Joël Dicker nos sorprende con su nueva novela, El enigma de la habitación 622

Joël Dicker nació el 16 de junio de 1985 en Ginebra, Suiza, donde pasaría su infancia. A los 19 años estudió interpretación en el Cours Florent en París. Tras un año volvería a Ginebra para cursar Derecho en la Université de Genève, en la que se graduó en 2010.

Ya a los 10 años denotaba inclinaciones artísticas; ya que fue la edad a la que fundó La Gazette des Animaux, una revista acerca de la naturaleza que dirigió durante siete años. A causa de esta revista, fue galardonado con el Prix Cunéo a la Protección de la Naturaleza.

En 2010 ganó el Premio de los Escritores Ginebrinos con su primera novela, Los últimos días de nuestros padres. La conocida obra La verdad sobre el caso Harry Quebert obtuvo el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa. En España, esta novela fue elegida Mejor Libro del Año por los lectores de El País además del Premio Qué Leer y el XX Premio San Clemente otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia.

Alfaguara también ha publicado su relato El Tigre y sus novelas El libro de los Baltimore y La desaparición de Stephanie Mailer. Su última y aguardada novela es El enigma de la habitación 622

Sinopsis oficial

Una noche de diciembre, un cadáver yace en el suelo de la habitación 622 del Palace de Verbier, un hotel de lujo en los Alpes suizos. La investigación policial no llegará nunca a término y el paso del tiempo hará que muchos olviden lo sucedido. Años más tarde, el escritor Joël Dicker llega a ese mismo hotel para recuperarse de una ruptura sentimental. No se imagina que terminará investigando el viejo crimen, y no lo hará solo: Scarlett, la bella huésped y aspirante a novelista de la habitación contigua, lo acompañará en la búsqueda mientras intenta aprender también las claves para escribir un buen libro.

¿Qué sucedió aquella noche en el Palace de Verbier? Es la gran pregunta de este thriller diabólico, construido con la precisión de un reloj suizo. Joël Dicker nos lleva finalmente a su país natal para narrarnos una investigación policial en la que se mezclan un triángulo amoroso, juegos de poder, traiciones y envidias en una Suiza no tan tranquila, donde la verdad es muy distinta a todo lo que hayamos imaginado.

Valoración

Joël Dicker nos sorprende con un nuevo cambio de registro, presentando una historia cargada de ritmo, con un inicio potente, original y atractivo. Es una novela en la que muestra su agradecimiento a su editor Bernard de Fallois, fallecido recientemente, a quien alaba en diversas ocasiones.

El enigma de la habitación 622 es una novela gratamente original, entremezclando tonos cómicos con su buena dosis de suspense, pues hasta el final no sabremos no sólo quien es el asesino sino quien es el misterioso fallecido. Aparte de la sorpresa (o no) que pueda provocar el desenlace, Dicker ata bien todos los hilos, sin dejar al lector descontento.

El libro tiene una estructura bien definida y está establecido en varios tiempos: la investigación del propio autor, que se alza como protagonista de su propia historia; el momento del asesinato y lo que pasó durante la juventud de sus protagonistas. Puede parecer que nos perderemos entre saltos de tiempo leyéndolo pero Dicker hace una obra de ingeniería para que el lector pueda seguir la trama sin problemas.

Con una narrativa cargada de giros y sorpresas, El enigma de la habitación 622 se las arregla para mantener al lector pegado a sus páginas.

La crítica ha hablado

«El arte y la destreza de un contador de historias nato, de alguien que parece haber nacido con el don de envolver a quien le lea con su narración. Esta novela es una caja de sorpresas dentro de una caja de sorpresas, casi una muñeca rusa interminable, una historia donde los personajes se engañan, son engañados y a veces se engañan a sí mismos, lo que es una especie de última vuelta de tuerca.»
Lorenzo Silva

«Voluntad, secretos e intriga: el camino al éxito. El autor superventas lleva la trama de su nueva novela al ámbito financiero en Suiza y construye un thriller híbrido en el que juega con él mismo como personaje. Se pueden decir muchas cosas, y se han dicho, sobre Joël Dicker, pero no que no sepa lo que quiere, cómo conseguirlo y a quién se lo debe.»
Juan Carlos Galindo, El País

«Cuando abres un libro de Joël Dicker no puedes soltarlo: […] un thriller diabólico, construido con la precisión de un reloj suizo. […] Dicker vuelve a regalarnos su mundo y su manera de conectar con el lector. Sus historias, una vez más, nos llevarán de la mano a lo más profundo de la mente humana.»
Cultura Inquieta

«Una caja de sorpresas dentro de una caja de sorpresas, casi una muñeca rusa interminable, una historia donde los personajes se engañan, son engañados y a veces se engañan a sí mismos, lo que es una especie de última vuelta de tuerca.»
Ana de Castro, Trendencias 

«La seducción del universo Dicker: […] una atmósfera de misterio que atrapa a los lectores.»
Lara Gómez Ruiz, La Vanguardia

«Una compleja arquitectura literaria a base de flashbacks, laberínticos interludios, equívocos argumentales y un suspense en la mejor tradición de Agatha Christie o el Mr. Ripley de Patricia Highsmith.»
Vanessa Graell, El Mundo

«Joël convierte en oro todo lo que toca o, mejor dicho, todo lo que escribe. […] Con esta nueva novela vuelve a poner sobre la mesa su talento y su maestría.»
Noelia Hontorio, Crónica Global – El Español

«Una vuelta de tuerca a la metaliteratura […], con una estructura envidiable, retorcida, y un gran truco final.»
Verónica García-Peña, El Comercio

«La novela más impresionante que nos ha regalado Joël Dicker: […] se devora.»
Pierre Vavasseur, Le Parisien


Si te gusta la literatura y quieres ver más reseñas, entra en nuestra sección especializada

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero