El reinado de Los Kamiuta

CAPÍTULO 1

ULTIMO DÍA EN EL ESPACIO

El reinado de los Kamiuta capitulo 1

Fecha 26 de noviembre del 5018.

Me llamo Cyril, soy el  jefe del grupo de investigación AJK16 formado por el equipo de medicina y de biogenética del gobierno de Bronte.

Soy originario del planeta Sed, un pequeño planeta en la vía láctea.

Mi especie se llama Terraquis, somos descendientes  de una especie antigua, llamada Mohin.

Bronte es un grupo de islas de clima caribeño de afluencia turística durante el verano.

Mi ciudad natal, Armides, era una de las pocas ciudades costeras, que quedaban sin fábricas.

La isla contaba con una variedad de vegetación, unas preciosas playas de agua tibia y un clima caluroso con lluvias abundantes casi todo el año.

La zona norte habían bosques frondosos, un rió pasaba por allí y al final de este, había una bonita cascada.

En la parte mas alta de de la isla, reposaba un volcán activo que estalló hace muchos años.

Llevaba una vida tranquila en Armides, como profesor de la universidad  de Covix.

Hace años yo y mi equipo de investigación, ganamos  el premio Gatca por ser pioneros en la mejora del código genético humano.

Hubo una época en que nacían muchos niños con deformidades físicas, nosotros conseguimos modificar uno de los genes de la cadena del adn que producía esa deformidad, el resultado fue

notorio en los bebés, reparamos sus cuerpos, en poco tiempo, a medida que crecían desaparecía tal deformidad.

Al cabo de tres años inactivo como biogenitista, el gobierno me llamo para que me encargara de un caso de patologías infecciosas.

Aunque no era mi campo, trabajé como estudiante en el banco de desarrollo de vacunas en el condado de Bastian, en mis  años de estudiante.

Así que  entendía sobre virus y sus mutaciones.

La compañía Asis afincada en mi ciudad, se encargaba de eliminar humanos a los que denominaban fallos, por nuevas copias de los originales, también creaban superhumanos para trabajos forzosos.

Los clones que crearon, para trabajar en las minas de cobre, se contagiaron de un virus letal, llamado  A7.

El virus afectaba el sistema inmunológico, aparentemente era como un simple resfriado.

Después de altas fiebres, el paciente tenía hemorragias y acababa muriendo, el virus se transmitía rápidamente y no sabían como parar ese brote.

Acepté la misión y me enviaron a  la estación espacial Gwin para encontrar un anti viral.

En mi grupo de laboratorio habían caras conocidas, Fran, Josep y Gilber, trabajaron conmigo años atrás en banco de desarrollo de Bastian, me sentí aliviado en encontrar gente conocida.

El lugar era bastante grande, en el hangar albergaba naves espaciales viejas que los ingenieros tenían en reparación y algunas de combate.

Las  instalaciones contaban con varias salas; un comedor, una sala de descanso, el laboratorio, los dormitorios con cabinas de sueño y un cuarto especial donde guardábamos las replicas humanas en cabinas verticales.

La estación espacial, estaba bien protegida por policías militares, que vigilaban día y noche las puertas de entrada y salida , solo podías acceder pasar con un pase de identificación.

Todo iba de maravilla, hasta que oí un rumor entre los compañeros de trabajo, que el estado de  Bastian, se estaba amando demasiado y tenía planeado una tercera guerra contra nosotros.

Yo seguí trabajando en la estación, mientras que mi familia seguía en tierra.

Estaba preocupado por su seguridad y me ocupé de que se fueran de la ciudad lo mas rápido posible.

Cada vez que creaba vida y veía como se desarrollaban los clones en las cabinas, fantaseaba  en como podría ser un mundo creado por mí.

Mis conocimientos en historia antigua y escrituras antiguas de nuestros antepasados de la raza Mohin.

Me inspiró en escribir un sistema social nuevo,arreglando pequeños fallos que desde mi punto de vista, se podían mejorar en mi planeta.

Un sistema capitalista diferente, unas normas sociales y morales estrictas, sin clases sociales…

Y pasó algo espeluznante, los rumores de guerra fueron ciertos, hubieron varios atentados en la ciudad que se llevaron muchas muertes por delante.

Después,empezaron a bombardear Bronte desde el cielo con sus naves de combate.

De mientras en la estación, había tensión entre los militares.

Algunos estaban a favor de la guerra y en cambios otros estaban en contra, le quitaron el cargo al comandante de la estación, lo pusieron en prisión y hubo una  pelea entre militares para quedarse con el cargo.

Aprovechamos el caos para fugarnos de allí, fuimos directos al hangar, necesitábamos un trasporte y nos topamos con Dinos, un teniente que conocía a Fran.

Teníamos prohibido salir de la estación sin un permiso especial, pero Dinos se ofreció a dejarnos libres.

Se inventó que necesitaba trasladar a los clones de enfermería a otra estación cercana.

Se llevó a todos los clones con un grupo de militares en la nave y nosotros nos ocultamos dentro de las cabinas de sueño en la sala de descanso.

La nave estaba bien provista de equipamiento armamentístico y un escudo bastante potente.

Despegamos con rapidez fuera del planeta.

Dinos tenia la idea de aterrar a Karlis, un planeta a 3 días de aquí y luego volver a Sed.

Mientras nos alejábamos, podía ver el firmamento ennegrecido, llegamos a la gravedad 0.

Por primera vez experimenté el poder flotar dentro de la nave, pero esa experiencia duró poco, los estabilizadores de gravedad nos mantenía los pies en el suelo.

Para nuestra sorpresa, nuestro planeta explosionó ante nuestros ojos, dejando  una estela de fuego, la onda expansiva nos impulsó al hiperespacio y nos perdimos por la galaxia…

Ya llevo tres meses navegando, con mi grupo de laboratorio un grupo de militares y Dinos al mando de todo.

Vamos escasos de agua y no sabemos cuando podremos aguantar así.

Cyril levantó el lápiz de su libro, una voz masculina de megafonia se oyó de fondo, en la sala de descanso.

En las butacas, Fran se echaba una cabezadita.

Por megafonia, Dinos carraspeó y dijo en voz alta.

-¡Al habla  el comandante Dinos!-

– ¡Tenemos buenas noticias!-

-Nuestra nave HAQ36, ha encontrado un planeta a un 1 día de nuestra órbita.

Tiene las mismas condiciones climatologías que el planeta Sed, oxigeno-

-y lo mas importante, tiene reservas de agua.-

-¡Señoritas!, ¡nos ha tocado la lotería!-

– Preparad vuestras armas-

– porque no sabemos, lo que nos vamos a encontrar.-

Cyril exclamó con entusiasmo: -¡Bien!, ¡por fin!-

Cerró el diario, se lo puso bajo el brazo.

Hans se despertó de su sueño ligero, miraba de reojo a Cyril con las manos detrás de la nuca.

-¿Que es ese libro rojo, que llevas a todas partes contigo?-

Cyril estaba molesto con él, desde que se conocieron no paraba de hacerle preguntas acerca de su trabajo.

Aunque no entendía ni lo más mínimo de lo que le explicaba, siempre hacia cara de interesado.

Y para colmo le preguntaba eso.

Pues no pensaba explicarle nada de su libo de viaje, así que le saltó de forma brusca :-¡Y a tí que te importa!…-

Chasqueó la lengua mirándolo de mala manera.

-Lo importante, es que ya saldremos de aquí-

Cyril se fue al laboratorio y Hans le siguió.

-Eh, ¿a dónde vas?-

-¿Puedo ver a las chicas?-

Cyril no le contestó aún,estaba repasando sus apuntes mentalmente.

Hans le seguía en silencio  hasta el laboratorio.

Cyril se paró delante de una cabinas de clonación, una preciosa chica pelirroja , estaba durmiendo en su interior.

Respiró hondo y le habló con mucha amabilidad, sabía de sobras que ese tipo tenía una personalidad un tanto agresiva si se cabreaba, así que tenía que calmarlo.

– S-si-

-Se lo mucho que me has insistido estos días, en que creara una novia a tu gusto-

-hmm.. te daré esta-Abrió una cabina, una chica de pelo castaño cayó hacia adelante.

Hans frenó con rapidez  la caída al suelo de la chica.

-¡serás idiota!, ¡como has podido!…-la chica se despertó en sus brazos, el se quedó mudo admirando su belleza.

Por instinto ella se agarró al cuello de Hans y el la puso de pie rodeándola entre sus brazos.

-¿puedes andar?, vamos a aterrar pronto,soy Hans-

-em.. tu marido-

Cyril le cogió un ataque de risa. -te acabas de  pasar un poco ¿no?-

Hans ni siquiera le oyó, admiraba a la chica de ojos azules que intentaba averigura donde estaba.

-¿como te encuentras?, has dormido mucho,-

-¿tendrás hambre?, ¿no?-

Cyril se sorprendió que debajo de esa masa de músculos y estupidez podría haber un hombre con un pequeño corazón, cogió una libreta, estaba apuntando los progresos que había conseguido hasta ahora con los clones.

La chica respondió a Hans con timidez:

-S-si-

– Lo que yo, no se que hago aquí-

Hans :-Estamos de paseo, no pasa nada, llegaremos pronto a casa.-Hans la sentó en una butaca.

Cyril le hizo la señal con la mano de que se viniera y Hans le dijo a la chica:-Enseguida vuelvo-

Cyril no podía evitar reírse de la situación de vez en cuando – Hans  puedes ponerle el nombre que quieras e intimar con ella-

– Los clones son como niños adultos, le tendrás que enseñar todo.-le guiño el ojo.

-Mucha suerte, veo que le has gustado-

Hans asentó con la cabeza le dijo en voz baja a Cyril:-Gracias tío, te debo una..-

-Bien preciosa, emm.. Sora, ¿quieres comer?, yo te acompaño..-

Y así empezaron una nueva historia en un planeta virgen al que lo bautizaron con el nombre Kenason.

—————————————————————————————————————

Construyeron una sociedad con algo de avance tecnológico menos ofensivo, implantamos  un régimen  dictatorial, que marcaba las normas de la sociedad.

pero los descendientes de la raza zorro el clan Kamiuta no tuvieron suficiente y la codicia les pudo más que otra cosa.

Empezaron una guerra contra otras tribus zorros menos evolucionadas al norte de la isla para expandir su territorio, la guerra duró diez años y la isla se dividió en regiones.

Surgieron tres clanes, el clan Kamiuta liderado por descendientes directos de la raza Surime, el clan  Zabat zorros mutantes, mezcla de varias tribus primitivas zorro y el clan Loanidis liderado por humanoides.

Los Kamiuta obtuvieron su triunfo esperado y coronaron al hijo mayor de la familia, Toru Kamiuta, como el señor feudal de toda la isla.

El emperador implantó  un nuevo progreso industrial, económico y social que empezaba a resurgir con fuerza, a pesar de las dificultades que se encontraba por el camino…

El reinado de los Kamiuta

, , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.