Con la llegada de Resident Evil 3 Remake, y la cantidad de juegos de este estilo muchos fans claman por la falta de originalidad.

Antes de nada hay que aclarar varias cuestiones sobre que es un remake, y que no es un remake. ¿Qué es exactamente un remake?

Un remake es la adaptación de una obra a otro medio o a otra tecnología desde cero; es decir, las ediciones con varios juegos como puede ser The Nathan Drake Collection de Playstation, o las colecciones de la saga de Kingdom Hearts, no se considerarían remakes. Tampoco es adaptar un juego con gráficos en HD, como puede ser el ejemplo de Resident Evil HD, una adaptación del juego original.

Un remake es crear un producto nuevo basándose en uno que ya existía. El ejemplo más claro de un buen remake es Crash Team Racing: Nitro Fueled; un videojuego hecho desde cero recreando el orginal, pero añadiéndole cambios que lo hacen diferente.

El arte del remake

En los últimos años han llegado una serie de videojuegos que han sido remakes de grandes clásicos; el ya mencionado Crash Team Racing: Nitro Fueled, que ganó el premio al mejor juego de conducción del año; Resident Evil 2 Remake, que fue nominado al juego del año; Spyro y Medievil han vuelto a las consolas e incluso Pokémon revivió su primer entrega con Let´s Go Eevee y Pikachu.

La misión del remake es hacerte sentir como si estuvieras jugando a un juego totalmente distinto aunque las sensaciones que sientas sean las mismas; no debe ser un ataque directo a la nostalgia, aunque no es mala su presencia.

Dentro de los remakes hay alguno que es más conservador que otro; el propio Spyro Reignited Trilogy es un remake bastante conservador, ya que no modifica muchos aspectos de sus juegos originales. De otra manera, en el otro extremo podríamos situar a Crash Team Racing: Nitro Fueled.

En él encontramos un remake que se aprovecha del componente online que pueden tener las consolas de nueva generación en comparación con la Playstation original. Así podemos encontrar tanto elementos de otras entregas posteriores como Grand Prix en el que se incorporan nuevos vehículos, pilotos y circuitos.

La gran polémica ¿negocio o arte?

Partiendo de la premisa de que los videojuegos son un poco de ambas cosas; está claro que muchas compañías han sabido ver que traer de vuelta alguno de sus grandes clásicos tiene una gran recompensa económica.

Pero hacer un buen remake requiere también un ejercicio de revisión al original; por muy conservador que se quiera ser en un remake, el hecho de trabajar con un motor distinto y con unas herramientas diferentes hace que se pueda crear un título con muchas diferencias con respecto al original.

Un claro ejemplo de esto es Final Fantasy VII Remake, obra que saldrá a la luz el próximo 10 de Abril; un título que lleva años en desarrollo y que ha desatado una cuantas polémicas por las decisiones que se han ido tomando. Quizá la más sonada fue su división en episodios, ya que cada uno tomará una parte del juego original; ya en su día el videojuego contaba con tres discos en la Playstation original, muestra de lo extenso de la obra.

Aunque también se han confirmado ciertas modificaciones en las mecánicas de juego, como son los combates en tiempo real en lugar de los turnos; esto también forma parte del trabajo de hacer un remake; no debe ser una replica exacta de un juego original, sino una adaptación a los videojuegos actuales.

La reivindicación de los clásicos

Pero los remakes no solo se hacen de grandes clásicos o juegos muy conocidos; también sirven para reivindicar grandes juegos que en su día no tuvieron mucho éxito en ventas pero que son juegos bastante buenos. Un caso de esto es XIII, un videojuego lanzado originalmente en Playstation 2, Xbox, Gamecube y PC; que próximamente estrenará remake en las plataformas de nueva generación.

En su día fue un juego que recibió varios premios importantes para la crítica, pero no fue un éxito en ventas; su remake puede servir para que más gente se acerque a su propuesta jugable y a su atrayente historia de espías y asesinatos.

En mi caso, fue el primer juego al que jugué en un ordenador propio y tengo ganas de ver como corre en Playstation 4; su apartado artístico en cel shading me cautivó desde el principio.

Remakes ¿buenos o malos?

La respuesta a esta gran pregunta es clara; cada remake bien hecho debe ser celebrado. Un remake es un homenaje a juegos que marcaron a muchas personas, sean éxito de ventas o no; un remake es la reivindicación de un juego que dijo algo que marcó a sus jugadores, por lo que nunca puede ser malo por ello.

En cambio, también es un negocio; muchas compañías juegan con la nostalgia para vender aún más copias de las que ya venden. Pero, en realidad, esto es un movimiento que se está dando en muchas más artes; recientemente se estrenó la tercera parte de la saga cinematográfica Dos policías rebeldes, cuya anterior entrega fue en 2003. En la propia industria del videojuego encontramos que algunos de los títulos más esperados del año son secuelas de una saga; como puede ser The last of us 2.

En lo personal, espero con ansias esta secuela; y creo que los remakes pueden ayudar a muchas personas a conocer el original o a relacionarse con él desde otra perspectiva. Siempre es bueno poder acceder a la mayor cantidad de juegos posibles, aunque a veces falte tiempo para jugar a todos los que se desean.

Mirar al pasado nunca es malo, incluso en una industria en lo que lo más importante es el presente; es el próximo juego o la próxima generación. Reivindicar grandes títulos de la industria que nos han hecho llegar hasta donde estamos; ver a Sonic o Mario en el videojuego Dreams de Playstation 4 muestra el futuro de esta industria: inclusiva, respetuosa y con ilusión por crear. Al final el sentimiento y la pasión por las novedades en el medio nos hacen ver el verdadero potencial que tiene.

Nunca perdáis la pasión por jugar, por descubrir nuevos juegos, o por ver que nos puede deparar el futuro de esta industria; los videojuegos pueden ser algo maravilloso.

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.