada nivel y los clásicos ataques especiales, patadas voladoras y demás. En lo que destacaba, además de en lo gráfico o en la posibilidad de jugar con otros dos amigos al mismo tiempo, era en su temática, ambientada en las películas e historias de terror más famosas de la historia. Así, nos debíamos enfrentar a zombis, hombres-lobo, Drácula, Frankenstein y muchos otros. Nuestros héroes además también eran de lo más pintoresco. Jack llevaba dos brazos biónicos con los que repartir, Cristopher era un cazador de vampiros y Hong Hua era la típica heroína que, aunque menos poderosa, era mucho más ágil que sus compañeros.

The Simpsons Arcade Game – Konami – 1991 – Arcade, Commodore 64, MS-DOS

Uno de los títulos más recordados por los jugadores de máquinas recreativas, independientemente del género beat ‘em up del que hablamos, es esta joya de Konami basada en las aventuras de la archi-conocida familia de dibujos animados. The Simpsons Arcade Game ofrecía juego cooperativo para 4 jugadores con Marge, Homer, Bart y Lisa como personajes protagonistas, que debían rescatar a la pequeña Maggie de las garras del despiadado Sr. Burns y su acérrimo esbirro Smithers. Cada personaje contaba con sus propias habilidades, armas y golpes. Además, los ataques conjuntos entre dos personajes ofrecían montones de combinaciones entre los 4 protagonistas. El juego tenía unos gráficos realmente vistosos, una jugabilidad a prueba de bombas y marca de la casa y, además, repasaba todos los escenarios, personajes y situaciones que habíamos visto hasta aquel momento en Los Simpsons.

Golden Axe – Sega AM1- 1990 – Arcade, Mega Drive, Master System

Con el objetivo de vencer a Death Adder, rescatar a la princesa y reinstaurar la paz en Yuria, el juego nos permitía elegir entre a 3 valientes héroes: Ax Battler, un bárbaro al más puro estilo Conan, Tyris Flare, una rápida y letal amazona, y Gilius Thunderhead, un enano con una mala leche tan grande como su hacha. Jamás olvidaremos a los malditos ladrones de pociones, las magias elementales de cada uno de los protagonistas, las voces digitalizadas de los personajes o el modo competitivo duelo para dos jugadores. Otro de esos títulos que se convirtió en un clásico de los beat ‘em up al poco de lanzarse.

Cadillacs and Dinosaurs – Capcom – 1993 – Arcade

Tras el éxito de Final Fight, Capcom quiso llevar un paso más allá su fórmula de mamporros logrando un juego con identidad propia. La historia de Cadillacs and Dinosaurs, que está inspirada en los cómics Xenozoic Tales, de Mark Schultz, nos presentaba un universo futurista post-apocalíptico en el que una catástrofe natural había obligado a los habitantes de la Tierra a permanecer ocultos bajo tierra durante más de 600 años. Al volver a la superficie nuestros 4 héroes descubren que… ¡la Tierra estaba plagada de dinosaurios! Su modo cooperativo para tres jugadores, su original arsenal de armas de fuego (algo muy impropio de la mayoría de beat ‘em up) y un apartado técnico de infarto (mención especial para las animaciones y el tamaño de los sprites) fueron tres de los pilares que convirtieron a esta joya en uno de los juegos más recordados de aquellos años.

Renegade – Technös Japan – 1986 – Arcade, Amiga, Amstrad, Atari St, ZX Spectrum, Commodore 64, NES, Master System

Si Kung-Fu Master fue el juego que sentó las bases del género, Renegade fue el título que determinó cómo debía ser un beat ‘em up con todas las letras. Está considerado como el juego más influyentes de la historia del género, al introducir elementos como el control con cuatro direcciones, el combo puñetazos, patadas y salto o los enemigos que podían recibir más de un golpe, algo que parece de menor importancia pero que se convirtió en la principal diferencia respecto a otros juegos de acción de la época. La ambientación, con peleas callejeras, wachiturros y bandas fue también el universo sobre el que se erigió el género y el espejo en el que muchos otros beat ‘em up trataron de reflejarse. Double Dragon, y todo lo que vendría después, no hubiera sido posible sin este primer pilar de carga del género.

Otros títulos que merecerían estar en la lista

Aunque en la lista he querido incluir todos los grandes beat ‘em up de la historia, incluyendo tanto los padres del género como títulos posteriores con un acabado más redondo, siempre se quedan grandes juegos en el tintero. Así, hay muchos juegos que perfectamente podrían estar entre los elegidos, como Captain Commando, The Punisher, Altered Beast, Dungeons and Dragons: Shadows over Mystara, Splatterhouse, Batman Returns, Asterix (1992) y X-Men (1992).

Si eres unos de esos jugadores «viejunos» o simplemente un amante de lo retro, es infaltable que pases a jugarlos.

¡Dame más fichas!

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero