Capitulo 2

Época Astrana.

Una chica pelirroja corría por el bosque, se paró cerca del río Bawa.

-¿Es seguro quedarme aquí? si me encuentran podrían matarme.

Un zorro de pelo rojizo merodeaba por la zona.

-¡Ah! este el terreno prohibido del clan Omiu -vio en el suelo unas pisadas humanas y las siguió adentrándose en el bosque.

La chica pudo ver el movimiento del follaje al otro lado del río.

-¡Detente humana! – gritó el zorro

La chica desenfundó la katana con rapidez, sin vacilar, no reconocía al zorro parlante que se acercaba a ella con sigilo.

-¿Quién eres?

El zorro traspasó el río, saltando encima de unas piedras que sobresalían del agua.

-¡Vaya!, sí que estás a la defensiva… ¿No sabes quién soy?

La chica ladeó la cabeza, oyó pasos a lo lejos.

-¡Uh!

-No, pero no tengo tiempo para ti- enfundó su katana y corrió río arriba, subió por una pendiente de un valle, alejándose del río, se escondió entre la frondosa vegetación de
la selva de enormes árboles y flores de todos los colores, la chica se tropezó con una raíz saliente del una enorme secuoya, se levantó y continuó.

Ella se paró en seco y se giró observando alrededor, no oía esos pasos pero temía que la descubriesen, se estaba acercando demasiado a la base de los Zabat, el zorro se tiró
encima de ella y forcejearon.

-Déjame en paz- le dijo la humana.

El zorro se transformó en humana para mostrar su rostro.

-A-anatari…-balbuceó la chica que segundos antes había sido un zorro.

En cuando se dio cuenta quien era la chica zorro, la soltó.

-Uuuhh, casi me matas- dijo el zorro respirando con dificultad.

– ¿Y que esperabas Isume? ¡No vuelvas a asustarme así!- le espetó Anatari.

-L-lo s-siento, d-de veras…-tosió y respiró hondo.

-Escucha, debemos irnos, papá estará preocupado -dijo Anatari en voz baja.

-Si lo sé, movámonos- Retomaron el rumbo hacia el río y rodearon el valle, alejándose de la zona de peligro.

– ¿Porque me seguías, Isume?

-Quiero decirte algo. ¿Sabes de qué me he enterado? El emperador está teniendo tratos con nuestro padre por carta, leí una de ellas…Ponía que quería citarlo, aunque
no recuerdo que día.

-¡Ay dios! Tratar con los burgueses nunca es bueno. ¿Qué estará tramando papá? Él nunca hace nada si no obtiene algo a cambio.

-No lo sé, es algo extraño- contestó Isumi encogiéndose de hombros- recuerdo otra carta…

-¿Las leíste todas?-dijo Anatari asombrada-Eres increíble.

-Más o menos, pero ésta hablaba de ti…

-¿Ah sí?- inquirió Anatari en una mezcla de interés y nerviosismo- ¿Y qué decía?

-Ehm…es un poco fuerte, decía que..- se calló de golpe y miró a su alrededor, entre los árboles apareció un hombre robusto de ojos color miel y pelo blanco.
Isume trató de gritar del susto pero Anatari le tapó la boca para silenciarla.

-¡Papá!- exclamó Anatari.

-¡Chicas! vámonos, ¡Ya!- Nori acompañó la orden con un gesto con la mano que no dejaba lugar a dudas -Seguidme.

, , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario