Sumo-portada

Una de las referencias más representativas de la cultura japonesa

El sumo es un deporte de lucha libre que consiste principalmente en que dos luchadores (rikishi) se enfrenten hasta derrotar al otro. Este combate tiene lugar en un área circular. Es de procedencia japonesa y, aunque es un deporte, está repleto de características únicas y muy curiosas, incluyendo rituales asociados al sintoísmo tradicional, lo cual lo convierte un espectáculo muy especial para todo tipo de personas.

Orígenes e historia del sumo

Las leyendas japonesas antiguas cuentan que el primer combate de sumo tuvo lugar hace aproximadamente 2500 años, y en él lucharon los dioses Takemikazuchi y Takeminakata para decidir la posesión de las islas niponas. Ganó el primero, que cedió el territorio a los humanos para que éstos lo gobernasen.

Los primeros documentos escritos que registran este deporte, recopilados en el Nihon Shoki (Crónicas de Japón) se remontan al año 720 D.C, en los cuales se escribe que el primer combate de sumo ocurrió en el año 23 A.C. El emperador de aquel momento, Suinin, pidió a Nomi no Sukune que luchara contra Taima no Kehaya. El primero derrotó al segundo con varios golpes en el estómago que acabaron matándole y, desde entonces, se conoce a Sukune como padre del sumo.

El primer combate que realmente ha sido documentado históricamente y ha podido comprobarse fue en el año 642, cuando la emperatriz Kogyoku ordenó a sus guardias que practicasen sumo para entretener a los invitados coreanos de la corte que llegarían al país.

Sumo-1

A partir de ese momento, se conoce que los luchadores de sumo combatían como entretenimiento para la corte.

Aparecían como espectáculo en eventos importantes como la coronación de un nuevo emperador. Al sumo en presencia del Emperador se le conoce como tenranzumo, que a pesar de seguir utilizándose ha ido cambiando sutilmente con el paso de los años. Un ejemplo de estos cambios es que la entrada al área de combate, o dohyo, se realizará sin dar en ningún momento la espalda a la figura imperial.

Aproximadamente un siglo después, durante el reinado del emperador Shomu se desarrolló lo que hoy se conoce como sechiezumo, una práctica que consistía en practicar el sumo en los jardines de Palacio durante la festividad llamada shechie. Gracias a este evento, el sumo pasó a ser considerado un ritual en el cual se rezaba por la paz y la prosperidad de la sociedad en Japón.

Por fin, en el siglo IX, durante el reinado del emperador Saga, el sumo pasó a considerarse un arte marcial. Se fomentó su práctica y se concretaron las reglas básicas de manera concisa, además de refinarse las técnicas que podían utilizarse.

El establecimiento del área de combate se produjo en el siglo XVI. Se cuenta que un noble de la época, que era muy aficionado a este deporte, decidió organizar en su palacio un torneo de sumo en el que participarían aproximadamente 1500 luchadores. Hasta este momento, el espacio de competición lo delimitaba el publico, que formaba un círculo alrededor de los rikishi.

Sin embargo, en este torneo serían tantos que se decidió delimitar el espacio pintando en el suelo. Actualmente el área circular en el que se lucha está delimitado por una gran soga de arroz enterrada en arcilla, conocida como tawara, y el espacio es de 4 metros y medio de diámetro.

Reglas y características del sumo

Aunque este arte marcial parezca muy complejo al observarlo, debido a la cantidad de rituales que se siguen antes de comenzar la lucha, en realidad las reglas del sumo son muy simples: el primero en tocar el suelo con alguna parte de su cuerpo exceptuando los pies, o que salga del área delimitada del dohyo, pierde.

Esto deberán conseguirlo a base de empujones y agarres, pero están terminantemente prohibidos los golpes, estrangulamientos, luxaciones articulares y demás. Hay entre 80 y 90 tácticas diferentes para conseguir ganar al oponente. Un luchador puede ser eliminado si pierde su mawashi (la única prenda de ropa que llevan los competidores, hecha de seda y que pesa alrededor de 4 kilos)

En el periodo Edo se estableció algo que sigue vigente hoy en día: los luchadores viven colectivamente en lugares especiales en los que siguen un entrenamiento adecuado a este arte marcial, incluyendo formación (teórica y física) y alimentación, así como disciplina. Estos lugares se conocen como heya.

Sumo-2

Para que un nuevo luchador pase a ser considerado como mae-zumo, debe pasar con éxito al menos un torneo.

Si el nuevo luchador es extranjero, debe pasar con éxito dos torneos, su tiempo de preparación es superior que el de un nipón ya que, además de la formación que recibe el resto, deben recibir clases del idioma japonés y la cultura.

Los requisitos mínimos para entrar al mundo del sumo son medir, al menos, 1,70 m y pesar 75 kg. No se hace distinción entre el peso y la estatura de los luchadores que se enfrentarán, no hay categorías diferentes, por lo que se considerará que el ganador lo habrá conseguido gracias a su propio esfuerzo.

Por si quedaba alguna duda, no se permitía a las mujeres participar en este arte marcial, pero sobre este punto escribiré un poco más adelante ya que existen algunas novedades en el mundo actual.

Banzuke

El banzuke es, como tal, la clasificatoria. En todas las categorías (excepto en las tres superiores) se disputan 7 combates en cada torneo, y deben terminar con una media positiva para pasar a la siguiente.
Hay varios rangos en el banzuke:

  • Banzuke-gai: se conocerá de esta manera a aquellos luchadores que ya hayan competido, pero que no formen parte del banzuke debido a motivos como el impedimento de poder luchas por una lesión, enfermedad, o similares. Estas personas tienen aún la intención de seguir compitiendo, por lo que se les tratará como a aquellos que se inicien en el sumo.
  • Mae-zumo: se considera la etapa previa a entrar realmente en la clasificatoria. Es el momento de los «novatos», por donde tienen que pasar todos antes de poder aspirar a ser realmente rikishi. Como hemos dicho anteriormente, no pasarán al siguiente escalón hasta ganar, al menos, un torneo.
    Se presenta de manera oficial antes de la competición a los nuevos luchadores sobre el dohyo. Tras esta presentación, se enfrentan entre ellos en pequeños y rápidos combates que son importantes ya que, según los resultados que obtengan en este momento, se establecerá el orden de participación en el torneo.
  • Jonokuchi: se considera, ahora sí, parte del banzuke. Es la categoría más baja, pero forma parte del mundo del sumo profesional. Aunque los números dependen de múltiples factores, en esta etapa suele haber entre 50 y 100 luchadores.
  • Jonidan: la quinta categoría del banzuke. Se llega a ella, como es lógico, habiendo terminado con resultados positivos el torneo en el que se compite siendo jonokuchi. Es la categoría más amplia dentro del sumo, hay más de 200 participantes y a muchos les cuesta pasar a la siguiente fase debido a la gran variedad de participantes a los que deben enfrentarse. Muchos se queda, de alguna manera, «estancados» en esta etapa.
  • Sandanme: la cuarta categoría. En esta etapa, las competiciones comienzan a tener un nivel bastante avanzado en cuanto a dificultad, y muchos no llegan a pasar jamás de esta clasificación. Algunos de los participantes de este rango han descendido de niveles superiores, por lo que puede que tengan una gran experiencia en el sumo. Hay unos 200 participantes.
  • Makushita: en esta categoría, el número de participantes es de 120. La lucha se vuelve muy intensa, pues están a las puertas de entrar en la élite de los luchadores y poder ganar un salario mensual fijo. La diferencia entre los makushita y los luchadores de categorías superiores, es que estos deben continuar sirviendo en el heya a los sekitori (de esta manera se conoce a los luchadores que forman parte de los tres niveles superiores de la clasificatoria)
  • Jūryō: es la primera categoría en la que los luchadores obtienen un salario fijo mensual de 1.000.000 de yenes (8.604,43€) . Cuenta con solo 28 integrantes.
    Al llegar a esta fase obtienen bastantes privilegios, por lo que se puede explicar el nivel tan duro de competición de la etapa anterior por llegar aquí: se les considera finalmente sekitori por lo que dejan de realizar las tareas del heya, son los primeros en sentarse a comer, tienen habitación propia e, incluso, pueden optar por casarse y tener un apartamento propio si así lo desean.

    A partir de este momento, para subir de categoría se realizan 15 combates por torneo en lugar de los 7 a los que se enfrentaban en etapas previas.
  • Makuuchi: en esta categoría se encuentran solo 42 luchadores. Es la máxima categoría dentro del mundo del sumo y el único nivel en el cual se dividen los luchadores (yokozunaozekisekiwakekomusubi y maegashira). Encontramos el rango más bajo, maegashira, en el cual los competidores ganan un salario de 1,3 millones de yenes al mes (1.1199,23 €), y el más alto, yokozuna, en el que se ganan 3 millones de yenes mensuales (25.842,57 €)
  • Yokozuna: llegar a este nivel es lo más prestigioso en el mundo del sumo. Aunque forma parte de la clasificación de makuuchi, es tan importante que merece considerarse a parte. Para llegar a yokozuna, el luchador no solo tiene que ganas dos torneos consecutivos, sino que será nominado por un comité dedicado a recomendarle, o no, a la Asociación de Sumo, que serán quienes determinen finalmente si lo consigue.
    Por el momento, solo han existido 72 yokozuna en la historia del sumo.
Sumo-3

Como se puede observar, aunque el sumo parezca un deporte bastante simple, en realidad está formado por una gran cantidad de reglas y categorías que lo convierten en algo muy interesante.

Esto, sumado a los rituales de procedencia sintoísta que se llevan a cabo durante los torneos (y de los cuales se podría hablar incluso en un nuevo post, ya que es otro tema muy extenso) lo convierte en un mundo complejo dentro de las artes marciales.

El único punto negativo: ¿dónde están las mujeres?

Sumo-4

Si bien es cierto que el sumo procede de tiempos muy lejanos en los cuales no estaba bien visto que las mujeres realizasen deportes, también debería señalarse que hemos avanzado muchísimos siglos y las sociedades han avanzado.

Antiguamente las mujeres tampoco competían en muchísimos otros deportes en los cuales, hoy en día, sí están presentes y hay grandes profesionales dentro de ellos (por ejemplo, taekwondo) Sin embargo, ¿por qué en el sumo esto no se permite? Es uno de los pocos puntos negativos que señala la sociedad japonesa, cada vez más consciente de que es algo totalmente machista que debería cambiar, pues muchas mujeres desean entrar en este mundo.

Por este motivo, y por suerte, las reglas del sumo están cambiando muy poco a poco. Hay un número bajísimo de luchadoras todavía, por lo cual aunque el asunto mejore lentamente, al menos no se quedó estancado y se abren las puertas, finalmente, en este arte marcial hacia un camino más igualitario entre ambos sexos.

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.