Juegos de rol. Antaño desconocidos

Aún recuerdo la primera vez que vi mi primera partida de rol en vivo. No podía creer que con tan poco: un manual, un folio y un par de dados, se pudiese crear algo tan grande. Desde entonces me declaré amante incondicional de este tipo de juegos o género si hablamos del rol en otros ámbitos, como por ejemplo los videojuegos.
También recuerdo cuando siendo aún un niño, los Reyes Magos me trajeron a casa el juego de Dragones y Mazmorras Edición infantil, el cual aún preservo. No estaba nada mal y se movía con el sistema del original, pero con unas reglas mucho más sencillas, por eso lo de “edición infantil”. Y desde ese momento fue cuando empecé a tener mis primeros pinitos con el rol, allá por los años dos mil. Más tarde me haría con la tercera edición de Dungeons&Dragons original.
Pero basta ya de hablar de vivencias personales, vamos a hablar de lo que todos y todas estáis esperando: los juegos de rol de hoy en día. Aunque para hacerlo y asentar bien los cimientos de este artículo, nos toca remontarnos a su inicio.

El orígen de los juegos de rol

Juegos de rol antaño desconocidos

Ya en la antigua Grecia se practicaba un arte llamada teatro que ha perdurado miles de años hasta nuestros días. Un arte del que el rol mama directamente, puesto que una de sus bases o características más importantes es la interpretación, ya que contamos con un narrador o “Master” que nos cuenta una historia y predispone un nuevo mundo ante nuestros ojos, en el que los jugadores deben encarnar a un personaje con el que vivir aventuras en ese mundo.

Pero el origen de este gran pasatiempo se remonta al año 1966 cuando William Gamson, un visionario profesor de sociología, creó un método didáctico nunca visto hasta entonces. Creó una serie de “perfiles” o “personajes” dentro de situaciones aleatorias, los cuales debían ser interpretados por sus alumnos de forma que consiguieran resolver el problema que William les planteaba metidos completamente en la piel de ese “personaje”.
Más tarde, en la década de los setenta, dos buenos amigos, Dave Arneson y Gary Gygax, se pasarían días, semanas e incluso meses enteros encerrados en un garaje a lo Steve Jobs para salir de allí con lo que hoy en día conocemos como “Dungeons&Dragons” o “Dragones y mazmorras” en las manos. El juego de rol por excelencia y como no, el más conocido y jugado a nivel mundial. Después les seguirían otros títulos no menos importantes, de los que hablaremos en su momento.

Un gigante dormido que vuelve a despertar

Hace ya unos cuantos años, el rol prácticamente era un tema tabú. Algo de lo que apenas se hablaba y la gente que lo jugaba o disfrutaba parecía poco menos que personas pertenecientes a una secta satánica y más en España con el nefasto “Crimen del Rol”. Por suerte estos últimos años estos juegos están logrando expandirse por más sectores de la sociedad haciéndose más conocidos y ganando más adeptos, de forma que esas antiguas leyendas urbanas o prejuicios contra el rol y contra la gente que lo jugaba están empezando a desterrarse e incluso a desaparecer.
Hoy en día ya podemos ver muchísimos talleres de rol o ferias a nivel nacional e internacional en la que se congregan cientos o miles de personas de diferentes lugares para disfrutar todos ellos de una misma pasión. También a famosos, como por ejemplo Vin Diesel, definido por sí mismo como un friki del rol y siendo bien conocido por montar partidas de rol en sus rodajes en las que ejerce como Master. Es más, se dice que su personaje de Riddick surgió de una de sus partidas a “The Traveller”.
Y como no, no podemos olvidar que muchos de nuestros videojuegos favoritos, véase “Skyrim”, “Dragon Age”, “Mass Effect”, etc., tienen unos cimientos bien fundamentados en el rol, de los que emanan sus historias y mecánicas de juego.

¿Por qué nos gusta tanto el rol?

Juegos de rol antaño desconocidos

El rol es adictivo, sí. ¿Quién no ha deseado nunca ser un apuesto caballero montado a lomos de su corcel que va en busca de aventuras? ¿O un gran mago capaz de resucitar a los muertos? ¿O incluso un famoso detective que tiene que investigar una serie de asesinatos? Con estos juegos podemos ser quien queramos y hacer lo que queramos, dentro de una serie de reglas bien marcadas por el juego por supuesto, pero en efecto podemos crear y ser un personaje que despierte nuestro “alter ego” y nos conduzca hasta límites insospechados.
Con lo de “adictivo” espero que nadie me malinterprete, no os lo toméis en el sentido negativo de la palabra. Los juegos de rol son adictivos ya que trabajan con historias que mantienen un sistema de pequeñas recompensas a corto plazo que nos van ayudando a alcanzar una recompensa mayor a largo plazo, lo cual ayuda al Master para crear un ambiente continuo de “tensión” por llamarla de alguna manera con la que nos mantiene enganchados en nuestra silla sin cansarnos de escuchar e interactuar con la historia que se nos cuenta.
Además hay recientes estudios que demuestran que los juegos de rol, ya no solo para adultos, si no para niños, son muy beneficiosos, puesto que son capaces de fomentar la imaginación de estos; hacen uso de las matemáticas con sus hojas de personaje y sus tiradas de dados; mejoran la autoestima y fortalecen la confianza en uno mismo gracias al sistema de tomas de decisiones que tienen estos juegos y también son capaces de llevar al “súmmum” la cooperación entre jugadores, ya que hay momentos o situaciones en las que un solo jugador no es capaz de poder resolver un determinado problema.
Y aunque parezca mentira, muchas veces nos transportan a la realidad más absoluta aunque sea de una forma imaginaria, puesto que tenemos que acarrear con las consecuencias de las decisiones que tomemos en determinados momentos de la historia, ya que no nos pueden gustar o salir como esperábamos en un principio.

No temáis al rol

Si de algo hay que alegrarse es de que ya no es tan difícil encontrar a gente afín a este hobby, talleres, partidas online e incluso profesores que siguen el ejemplo de William Gamson y hacen uso de estas mecánicas para enseñar de una forma más divertida y dinámica a sus alumnos.
Así que para acabar os daré un consejo: Si aún sois neófitos en este ámbito, probad. Probad juegos clásicos o nuevos, da igual. Porque puede que sea una gran experiencia con la que disfrutéis y en la que forjéis grandes amistades dentro y fuera de la partida.

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.