contrato-social-en-los-juegos-de-rol-portada

Un análisis del Contrato Social en el mundo de los juegos de rol

Hoy vamos a tratar un tema o una “teoría rolera” que en sí es bastante complicada de explicar. Pero a la vez no lo es tanto. El contrato social en los juegos de rol.

Voy a intentar hablar del contrato social para los juegos de rol de una manera sencilla y comprensible para todo el mundo.

Sobre todo para que sea entendible para gente que llega de nuevas a alguno de mis artículos por primera vez.

O gente que está intentando “aprender” de alguna manera como jugar al rol. Intentando implementar una serie de “teorías” o encauzamiento para montar sus propias partidas.

El contrato social de Rousseau

Jean – Jacques Rousseau publicó un libro con el título “El Contrato Social” en 1762. Una obra que trata principalmente sobre la libertad y la igualdad de los seres humanos bajo un estado instituido por medio de ese contrato social.

Pues aunque la teoría rolera de la que vamos a hablar hoy comparta título con esta obra de Rousseau, no tiene nada que ver. Así que desechad esta idea. No vais a tener que empollaros un libro filosófico de hace años para poder jugar al rol.

Pero sí que algo va a estar relacionado con la filosofía, ya que en la rama de sociología, el contrato social es un acuerdo realizado en el interior de un grupo por sus miembros. Y esta definición sí que nos viene bien para lo que quiero tratar hoy con vosotros.

Situaciones hardcore en las partidas de rol

Imaginad por un momento que en la partida de rol que estáis jugando (también depende del sistema) os encontráis, o el director de juego os pone delante una situación dura o muy cruda de ver.

Imaginaos que estáis siendo testigos, y vuelvo a hacer hincapié, dentro de la partida, de cómo sacrifican a un niño pequeño o de como violan a una joven o de como descuartizan a un pobre granjero mientras arrasan su aldea o quizás de la lujuria desencadenada de una orgía.

Esta clase de cosas no pueden gustar o “sentar bien” a todos los jugadores o jugadoras de vuestra mesa.

Es más, pueden llegar a bajar el ánimo de los jugadores hasta tal punto de que no quieran continuar jugando si la situación que ha planteado el máster les desagrada sobremanera.

Para evitar estas situaciones antes de que pasen está el contrato social en los juegos de rol.

Feedback a raudales

El contrato social del que os hablo, el contrato social aplicado a los juegos de rol como “teoría rolera” no es más que eso: Feedback antes de comenzar la partida.

Ya he nombrado el termino Feedback en otros de mis artículos. Que no es más que la retroalimentación que queremos obtener de los jugadores que componen nuestra mesa, es decir, lo que piensan, sus opiniones al respecto de nuestra partida, que les ha gustado, que no, etc.

Este proceso suele hacerse cuando ya ha acabado la sesión de juego o la partida en sí. Pues bien el contrato social en el rol lo que nos ofrece es que podamos recibir estas “señales” o estas opiniones antes de empezar a jugar esa partida.

Es tan fácil como programar una sesión cero en mesa en la que aprovecharemos para la creación de personajes y como no, para llevar a cabo nuestro contrato social.

contrato-social-en-los-juegos-de-rol-2

El contrato social

No penséis que esto trata de que os den un taco de folios mecanografiado que vais a tener que firmar si queréis participar en la susodicha partida. No.

Simplemente es un proceso en el cual (a viva voz) podéis poner en conjunto que es lo que os gusta ver o experimentar en las partidas que jugáis.

Esto ayudará al director de juego a la hora de preparar la partida, ya que tendrá un conocimiento pre partida de lo que quieren o de lo que no les gusta a sus jugadores.

Al igual que lo jugadores serán informados o podrán vislumbrar como es el director de juego y que forma de dirigir o de meter más o menos escenas fuertes o crudas en la partida tiene.

De esta forma vamos a evitar problemas durante la partida. Evitándonos meter esa escena visceral que teníamos pensada, porque tenemos un jugador al que no le gusta visualizar tanta sangre. O esa escena en que un enjambre de arañas gigantes ataca a nuestros protagonistas porque hay otro jugador que tiene fobia a las arañas.

O por el contrario, podemos encontrarnos con jugadores (como es normal) cuyos valores en la vida real no los tengan en los juegos de rol,. Y no tengan miramientos a la hora de arrasar una aldea o a la hora de matar a gente inocente.

Ya os he dicho muchas veces que en los juegos de rol nuestra imaginación es el límite.

En definitiva y a forma de resumen, el contrato social trata de llegar a acuerdos pre establecidos antes de comenzar nuestra partida entre jugadores y director de juego.

Pros y Contras del contrato social en los juegos de rol

Como pros podemos encontrar varias cosas, como poder anticiparnos a la decepción en la mesa, sabiendo que quieren o que esperan nuestros jugadores y jugadoras de la partida que vayamos a crear. Y por ende poder solucionar problemas antes de que ocurran.

También, y sobre todo si vais a ejercer como máster os ahorraran tiempo en la preparación de la partida. Pues ya sabréis porque camino o cauce tenéis que llevar la partida antes de empezar con su creación.

Pero la otra parte de la balanza, o sea los contras, es que sobre todo a los directores de juego nos puede parecer un “método” muy intrusivo en la forma que tengamos de preparar las partidas. Ya que nos va a condicionar mucho a la hora de preparar esa partida o esa sesión.

Sabiendo esto tenemos que llevar un ten con ten con nuestros jugadores. Podemos ceder algo de terreno pero sin perderlo todo. Para ello tenemos estos “acuerdos” a los que podemos llegar antes de la partida gracias al contrato social.

Opinión personal sobre usar el contrato social para tus partidas

Lo primero que voy a hacer en este apartado es poneos un ejemplo para que lo entendáis mejor:

Ahora mismo una de las partidas que estoy dirigiendo es de Warhammer Fantasy Roleplay. Para la gente que no conozca el universo de Warhammer os diré que es un mundo crudo y gris, en el que la supervivencia del día a día es difícil de conseguir. Ya que está basado en una sociedad fantástico-feudal del medievo.

Pues bien, antes de comenzar la partida los jugadores y yo realizamos una sesión cero en la que creamos a los personajes y aprovechamos para hablar sobre este mundo y su sistema de juego.

Les explique por encima como era el universo de Warhammer y que se podían encontrar con situaciones o imágenes que les podían desagradar. Pero en este caso ningún jugador puso pegas.

Y para que os hagáis una idea, en la primera sesión uno de mis jugadores (que interpreta a un cazador de brujas) tuvo que quemar viva a una niña que estaba poseída por las fuerzas del caos.

Pero nadie se alarmó, ni se echó las manos a la cabeza. Pues ya habíamos hablado de como es este universo y los jugadores ya estaban concienciados.

Podría extenderme muchísimo más con todos los aspectos y matices que se le pueden dar a una partida a raíz del contrato social que tratemos antes de empezar, pero os aburriría con teorías aún más enrevesadas…

Quien sabe, quizás para siguientes artículos…

Consejo del día

Como punto final os diré que uséis el  contrato social en vuestras sesiones cero. Pero intentad que nadie (ni jugadores ni máster) intente aprovecharse de él para que se haga o no se haga todo lo que esa persona quiere durante la partida.

Llegad a un acuerdo pactado igualitariamente, entre jugadores y entre jugadores y máster, y sobre todo disfrutad de la partida. Pues ya sabéis que no hay partida de rol mala si se disfruta en la mesa. Paz.

Si te gusta el rol, puedes ver más artículos sobre el tema aquí

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.