¿Preparado para ser el nuevo director y organizador de un parque temático lleno de dinosaurios?

Jurassic World Evolution (2018) es un juego de temática simulación de juegos de parques temáticos. Al igual que su antecesor Jurassic Park: operación génesis (2003),  trata de crear un parque de dinosaurios.  Basado en las sagas de películas Jurassic Park y Jurassic Wold, este juego nos mete en el papel del director y organizador de un parque temático en el cual deberemos volver a lograr llevarlo a su máximo esplendor.

La forma en que el juego nos hace afrontar este desafío tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. El juego consta de 5 islas que se desbloquean en el siguiente orden: Matanceros, Muerta, Tacaño, Pena y Sorna. Tambien incorpora una isla extra que actúa como modo sandbox libre (que viene a ser la famosa Isla Nublar, famosa por aparecer en las películas de Jurassic Park y Jurassic World 1 y 2).

Uno de los principales inconvenientes de este modo de juego es que te reduce a jugar como el creador del juego quiere que juegues, con zonas muy limitadas de construcción y con herramientas y recursos muy limitados. Esto se diferencia de su predecesor en que en este último se podía crear una isla aleatoria y modificarla con sus montañas plantas y lago, siendo edificable toda la isla, y no una zona tan limitada como en el World Evolution.

«Puedes desbloquear todos los emplazamientos posibles»

Por otra parte, tiene la ventaja que al poder usar 5 islas, puedes desbloquear todos los emplazamientos disponibles, los cuales son muchos mas que su predecesor, pudiendo tener todas las especies de dinosaurio en la misma partida.

En cuanto a los dinosauros, lucen con unos gráficos espectaculares, y unas escenas de combate y caza bastante vistosas, pero repetitivas. Y es que una vez lo has visto repetirán esto una y otra vez, incluso esperando a que el otro dinosaurio se ponga en posición para hacer la acción. Esto hace que pueda resultar aburrido pasadas unas cuantas horas, cosa que con Operación Génesis  no sucedía, ya que estas escenas de combate surgían aleatoriamente y no resultaban aburridas.

Por otra parte, hay poca cosa que puedas hacer con los dinosaurios. Estos, a parte de enfermar, escaparse si no están cómodos, y morirse, no realizan muchas mas acciones. De hecho los herbívoros ni siquiera pueden alimentarse de la vegetación como sí pasaba en su antecesor. Necesitan un comedero específico. Estos aspectos dañan en gran parte el atractivo del juego ya que, aún siendo vistoso, se queda corto en lo que debería ser la principal atracción.

Otro factor importante en los juegos de parques temáticos son los propios visitantes

Muchos de ellos son meros hologramas copiados que se mueven al unisono, dando una sensación muy artificial. Además, de forma contraria a Operación Genesis, en el cual podias ver los datos del visitante, que le gustaba o no, y te hacia preocuparte un poco su opinión y experiencia en el parque, ya que de ello dependía la propia reputación del parque, en este juego nuevo, basta con poner un par de hoteles y restaurantes para que estén todos la mar de contentos. Los visitantes nisiquiera tienen motivaciones ni preocupaciones en el parque, pululan por ahí como muñecos sin vida.

Tampoco salen de la entrada del parque, simplemente espaunean por ahí mientras estén conetados los caminos, y mientras la gestión del precio de la entrada del parque condicionaba el número de visitantes en Operación Genesis, en Jurassic World pagan un precio único por la entrada simplemente por tener dinosaurios, un precio además que es desorbitado. Y aunque algunos animales lleguen a costar 12 millones de dólares (tras modificaciones genéticas), es un dinero que no te costará mas de 10 minutos ganar, haciendo que la dificultad del juego este por los suelos.

Sin duda es un juego que encantará a fans de la saga pero con el precio que tiene, no merece la pena, para la mayoría de usuarios.

“Así que Señor Hammond, he decidido no avalar su parque”.

 

 

 

 

 

 

, , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario