¿Hasta dónde está bien visto o mal visto?

La piratería es una práctica que, hoy día, afecta a prácticamente todas las plataformas de videojuegos.

Piratería - HarlockFrente a la misma existen posturas de todo tipo, desde apasionadas defensas hasta incisivos ataques, pasando por la más absoluta indiferencia. Se trata de una cuestión polémica en la que hay una muy amplia gama de grises y pocas verdades absolutas.

A lo largo de este post daré mi subjetiva visión del asunto, tratando de ponerme en la silla de quienes piratean, con objeto de analizar si existe, desde un punto de vista moral (que no legal), una justificación para esta extendida conducta.

En mi opinión, lo moralmente reprobable de un robo es el perjuicio que causa en la víctima. En el caso de sustracciones de bienes físicos, materiales, tangibles (como una joya, un coche, una radio…), el daño es claro. El objeto en cuestión sale del dominio del damnificado y por tanto ya no podrá disfrutar de él o vendérselo a un tercero.

Ahora bien, cuando la sustracción no es “física”, sino “digital”, no se produce esa desaparición del bien robado del dominio del

propietario. Si yo me descargo un videojuego de internet, no estoy reduciendo el stock del vendedor, que sigue teniendo a su disposición exactamente el mismo número de copias con el que contaba antes de mi “actuación”.

 

¿Existiría entonces un daño a la víctima en estos casos?

Pues sí, el lucro cesante. El dinero que deja de cobrar por esa venta que no se produce, pues el filibustero no ha pagado ni un euro por el juego. Por tanto, en términos generales, seguiría resultando inmoral el pirateo por parte de aquellos que, teniendo interés en el software y poder económico suficiente para adquirirlo, prefieren descargarlo para ahorrarse su coste.

Piratería - Lechuck

Ahora bien, ¿y si dicho corsario, en caso de no haber tenido la opción de la descarga, nunca hubiera comprado el juego? Estos casos, en principio, podrían producirse cuando el poder adquisitivo del pirata es insuficiente, el juego tiene un DRM muy severo (como aquellos que exigen estar conectados permanentemente aunque no estemos haciendo uso del multijugador), o en aquellas

situaciones en las que el bucanero tiene cierto interés en disfrutar algunas horas del juego, pero no le atrae lo suficiente como para pagar por él.

En estas circunstancias así expuestas (luego veremos que no suelen ser tan diáfanas) no existiría daño para la víctima, ni siquiera por lucro cesante. Nadie se vería perjudicado por la acción del pirata, la cual únicamente le estaría procurando acceso a un ocio del que, de otro modo, no habría disfrutado. Así, desde un punto de vista moral basado en el daño, la piratería encontraría justificación en estos ejemplos, y de hecho podría llegar incluso a suponer un beneficio para la desarrolladora del software, que lograría una mayor difusióde su obra.

 

«No cualquier excusa o acto sirve como justificación»

Por otra parte, existen también quienes justifican el pirateo en los muchos ceros que pueblan las cuentas corrientes de aquellos desarrolladores cuyos trabajos se descargan. Sin entrar en la veracidad o no de esa supuesta buena salud económica de ciertas empresas del sector, considero incoherente establecer un nexo entre la riqueza de la víctima y la legitimidad del ladrón. Finalmente hay quienes utilizan en su descargo el conocido canon digital. Éste establece un recargo en el precio de todo sistema que permita el almacenamiento

de datos, al presumir que el mismo va a ser utilizado para replicar contenidos ilegalmente. Esta presunción de culpabilidad me parece una auténtica aberración, y a día de hoy sigo sin explicarme cómo ha podido ser aprobada.

Ahora bien, las desarrolladoras de software suelen operar a nivel internacional, y en cualquier caso nada tienen que ver con las decisiones concretas que los Gobiernos de los países en los que venden sus productos adoptan en determinadas materias. Es decir, que justificar la piratería en la existencia del canon digital sería como robarle a Pepe para vengarme de Juan, de nuevo incoherente.

 

ConclusionesPiratería - Bob

Como he comentado, bajo mi punto de vista es cierto que hay ocasiones en que la piratería puede tener una justificación moral.

Desgraciadamente,creo que en la práctica se dan con muy poca frecuencia.
Aquél que se descarga un videojuego “para probarlo” (en lugar de recurrir a una demo), muy rara vez termina comprándolo si finalmente le gusta. Ésta sería la actitud moralmente legítima según el supuesto antes planteado.

Del mismo modo, los que cuentan con un poder adquisitivo limitado para adquirir algunos títulos, habitualmente sí que podrían acceder a ellos si esperasen a que bajasen de precio. Las rebajas en el caso del PC suelen ser muy importantes, y pese a ello es la plataforma más pirateada.

En resumen. El objetivo de este artículo no es en absoluto defender una práctica que pone en peligro la continuidad de la industria, y con ella la de los futuros lanzamientos. Únicamente he querido hacer una reflexión sobre algunas situaciones que creo que puede ser interesante debatir y contrastar puntos de vista.

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario