Una leyenda de los salones recreativos

A mediados de los años 80 los recreativos estaban sin ninguna duda establecidos dentro del ocio de los jóvenes de la época. Compañías como SEGAtenían ya un nombre entre todos los jugadores gracias a títulos como Space Harrier. El juego, que apareció en el año 1985 utilizaba una nueva técnica para sus gráficos llamada “Scaling“. Este efecto gráfico lograba conseguir una sensación tridimensional de gran calidad para la época.

Aprovechando el tirón de la arcade, Yu Suzuki, desarrollador también de Space Harrier, lanzó en 1986 Out Run, juego de conducción que levantó furor en todos los recreativos en donde se encontraba el mueble. El juego contaba con todo lo necesario para llamar la atención de todos los jugadores. Unos gráficos muy coloridos, una música pegadiza y una jugabilidad muy cuidada, te hacían mantenerte pegado a la máquina durante horas.

Out Run nos ponía en el papel del conductor de un flamante Ferrari Testarrosa con la intención de competir en una de las más importantes carreras mundiales.

A lomos de nuestro flamante coche y nuestra copiloto, debíamos conseguir llegar al siguiente waypoint en un recorrido con diferentes caminos a elegir y en donde teníamos la posibilidad de llegar a 5 metas o finales diferentes.

Gráficamente el juego era una delicia para la época. La implementación como hemos comentado anteriormente del “Scaling”, lograba un efecto tridimensional muy conseguido, dando una sensación de fluidez y velocidad no vista hasta entonces en ningún título de conducción. El tamaño de sus sprites, como su colorido, fueron trabajados al detalle, consiguiendo que todo aquel que no conociera la arcade quedará prendado a primera vista. En nuestro camino para llegar a la meta, recorreríamos multitud de escenarios y ubicaciones diferentes, llanuraszonas montañosas o playas daban esa variabilidad que lograba que cada partida o camino que siguiéramos fuera diferente. Durante nuestras partidas podíamos encontrarnos con camionesVolkwagen BeetleChevrolet CorvettePorche 911 o BMW 325i Cabriolet E30 logrando que el cruce con los diferentes coches del escenario no llegara a ser repetitivo.

«El apartado sonoro también rayaba a gran altura.»

El título contaba solamente con tres temas que fueron creados por el compositor Hiroshi Kawaguchi. Estas canciones podían ser elegidas dependiendo de nuestro gusto al empezar las partidas en la emisora de nuestro Ferrari Testarrosa. Cada una de las canciones fueron creadas con la intención de introducirnos más si cabe dentro de juego y hacernos formar parte de él. Sus sonidos fx tampoco se quedaron atrás, el chirriar de las ruedasel sonido del aceleradorel ruido de los coches al pasarlos o el de los propios accidentes lograban redondear un apartado sonoro de gran calidad.

 

La jugabilidad de Out Run fue toda una revolución dentro del género. La inclusión de una palanca de marchas para su par de velocidades, y el tener que adecuar nuestra velocidad al paso por curva, acerco un poco la simulación a la tendencia arcade que existía durante esos años. El hecho de no tener el acelerador al fondo durante todo momento, y tener que utilizar el freno en ciertas ocasiones, logro que todo aquel “jovenzuelo” que probara la maquina pensara que era ya todo un conductor experimentado. La posibilidad de poder elegir diferentes caminos, y que dependiendo de cuál fuera modificaran su dificultad, lograba que el titulo fuera muy rejugable incluso para todos aquellos que ya habían conseguido llegar a alguno de sus finales.

La máquina tuvo tres muebles diferentes, el primero de ellos y con el que contaba la mayoría de recreativos pequeños o bares de la época, mantenía el aspecto de una máquina de pie normal, pero con volante, palanca de cambio y pedales de acelerador y freno. Los otros dos modelos eran ya más grandes y contaba con su cabina correspondiente en donde uno se podía sentar y sentirse dentro de su propio Ferrari.

«OutRun no iba a ser menos en cuanto a conversion a sistemas domésticos u ordenadores»

Como muchas de las máquinas que ocupan el espacio de los salones recreativos, OutRun no iba a ser menos y recibió gran cantidad de conversiones para sistemas domésticos o microordenadores. Master SystemMega DriveGame GearPC EngineCommodore 64, Amstrad CPCSpectrumMSXMSX2Atari STAmigaCommodore Amiga y PC DOS contaron con su particular versión del juego. Más tarde, y en sistemas más modernos también hemos podido disfrutar de diferentes versiones del juego. Sega SaturnPlaystation 2Gameboy AdvanceXbox o la inclusión dentro de Shemue 2. Como curiosidad, remarcar que ya en esta última versión Sega perdió la licencia de Ferrari, por lo que modificó el aspecto del coche para no tener problemas legales.

OutRun fue y es a día de hoy unos de esos títulos que forman parte muy importante de la historia de videojuego. La huella que dejó el título a todos aquellos que tuvieron la posibilidad de probarlo en su momento es una muestra de la magnitud de la obra de Yu Suzuki. La posibilidad de hacernos sentir pilotar un Ferrari acompañados de nuestra pareja de dorados cabellos fue toda una experiencia que quedó marcada en los corazones de muchos jugadores.

 

 

 

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario