Team-rocket-portada

Hablamos con Amparo Valencia, Iván Jara y José Escobosa, el equipo de doblaje de los míticos Jessie, James y Meowth del Team Rocket

La última aparición pública de los actores de doblaje del Team Rocket fue en la edición de febrero de Japan Weekend Madrid. Allí estuvimos con ellos, atentos a su charla para todos los fans y a la posterior sesión de firmas. En un ambiente muy agradable, Amparo Valencia, Iván Jara y Pepe Escobosa se mostraron encantadores con el resto del público. Tras el confinamiento y algunos meses de organización, conseguimos hablar con ellos aún en tiempos de COVID-19. Tres entrevistas muy interesantes a la par de simpáticas con las voces del Team Rocket, un trío muy familiar que lleva 23 años «entorpeciendo» las aventuras de Ash Ketchum, Pikachu y compañía.

Amparo Valencia es la directora de doblaje del anime Pokémon, además de la actriz que pone voz a Jessie del Team Rocket. Su primer papel en doblaje fue en 1982 con Simone en la serie El valle secreto. Después de 38 años, continúa al pie del cañón en este mundo profesional como directora y actriz. También ha sido la directora de la película Onward de Disney Pixar y, entre sus trabajos como actriz de doblaje, destaca con Lady Stark (Juego de Tronos) o Katherine (Mujeres Desesperadas), entre muchos otros personajes. Versátil tanto en televisión, como animación y videojuegos, Amparo Valencia nos atiende con un trato exquisito y nos deja algunos detalles importantes sobre el doblaje.

Por su parte, Iván Jara es la reconocida voz de James en el Team Rocket. Desde muy pequeño, su madre le inculcó los valores de la profesión y su familia fue una pieza fundamental en este fantástico mundo. Entró en el doblaje profesional en 1976 con la serie La Señora García se confiesa. Tras 44 años, Iván ha realizado papeles muy importantes como Howard Wolowitz (The Big Bang Theory), Dexter Morgan (Dexter) o Stefan (Crónicas Vampíricas), además de muchos otros con buen renombre. Iván Jara se desenvuelve a las mil maravillas en televisión y animación, pero también compagina el doblaje con su pasión sobre el surf. De nuevo, nos muestra un trato excelente y nos habla acerca del doblaje actual y de sus aficiones.

Por último, pero no menos importante, José Escobosa (Pepe) nos atiende muy amablemente para charlar sobre sus inicios en el doblaje, sus otros gustos y algún que otro tema de futuro. Comenzó su camino en la música, con un grupo, pero a los 24 años tuvo la oportunidad de hacer un curso de doblaje y dedicarse a esta profesión. Desde los años 90, Pepe nos ha deleitado con voces muy especiales como Meowth del Team Rocket, o ahora mismo el jefe Giovanni en el propio Pokémon. Ha trabajado en televisión, animación y videojuegos con voces tan reconocidas como Arthur Shelby (Peaky Blinders), Scrooge McDuck (El tío Gilito) o Dr. Nefarious (Ratchet & Clank), por ejemplo. Además, también se ha cogido camino de director de doblaje.

Sin más dilación, os dejamos con las entrevistas a Amparo Valencia, Iván Jara y Pepe Escobosa, las voces de multitud de personajes llamativos. A disfrutar… y no os olvidéis de llegar hasta el final porque habrá una sorpresa muy chula por parte de los actores de doblaje. ¡Que el Team Rocket despegue de nuevo!

Team-rocket-1

¿Cómo han sido sus caminos hasta convertirse en actores de doblaje?

Iván Jara: Mi familia, mi madre en este caso, fue una pieza fundamental porque desde pequeños nos lo enseñó, nos lo inculcó y nos divertíamos haciendo este trabajo. Siempre lo hicimos como un juego hasta que, siendo adultos, tanto mi hermana como yo decidimos dedicarnos a ello. Evidentemente, mi madre fue la que nos inculcó todo el respeto por la profesión y la que fue haciendo que poco a poco nos gustara más para empezar a rodar solos.

Pepe Escobosa: Desde niño siempre me ha gustado mucho la interpretación, el cine, el teatro, la música… Desde muy pequeñito me subía a escenarios a hacer teatro o a cantar en el colegio. Digamos que siempre he estado relacionado con este mundo. También he sido muy cinéfilo desde niño, me he criado con los doblajes maravillosos que había en las películas más antiguas de los años 60, 70, 80… Hubo un momento que me dediqué a la música. Tenía un grupo y, aproximadamente con 24 años, me surgió la oportunidad de hacer un curso de doblaje. Efectivamente, hice el curso y cuando lo terminé tuve la suerte de empezar a trabajar profesionalmente en el año 90. Así es como me introduje en el mundo del doblaje y hasta hoy.

¿Cómo valoran la transición que ha sufrido la profesión desde que comenzaron en ella hasta la actualidad?

Amparo Valencia: Bueno, los tiempos cambian para todo. Quizás los que hemos vivido el doblaje en aquella época sentimos nostalgia por aquella forma de trabajar. Todo iba mucho más despacio, se trabajaba de otra manera. La tecnología ha hecho que todo sea mucho más mecánico y rápido, aunque con ello no digo que ahora se hagan peores doblajes, que no. No sé, todo es distinto. En aquella época doblábamos todos juntos compartiendo atril; ahora vamos de uno en uno, mucho más deprisa, con imágenes en las que no se ve nada, por seguridad… Fue bonita aquella época, y esta también. Lo fantástico es sentir cómo has evolucionado en tu trabajo a lo largo de todos estos años y que sigues aprendiendo, porque en esta profesión nunca se deja de aprender.

Iván Jara: Como todo en esta vida, todo ha cambiado mucho. Yo principalmente lo que veo es que antes era un trabajo más artesanal que ahora. También es cierto que te tienes que acoplar un poco a las necesidades. Cuando yo empecé había dos o tres cadenas, y ahora hay miles de plataformas con miles de series. Yo recuerdo que de pequeño solo había dos o tres series: Dallas, por ejemplo. Ahora fíjate la de series que se pueden ver en un mismo día, con lo cual ha habido que adaptarse a esos tiempos y a esa forma de hacerlo cuando entró el vídeo y demás. Yo aprendí con la forma antigua de hacerlo, con la moviola, ponían take a take, había veces se quemaba… Era otra forma de hacerlo.

En cuanto a la gente también, antes era una pequeña familia, un círculo muy cerrado… Ahora hay mucha más gente, lógicamente porque se necesita. Sinceramente, a mí me gustaba más la forma de hacerlo de antes, pero ahora sería imposible llevar el ritmo de antes porque no se acabaría ni una película en tiempo.

Pepe Escobosa: Desde el año 90, la profesión ha cambiado muchísimo. Yo entré en los últimos años en los que el doblaje se hacía de una manera artesanal. Estábamos prácticamente todo el día en un estudio y el trabajo era a un ritmo mucho más lento. Con la lógica e inevitable transformación a lo digital, todo cambió muchísimo. Los tiempos de grabación eran diferentes, todo empezó a ir mucho más rápido. Se convirtió en algo más industrial. Como todo, tiene su parte buena. Es verdad que los medios técnicos hoy en día son impresionantes. Trabajando en digital se rentabiliza mejor el tiempo.

Antes, lo más natural era estar toda una mañana o una tarde en un estudio con toda la gente que estaba en esa convocatoria. Hoy en día vas, haces tu papel en el atril, terminas y te vas a otro sitio. Pero claro, se pierde esa magia que había antes. Ahora es todo muy rápido, muy industrial, como son los tiempos de ahora también. Por supuesto, la irrupción de las redes sociales ha revolucionado todo el mundo. Al doblaje también.

Hay una cierta democratización. Antes éramos un grupo más reducido, que era un grupo bastante amplio, pero lógicamente con las redes todo se ha abierto mucho más, ha entrado muchísima gente en la profesión… También éramos más anónimos, pocos de nosotros ni siquiera éramos conocidos. Hoy en día también tiene su parte buena, que estás en contacto con la gente, que acudes a eventos, a entrevistas… Esa también es una parte agradable de los tiempos que corren. La verdad que ha cambiado todo muchísimo, pero siempre hay una parte buena en todo. Hay una nostalgia buena de los tiempos en los que esto se hacía de una manera tan artesanal y no tan funcional e industrial como se hace hoy en día.

¿Cambiaríais algo del doblaje actual?

Amparo Valencia: Pues creo que cambiaría, sobre todo, la rapidez con las que hay que hacer algunos trabajos. Cada vez es más habitual trabajar con imágenes y guiones preliminares, que luego cambian, y eso provoca que trabajes el doble en el caso de un director y adaptador. Y también cambiaría que nos dejaran trabajar con imágenes definidas. A veces trabajamos con copias en las que no se ve nada, todo está oscuro o hay miles de rayas y letreros que tapan por completo la imagen. Ahí tenemos que ir a base de cascos, no pudiendo verle la cara al actor/actriz, y perjudicando así la interpretación. Es realmente incómodo trabajar en esas condiciones. En mis comienzos no era así. Entiendo que la piratería es la culpable, pero deberían pensar en los profesionales del doblaje, ya que esto nos dificulta muchísimo el trabajo. Debería buscarse una solución a eso.

Si cogemos el caso actual de Memorias de Idhún en Netflix, ¿Qué opinan acerca de que elijan a actores o famosos sin experiencia para poner su voz a personajes animados en lugar de escoger a verdaderos actores de doblaje?

Amparo Valencia: Pues, por supuesto, no estoy en absoluto de acuerdo. No creo, sinceramente, que el poner  la voz de un actor de imagen famoso haga que esa película o serie tenga más audiencia. Los chavales ni se percatan de eso. E incluso algunos se quejan de esos doblajes. Hay actores de imagen que doblan magníficamente, son bienvenidos a la profesión y están totalmente integrados en ella, pero hay otros que no tienen la más mínima experiencia en doblaje y hacen auténticos desastres. Deberían ser ellos mismos los que se negaran a hacerlo. Hay que ser humilde. Por otra parte, otra injusticia enorme es que ellos cobren el triple o quíntuple que nosotros, o mucho más para, finalmente, hacer un trabajo desastroso. Y encima en muchísimo más tiempo, porque ellos no tienen costumbre y les cuesta mucho más.

En el caso de Memorias  de Idhún ya he visto en las redes sociales las quejas de muchos fans. Yo he visto el tráiler y es verdaderamente penoso. La interpretación es malísima, vamos, no hay interpretación. Todo suena plano. Solo Michelle Jenner sacará de maravilla ese trabajo, porque ella es una maravillosa profesional de imagen y del doblaje. El resto del reparto creo que se va a cargar la serie. Espero que los fans protesten muchísimo para que ese trabajo vaya a las manos de profesionales de verdad.

Iván Jara: Yo ante esto ya ni opino. Ya opiné en su día y se me echó todo el mundo encima. Yo pienso de una manera y de ahí no me van a mover. Me parece una salvajada, pero si eso es lo que vende y lo que han decidido las cadenas, que estamos sus manos, así será. Aquí al final manda el dinero.

Pepe Escobosa: Esta pregunta tiene varios matices. Realmente, todo el mundo tiene derecho a tener una oportunidad y a empezar en la profesión. Si estamos hablando de gente que es de la profesión pero sin experiencia, también tienen derecho a tener una oportunidad. En este caso, es el cliente el que quiere ese tipo de veces. Otra cosa es si hablamos del intrusismo profesional, como otras veces ha sucedido, que viene a ser como coger gente de la calle para que haga algunas voces o este tipo de cosas… Luego está el tema de los talents, pero bueno, si el cliente quiere incluir alguna voz de alguien más conocido por imagen, al final el cliente es el que manda en su producto.

Respecto a voces nuevas, todos hemos empezado y todos hemos tenido una oportunidad. Con lo cual, hay que entender también el derecho a empezar. Un verdadero actor o actriz de doblaje se forja con los años y todos hemos tenido un principio.

Team-rocket-2

¿Consideran que se le da poco valor al doblaje y que está en la sombra respecto a otros sectores, por ejemplo, en cuanto a visibilidad y premios?

Iván Jara: Creo que, de unos años hasta ahora, se ha dado un poco la vuelta a la tortilla. Antiguamente nadie se preocupaba por el doblaje, nadie reparaba en él… En muchas películas no salíamos ni en los títulos de créditos. Quizá porque a los actores de antaño no les interesaba, no querían o no les importaba estar así. Pero ahora hay mucha más gente que se interesa por el tema del doblaje, que hace hincapié o indaga en él, conoce a muchos actores… A mí esto me parece bastante bueno.

No estaría mal que nos dieran algún premio más. Nosotros aquí siempre somos el último mono en cuanto a todo esto. Incluso hay muchos actores de imagen que están en contra del doblaje, pero bueno… Como digo yo, ahora mismo con un mando a distancia tienes la posibilidad de ver la película en el idioma que quieras. Así que, que nos dejen con lo nuestro.

Pepe Escobosa: Yo creo que realmente vamos avanzando. Antes era todo muy anónimo, exceptuando algunas figuras, muy poca gente conocía del trabajo de los artistas de doblaje. Gracias a las redes sociales y a Internet, se ha tenido mucho más conocimiento de quiénes son los profesionales. Nosotros también hemos tenido más contacto con el público, que prácticamente eso no existía antes. En ese aspecto yo creo que hemos avanzado mucho. En reconocimiento del público en general.

Ojalá que algún día la industria premie el trabajo de los artistas, también de los técnicos de doblaje… De momento ha habido algunos premios en los últimos años. Poco a poco vamos avanzando. De verdad que ojalá algún día la industria reconozca un poquito más el tema del doblaje, que no deja de ser postproducción de audio.

¿Cómo es un día de trabajo en su profesión? ¿Qué sentimientos les produce pertenecer a este sector?

Amparo Valencia: Es un trabajo duro, aunque la gente piense lo contrario. Para empezar, madrugamos mucho. A las ocho de la mañana ya estamos ante la mesa de dirección o ante el atril, y hay que estar muy despierto. Y con la voz en perfectas condiciones. Luego hay jornadas muy largas para el director: estar todo un día en sala pendiente de un montón de cosas como interpretación, sincronía, producción…Bueno, puede ser muy estresante, pero también tengo que decir que es un trabajo que da muchísimas satisfacciones. Es tan bonito y creativo que ese esfuerzo merece la pena. Cuando terminas el trabajo y ves que el resultado es fantástico, y así te lo hace saber el cliente, la satisfacción es inmensa.

Los sentimientos que me produce ser miembro de esta profesión son de un orgullo y una felicidad inmensos. Trabajar y ganarte la vida con algo que te gusta con locura es un privilegio, y yo a base de mucho esfuerzo he conseguido ser reconocida en mi profesión. Eso es algo que me llena de orgullo. Soy una autentica privilegiada.

Iván Jara: Mi profesión es de las más animadas y de las más bonitas que hay, al menos para mí. Nunca sabes lo que vas a hacer, todos los días son diferentes. A pesar de que vayas a hacer la misma serie, que ya sabes cuál es, nunca hay dos capítulos iguales. Hay días que hablas más, otros que hablas menos; hay días que tu personaje llora, otros que está contento… A mí me encanta pertenecer a este sector. Llevo aquí toda la vida. De hecho, no sé hacer otra cosa. Nunca me he puesto delante de un ordenador porque lo mío es estar con un micrófono interpretando y eso me produce un orgullo.

Siempre lo he dicho, tengo los dos mejores trabajos que pueden existir: actor de doblaje y profesor de surf. Sacarme de todo esto a mí me mataría. La gente piensa que llevo una locura de vida, pero como me he criado desde los 6 años y ahora tengo 51 no sabría hacer otra cosa que no fuera improvisar.

Han puesto sus voces a actores, personajes de dibujos animados, videojuegos… ¿Qué sección es más difícil? ¿Cuáles son las diferencias entre unas y otras?

Amparo Valencia: Bueno, cada uno tiene su dificultad. Hay veces que es más complicado doblar un dibujo animado porque son menos expresivos que una persona real, como por ejemplo en Pokémon, y ahí es donde tú tienes que crear tu personaje. Sobre todo al tener la banda original en japonés, que todo lo dicen como si estuvieran cabreados y tú debes darle el matiz adecuado, y para nada irte con el original.  Pero en la actualidad hay animación que son como auténticas personas, y eso facilita mucho la interpretación. Yo he sido la directora de la película Onward de Disney, y he alucinado con las expresiones de los personajes, no parecían dibujos, sino niños auténticos. Se hacen maravillas con la animación.

En cuanto a videojuegos, la mayoría de las veces solo grabamos archivos, y ahí solo puedes guiarte por lo que estás escuchando y respetar con mucha precisión la medida. No sé… Actor,  animación,  videojuegos, cada uno es un mundo, y cada uno tiene su dificultad.

Pepe Escobosa: Yo diría que son complementarias. Son facetas diferentes de un mismo trabajo. Es cierto que en los últimos años los videojuegos han sido una fuente muy importante de trabajo. Se trabaja de otra manera: sin imagen, con la onda de audio… Doblar a un personaje real siempre tiene un puntito más de satisfacción. En mi caso también me encantan los dibujos animados, es muy divertido. También me gusta mucho doblar videojuegos, por supuesto. Me encuentro cómodo en cualquiera de esas facetas.

Iván Jara: Yo siempre he preferido personajes humanos. Los dibujos son más fríos, a no ser que estén muy bien hechos, pero nunca van a tener la expresividad que tiene una cara de verdad. Hay que mirar muchas cosas: cuando gesticula, mueve una mejilla, sus ojos… Todo eso un dibujo animado no te lo va a dar, pero he de reconocer que haciendo dibujos también me lo paso muy bien. Fíjate los años que llevo con Pokémon, por ejemplo.

Yo ya no hago muchos papeles fáciles. Casi todos los que me dan ahora son bastantes difíciles, tanto los dibujos como los humanos. En ambos voy bastante a gusto, aunque por poner un «pero», diría que los dibujos son más complicados porque son más impersonales y no tienen la personalidad que te pueda dar un actor con un trabajo previo.

Un actor de doblaje también tiene que realizar una interpretación, aunque fuera de la pantalla, y «jugar» mucho con su voz. ¿Qué es lo más complicado del doblaje?

Pepe Escobosa: El doblaje siempre es interpretación. De hecho, cuando nosotros estamos en el atril muchas veces nos movemos, nos apoyamos en el cuerpo para conseguir lo que el original hace con su voz, con su cuerpo y con su cara. Por eso, muchas veces nos movemos para conseguir también lo que se llama «pegarte al personaje». Yo creo que esa es la mayor dificultad del doblaje, conseguir que parezca que el personaje está hablando. Realmente, ahí es cuando consigues un buen doblaje, cuando has conseguido «pegarte al muñeco», que es el actor o la actriz original.

Luego, por supuesto, siempre están los dibujos animados. Ahí puedes salirte un poquito más del guion, aunque siempre te tienes que pegar al original. Es diferente. Digamos que ahí puedes ser un poco más creativo. Sobre todo, la mayor dificultad del doblaje, según mi punto de vista, es conseguir pegarte al personaje y captar todos sus matices.

Lógicamente, la satisfacción llega cuando consigues pegarte precisamente a ese personaje. Siempre se agradece el reconocimiento de tus compañeros y también del público. Esa es la mayor satisfacción, cuando has hecho tu trabajo con honestidad, lo has dado todo y el resultado es bueno.

De todos los personajes con los que han trabajado, ¿Cuáles han sido los más especiales y difíciles de doblar?

Amparo Valencia: Le tengo mucho cariño a Lady Stark, de Juego de Tronos, porque me ha dado muchas satisfacciones, y he recibido muchas felicitaciones por ese trabajo. Fue un trabajo precioso, y muy difícil, que disfruté muchísimo. Fue un bombón de papel para mí. El personaje de Lady Stark es un personaje maravilloso, lleno de matices. Una mujer con carácter, una madre coraje capaz de dar la vida por sus hijos. Y jamás olvidaré a Cathy (Linda Hamilton) de la serie de La Bella y la Bestia. Aquel también fue un trabajo muy bonito. Bueno, y la doctora Megan Hunt (Dana Delaney) en El Cuerpo del Delito. Y Katherine (Dana Delaney) en Mujeres Desesperadas. No sé, hay muchos trabajos que me ha encantado hacer.

Quizás, por ser más actual y ser de una serie tan espectacular, me quedo con Lady Stark. Después he tenido la suerte de doblar a esta misma actriz, Michelle Fairley, en otras producciones. Ojalá me la den siempre.

Iván Jara: Dexter Morgan (Dexter), Howard Wolowitz de The Big Bang Theory, James (Pokémon), Garfio de Once Upon a Time, Stefan (Crónicas Vampíricas)… A quien quiero mucho es a Joshua Jackson, que hace de Pacey en Dawson’s Creek y de Peter en Fringe. A ese niño le doblaba mi madre y cuando empezó a ser más mayor ya le empecé a doblar yo. Casi siempre le he doblado yo y le tengo un cariño especial. Me pasa también con Dexter, que además Michael C. Hall y yo nos conocemos en persona.

Gusano Gris era un personaje muy complicado porque era un idioma completamente inventado. Menos mal que Antonio Villar se pegó un trabajazo, que lo sacaba todo fonéticamente, y como dicen que yo soy un buen imitador trataba de imitarlo lo mejor posible. Si oyes los takes en original y los míos, son muy muy parecidos y no se nota nada. También hay otros difíciles por su forma de hablar, que hablan muy rápido, a trompicones o que hacen paradas

Pepe Escobosa: Todos los personajes son importantes. Intento hacerlo siempre lo mejor posible con todo lo que me reparten. Si me tuviera que quedar con alguno… sin duda sería Arthur Shelby de Peaky Blinders, que lo hace Paul Anderson. Además he tenido ocasión de doblarle varias veces. Es un trabajo impresionante de todo el equipo de doblaje, del director… Es un trabajo especialmente difícil y bonito con un resultado estupendo. También hay un personaje que le tengo muchísimo cariño, que he hecho durante bastantes temporadas, que es el gran demonio Crowley, el Rey del infierno en Supernatural. Es un personaje que disfruté muchísimo. Otro es de la serie House of Cards, el personaje Doug Stamper. También es un personaje precioso del que he disfrutado durante varias temporadas.

De dibujos animados, por supuesto y por encima de todos Meowth. Por circunstancias, en los últimos años he tenido la oportunidad de hacer unos personajes muy especiales. Uno es Scrooge McDuck (El Tío Gilito). Es un personaje que estoy haciendo en estas últimas temporadas y es una gozada porque es de la infancia. Le tengo muchísimo cariño. Además, también hago a José Carioca y a una de las ardillas de Chip y Chop. Concretamente hago a Chop. Esos personajes son de cuando yo era pequeño. Al final he terminado doblándolos yo y me hace muchísima ilusión.

De videojuegos también es difícil. Hay veces que haces personajes más pequeños pero que son muy agradecidos. Yo me quedaría con el Dr. Nefarious de Ratchet and Clank por la dificultad que entraña. Es una voz complicada y la verdad que es un personaje difícil. También me quedaría con Cole MacGrath de Infamous. Últimamente me gusta mucho hacer a Lee Sin de League of Legends, un personaje muy agradecido también.

Llevan 23 años dentro del Team Rocket, unos personajes un poco «malévolos» pero muy queridos. ¿Qué suponen para ustedes Jessie, James y Meowth?

Amparo Valencia: Como comprenderás, Jessie para mí es como de mi familia. Llevamos 23 años juntas, y hemos pasado tantas cosas… Jessie es auténtica. También mandona, autoritaria, graciosa, artista, vanidosa, sensible… Tiene una personalidad que me encanta. Cuando voy a eventos y los chavales me dicen que he sido parte de su infancia y me agradecen mi trabajo con Jessie, porque la admiran, me siento muy feliz de poder hacerles felices a ellos. Adoro a Jessie.

Iván Jara: James es un alegrón. Para empezar, ya es como de la familia porque llevamos muchos años juntos. El Team Rocket siempre suele grabar a la vez, excepto ahora por el tema del COVID. Al final, es una manera de que nos veamos todos, ya que todos tenemos una vida tan ajetreada… Yo sé que cuando estoy en Pokémon voy a coincidir tanto con Amparo como con Pepe y eso es una alegría. Siempre te echas unas risas, nos metemos los unos con los otros, nos preguntamos por la familia… Cosas que ya se están perdiendo.

Antiguamente éramos una gran familia porque constantemente estábamos todos juntos en los mismos estudios y las mismas horas. Ahora va uno, graba y a lo mejor tardas un mes y medio en ver a tu compañero. Sin embargo, con Pokémon y el caso de James, me voy a encontrar con ellos de alguna manera. Normalmente lo hacemos juntos y es una manera de reencontrarnos, aparte de que le tengo mucho cariño a ese personaje porque son muchos años.

Pepe Escobosa: Efectivamente llevamos nada menos que 23 años doblando Pokémon. Muy bien cogido ese dato (risas). Qué te puedo decir… Es un regalo de la vida haber podido ser parte del Team Rocket y haber doblado a Meowth. Fíjate, 23 años haciéndolo… Siempre le estaré agradecido a Amparo Valencia (Jessie), como directora de Pokémon, por haberme repartido en su día a Meowth. Realmente somos como una gran familia. Quizá, antes era más divertido porque trabajábamos todos juntos. El Team Rocket, incluso en los tiempos en los que se trabajaba en banda, hemos intentado mantenernos los tres en el atril.

Siempre que hemos podido, el Team Rocket ha grabado juntos. Es mucho más divertido y dinámico. Es como si fuéramos una familia, empezando por Ash Ketchum (Adolfo Moreno), Brock (Javier Balas)… Desde el principio ha pasado prácticamente toda la profesión por Pokémon. Se nos ha ido gente, se ha incorporado mucha gente nueva… Una maravilla, un regalo de la vida haber podido doblar a Meowth.

El personaje de Giovanni también es muy chulo, a mí me gusta. Además, es un registro totalmente diferente de mi voz. Es un personaje que al principio yo no hacía, pero el compañero que lo doblaba lo dejó por circunstancias y lo cogí yo. Estoy encantado de hacer a Giovanni, pero Meowth es mi favorito sin ninguna duda.

¿Se sienten parte del personaje después de estar tantos años poniendo su voz? ¿Creen que han crecido profesionalmente con dichos personajes?

Amparo Valencia: Para mí, ese personaje es mío. Jamás podría oírla con otra voz que no fuera la mía. Ni siquiera la japonesa, o la inglesa. Sí, la considero mía y solo mía. Jessie es parte de Amparo Valencia. Y en cuanto a crecer con el personaje, pues en mi trabajo se crece con cada personaje que hagas. Claro que he crecido profesionalmente con Jessie, me ha enseñado muchas cosas. Doblar y adaptar del japonés es muy difícil al ser un idioma tan lejano al nuestro, y tantos años con ella me ha facilitado esa labor.

¿Les gusta que les reconozcan como los actores de doblaje del Team Rocket o prefieren que se valore todo su trabajo además de Pokémon?

Amparo Valencia: Cada personaje tiene su público. El de Jessie por lo general son los niños y adolescentes, y como ya he dicho me hace feliz verlos disfrutar cuando vamos a eventos y me piden autógrafos. Me dicen que represento a su infancia y que les he hecho pasar muy buenos momentos. Los eventos me cargan de energía con todo el cariño que me demuestran nuestros fans. Y me encanta que me valoren en otras producciones que son de público de más edad. Me gusta que se reconozca mi trabajo de todo tipo. En todos pongo el mismo esfuerzo y cariño.

Llevamos ocho generaciones de Pokémon y cada año nos traen cosas nuevas (series, películas, videojuegos…)¿Cómo ven a la franquicia en la actualidad?

Pepe Escobosa: La franquicia sigue bastante viva, sigue evolucionando constantemente cual Pokémon (risas). Después de tantos años sigue teniendo muchísima aceptación y difusión. Los últimos años hemos podido ir a varios eventos y encontrarnos con gente de muy diferente edad y generaciones. Eso significa que todo esto sigue vivo. Esperemos que sea para mucho tiempo.

Amparo Valencia: Yo veo que va viento en popa. Los chavales nos siguen en la TV, compran los juegos, se descargan las Apps,  Pokémon GO… Siguen fieles a Pokémon. La verdad es que yo nunca pensé que fuera a durar tanto, pero ahí estamos. Es posible que llegue mi jubilación y ahí sigan. Creo que tendrá su público siempre, porque muchos adolescentes y no tan adolescentes se han criado con nosotros y siguen enganchados a Pokémon. Espero que siga por muchos años.

Iván Jara: Yo creo que la franquicia sigue a tope. Una vez que han pillado el hilo no creo que tengan porqué parar o venir a menos. Sé que cada vez que vamos a una convención los stands de Pokémon son más grandes…

¿Han seguido el anime de Pokémon o han jugado a alguno de sus videojuegos? ¿Les gustaría trabajar en otros animes?

Amparo Valencia: No. No sigo el anime. No tengo ya edad  para eso. Si veo algún capítulo es por ver cómo ha quedado mi trabajo, pero no lo veo normalmente.  Tampoco tengo hijos, así que no accedo a ese tipo de televisión. Ni he jugado a sus videojuegos… No soy de esa generación. Jamás he jugado a un videojuego.

Y yo encantada de trabajar en animes. Ojalá me dieran el de Memorias de Idhún para arreglar el desaguisado que han hecho con él y poder compensar a su escritora, que sé que no está muy conforme con el doblaje a pesar de que ya estaban elegidas las voces. Supongo que los auténticos profesionales del doblaje habrían hecho un fantástico trabajo que ahora otros se van a cargar solo por ser actores de imagen «famosillos».

¿Cuáles son sus Pokémon preferidos y con cuáles se identifican más?

Iván Jara: Evidentemente, mis preferidos son los que suelo sacar yo como James. Esta temporada estoy sacando uno nuevo que no puedo desvelar cómo se llama. Tengo mucho cariño y muchos recuerdos de Snorlax, que nos dormíamos todos en la sala cuando salía hace años y grabábamos todos juntos con Brock, Misty y demás. Koffing también… en general los que suelo sacar yo.

Amparo Valencia: Mi Pokémon preferido es Wobbuffet, que lleva acompañándonos muchos años y ya es de la familia. Y ahora me encanta Mimikyu por lo misterioso que es. Me encantan las películas de miedo, y Mimikyu da mucho miedo.

Pepe Escobosa: Yo soy clásico. A mí me encantan Charizard, Blastoise, Growlithe, Ponyta, Raichu… Todos esos Pokémon de primera generación que eran muy bonitos. En verdad son los que más me gustan. Por supuesto, por encima de todos Meowth (risas).

¿Cuáles son sus hobbies fuera del doblaje?

Amparo Valencia: Mi hobby preferido es viajar. Me pasaría la vida conociendo nuevos países, pueblecitos, ciudades…. Y por supuesto el cine, teatro, espectáculos, musicales…Todo lo que tenga que ver con mi profesión. Me encanta el mundo de la interpretación. Es magia que nos hace volar a todos a otros mundos y a otras dimensiones.

Pepe Escobosa: Para mis hobbies soy muy clásico. Por supuesto la música, la lectura, el teatro, el cine… Todo muy clásico. Si hay algo que se salga un poquito de lo común entre mis gustos es que soy muy seguidor del Fútbol Americano (NFL) desde hace más de treinta años. Es un vicio oculto que tengo. Por lo demás, todo muy clásico. Por encima de todo, me gusta mucho la música. Todo lo relacionado con este mundillo.

Iván Jara: El surf, de una pasión, se ha convertido ya en un modo de vida. Yo no puedo pasar más de una semana en Madrid sin subir a surfear. Me da igual invierno, verano… Es una forma de desconexión, una forma de sentirme bien y libre en la naturaleza y en el mar. Dejarte mecer por el mar… Me encanta. Me meto muchos kilómetros para compaginarlo con el doblaje. A quien le gusta algo no tiene porqué ser un problema, te puedes hacer los kilómetros que sean.

También hago skate, escalada, subo a la nieve… Antes iba mucho a hacer snowboard, pero cada vez voy más a surfear en invierno y me olvido un poco de la nieve. Mantenerme en forma… Me gusta mucho el spinning. De hecho, me hice profesor de spinning hace años. Incluso ir en bici por el campo, así como los grandes recorridos. Me he hecho el Camino de Santiago unas cuantas veces, he cruzado los Pirineos… Intento no parar, el día que paras estás muerto (risas).

¿Qué importancia le dan a eventos multitudinarios como Japan Weekend, donde se reúnen personas con intereses comunes como el anime o el manga? ¿Ayudan a normalizar este tipo de aficiones y dar más visibilidad a sectores como su profesión?

Amparo Valencia: Para mí es un mundo que no deja de sorprenderme. Ya he acudido a varios eventos, como miembro del Team Rocket, y tengo que decir que de cada evento no he podido salir más contenta. Es muy divertido, en todos los eventos nos han tratado de maravilla. Hemos sido auténticas estrellas y sobre todo hemos salido de los eventos con las pilas totalmente cargadas después de recibir ese cariño tan inmenso que te transmiten los jóvenes y no tan jóvenes. Me parece estupendo este tipo de concentraciones. Prefiero esto, que los chavales se junten para disfrazarse y pasar un buen rato entrando de lleno en el mundo del manga, a que estén por ahí de botellón y desperdiciando su vida con hábitos poco saludables. La juventud debe divertirse sanamente y en estos eventos así lo hacen.

Iván Jara: Me encanta, cada vez voy a más. Por lo menos me invitan cuatro o cinco veces al año y suelo ir porque me encanta ir a ver a los chavales, firmarles unos autógrafos, hacerles alguna voz y tomarnos fotos… Por lo que veo, cada vez hay más y mejor montados. Los que he visto últimamente son espectaculares. Me encanta y me gustaría que siguiera habiendo muchos más. A ver si pasa todo esto y pueda haber otra vez reuniones. La próxima que me inviten allí estaré.

Pepe Escobosa: Le doy mucha importancia a este tipo de eventos. Me parecen muy buenos para normalizar este tipo de aficiones. A los eventos que he acudido me he encontrado con un ambiente muy bueno, con gente que en ese entorno está segura y se encuentra tranquila. Desde luego, también es una forma de visibilizar nuestro trabajo. Personalmente, en estos eventos me he encontrado muchísimo cariño de la gente. Cuando terminan, te quedas con muy buenas sensaciones porque te das cuenta de que, aunque solo sea por un rato, has hecho feliz a gente ese día. Sí le doy bastante importancia y creo que son muy buenos y muy sanos para normalizar todas estas aficiones.

¿Sienten el cariño de la gente que participa en este tipo de eventos?

Amparo Valencia: Como ya he dicho antes, siento un cariño inmenso. Los he visto llorar de emoción porque les he dado un beso y un abrazo, porque me he hecho una foto con ellos… Tanto cariño profundo, de tanta gente en tan solo unas horas, te deja plenamente feliz y se olvidan los problemas por completo. Seguiré yendo a eventos siempre que me lo pidan, porque para mí son una inyección tremenda de energía positiva.

Iván Jara: Por supuesto, menudos abrazos nos damos. Hasta se me sientan encima. A mí no me importa y colaboro en todo lo que puedo. Me hago mil fotos, me pongo sus disfraces, nos «vacilamos»… Me mola mucho.

Un consejo para todas aquellas personas que quieran ser actores de doblaje

Amparo Valencia: Todo aquel que quiera ejercer esta bonita profesión debe formarse. Como todo en la vida. Quien quiere ser médico debe estudiar medicina, pues para ser actor de doblaje hay que ir a una escuela de doblaje. Que las hay muy buenas, dirigidas por profesionales del doblaje, y con profesores que en la actualidad están trabajando. Profesionales como la copa de un pino. Pero cuidado, hay que elegir bien la escuela, que hay por ahí muchas estafas que te cobran un montón, te tienen años en la escuela y jamás sales adelante. Y los que dan las clases no tienen ni idea de la profesión. No os dejéis engañar.  Buscad escuelas de profesionales.

Iván Jara: Que se lo piensen dos veces (risas). En serio, que se preparen porque ahora mismo la gente viene muy fuerte, muy bien preparada y es la única manera de hacerte un hueco. Sobre todo, que tengan paciencia porque esto es una carrera de fondo. Que no piensen que en seis meses van a estar trabajando a tope. Y menos ahora, que me imagino que va a ver más de un varapalo para todos y también para nuestro sector.

Team-rocket-3

Actualmente estamos en una situación muy crítica debido al Coronavirus… ¿Cómo ha afectado la pandemia personalmente en cuanto a su profesión?

Pepe Escobosa: Esta situación tan tremenda que estamos viviendo nos ha afectado y nos está afectando a todos de una manera muy especial y a nivel emocional. En el confinamiento nosotros estuvimos confinados, como todo el mundo. Tenemos la suerte de estar trabajando ahora mismo. Por supuesto, los estudios y los profesionales hemos extremado las medidas de higiene y seguridad. Pero sí, nos está afectando a todos muchísimo. A todo el sector y a todos los sectores de la población en general.

Quiero aprovechar para mandar un mensaje de ánimo a toda la gente con esto que estamos viviendo. Quién nos iba a decir que íbamos a vivir esto… pero siempre hay que mirar hacia delante, tener esperanza y pensar que en algún momento esto se va a terminar. Y, sobre todo, que la gente se cuide mucho para cuidar a los demás también. Es muy importante que cumplamos las normas y entre todos venzamos a este «bicho maldito».

Amparo Valencia: El Coronavirus nos ha cambiado la vida a todos, por desgracia, y no nos queda más remedio que acostumbrarnos hasta que salga una solución para volver a la vida normal. En cuanto a mi profesión, hemos tenido que adquirir unas medidas de seguridad estrictas. Toma de temperatura al entrar en el estudio, limpieza de calzado, mascarilla obligatoria para todos, excepto el actor que está en ese momento en el atril grabando, distancia de seguridad, nada de besos ni abrazos… Algo que llevamos fatal porque en doblaje todos nos besuqueamos, abrazamos y nos queremos mucho. Lo llevamos muy mal.

Y respecto a la cantidad de trabajo, yo aún no he notado carencia. Sigue entrando trabajo, pero supongo que es trabajo terminado de antes de la pandemia. Quizás más adelante haya un parón por los meses que hemos estado confinados y por las dificultades que hay ahora para rodar. No sé, el Coronavirus no para de darnos sorpresas, pero esperemos que algún día nosotros se la podamos dar a él.

Iván Jara: Para empezar, nos dejaron encerrados a todos y ya cuando nos reincorporamos, a finales de mayo, con medidas de seguridad a tope como en todos los lados: tomándonos la temperatura, desinfección de manos, mascarillas, pantallas… Se dejó de usar el guion para que la gente no se apuntara las cosas y pudiera ser un foco de contagio. Se puso una Tablet, la cual hay que limpiar cada vez que sale un actor. Ponen un filtro a los antipop, cada actor tiene que ponerse y quitarse el suyo. El que trabaje con cascos se tiene que llevar sus propios cascos. En fin… Una serie de normas que había que hacer si queríamos arrancar.

Ahí estamos. La cosa va un poco más lenta, pero sobre todo seguridad. Imagínate que cae algún actor enfermo, todos los que estamos alrededor nos tenemos que confinar y es posible que cierren la sala o el estudio entero. Mejor que tengamos mucho cuidado.

¿Otros hobbies durante el confinamiento? Aquello que se ha convertido en un verdadero entretenimiento para ustedes

Amparo Valencia: Nada en particular. Supongo que como todo el mundo he leído más, he hecho más deporte, y he visto más series y películas. Y sobre todo he dedicado mucho más tiempo a mí misma, que eso es algo que aconsejo a todo el mundo. Esto del Coronavirus nos ha hecho recapacitar a todos y está claro que cada día hay que luchar por ser mejor persona, ayudar a los demás y cuidar del planeta, que si no se nos cabrea y nos envía estas cosas.

Iván Jara: Durante el confinamiento estuve unos días «más perro que niebla», no me quería ni levantar del sofá y estuve tres o cuatro días con el mismo pijama (risas).Un día me cambió el chip y me puse unas rutinas. Empecé a salir a correr o con la bici por las mañanas hasta las 10. Luego retomé la lectura, ya que hacía mucho tiempo que no leía porque veía mal, pero este año me he operado y he vuelto a la lectura como condición una hora y media todos los días. Cocinar, que me encanta.

Y luego, como tengo piscina en casa, hice un invento para atarme los tobillos y nadar quieto en el sitio. También tengo un saco para darle puñetazos, saltar a la comba… Tengo perro, con lo cual podía salir a la calle tres veces al día. Yo en casa tengo patio y por lo menos no he estado tan mal porque estaba al aire libre. Sobre todo eso, que me he reencontrado con la lectura.

¿Tienen proyectos cercanos o futuros de los que puedan hablar?

Pepe Escobosa: Aparte de mi labor como actor de doblaje, en los últimos años también he desempeñado las funciones de director de doblaje. He tenido la suerte de llevar algunos proyectos muy bonitos. El último, que precisamente se quedó a medias en el confinamiento, fue una miniserie que se llama White House Farm. La recomiendo a todo el mundo. Hicimos un trabajo estupendo y la serie está genial. Últimamente también he dirigido varios documentales muy interesantes para Netflix. En este momento estamos arrancando una nueva temporada de Chicago Med, que la llevamos tanto Ana San Millán, que es mi compañera, como Javier Balas y yo. Con este proyecto tenemos capítulos por doblar hasta febrero de 2020, por lo menos.

Siempre pendiente de lo que pueda salir tanto de dirección como de actor. Y también de que vengan más capítulos y más temporadas de Pokémon. Yo especialmente estoy deseando que podamos empezar a doblar la sexta temporada de Peaky Blinders.

Iván Jara: Empecé una serie nueva para Netflix, pero no puedo contar más. Ahora tengo cosas empezadas, pero nuevo no está llegando nada. Llegará, pero no sé cómo se apañarán para poder rodar. Lo que he empezado nuevo es de dibujos animados y lo que he estado haciendo en estos momentos también: American Dad, Pokémon¡Ah! Y también compito en campeonatos de surf.

¿Algún sueño o reto que les pueda quedar por cumplir?

Pepe Escobosa: Siempre hay retos por delante. Desde luego, profesionales realmente cada día. Ir a trabajar, intentar superarte, ya sea como actor en el atril o como director en la mesa. Siempre hay proyectos por hacer. En este momento, mi mayor sueño y deseo, y creo que el de la mayoría de la sociedad, es que esto se solucione cuanto antes para poder volver a nuestra vida más o menos normal que teníamos antes. Que podamos volver a darnos abrazos y besos, irnos a tomar algo juntos… Ese es mi mayor sueño en este momento. Lo que más deseo. Insisto, cuidaos mucho. Hay que tener ánimo, esperanza… pero hay que cuidarse mucho para cuidar a los demás y así entre todos superar este momento tan complicado que estamos viviendo.

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.