Guerra y crueldad en Teherán

La crueldad de una guerra interminable al alcance de nuestra mano

Vivimos en la era de la información (o desinformación, según como se mire), y aunque a veces parezca que tengamos cualquier recurso histórico al alcance de nuestra mano, novelas gráficas como de la que hablaremos hoy nos demuestran que no siempre sacamos algo de lo que aprender de ello.
Persépolis, de Marjane Satrapi, es una novela autobiográfica que nos cuenta la historia de una niña iraní afincada en Teherán a comienzos de los años 80 (el inicio de la Revolución Islámica) y como toda una generación tuvo que adaptarse a la nuevas leyes impuestas por el régimen iraní de aquel entonces.

Si estás metido en el mundo de la novela gráfica y el cómic es fácil que te hayas encontrado con este título en más de un ranking de mejores obras de este tipo o quizás en la colección de algún colega (si eres un lector de buen gusto, probablemente ya esté en tu colección), y no está de más decir que su participación en dichos ránkings es más que merecida.

La realidad como factor de suspense

Guerra y crueldad en Teherán

Con un argumento tan real como duro y una narrativa suave y de fácil lectura, Persépolis nos invita a conocer en primera persona el dramático día a día de toda una sociedad que se ve obligada a cambiar su vida para adoptar una rutina impuesta por un estado a quien el pueblo iraní no votó. Además, conoceremos de primera mano la evolución física y mental de la pequeña Marjane teniendo que lidiar con los cambios impuestos en su país a las mujeres (como llevar el velo o no poder salir de casa sin compañía de un hombre) como con los cambios de una nueva sociedad al verse obligada a emigrar por culpa de la guerra. Un conflicto bélico que cómo sabemos, sigue en Irán hoy en día.

Independizarse nunca es fácil: cocinar, hacer la colada, pagar las facturas… Pero imagínate si esto lo tuvieras que hacer porque huyes de una guerra, un país nuevo, con una cultura nueva, un idioma nuevo, sin conocer a nadie y habiendo dejado a tu familia atrás. La ya no tan pequeña Marjane tendrá que enfrentarse a su nueva vida en un país en donde la espiritualidad y sobre todo la sexualidad no se viven de la misma manera que en Irán.
Obras como «Maus» usan el factor «dosis de realidad» como baza principal de su argumento, pero en este no se trata un tema tan bien sabido cómo la segunda guerra mundial. Es por eso que en Mentero consideramos que esta es una buena obra para leer hoy en día, ya que se nos informa en primera persona de un tema como el conflicto de Irán con Irak o de Irán con los Estados Unidos, el cual está muy de moda ahora mismo.

Arte, menos es más

Guerra y crueldad en Teherán

En cuanto al apartado visual, entendemos que hoy en día se hagan muchas re ediciones de clásicos del cómic en blanco y negro en parte por culpa de obras como Persépolis. Su viñeteado grande y cuadriculado acompañado del blanco y negro a 2 bits nos ofrecen una imagen clara y concisa de lo que la narrativa nos quiere transmitir, a parte de que este estilo artístico nos ayuda a sumergirnos en el ambiente supresivo y turbio de la Irán de los años 80, cosa que se agradece, la correlación arte-guión no es algo que siempre está presente en las novelas gráficas.

Por otro lado, si es cierto que su estilo simplista en ciertos momentos de la obra se hace un poco monótono al ser básicamente «siempre lo mismo». Pero tenemos que admitir que este hecho no prevalece al de que este tipo de arte le viene muy bien a un argumento tan duro y extenso como el de esta novela autobiográfica, pues un estilo artístico más extravagante nos podría haber dificultado la comprensión de la narrativa.

Clásico de la novela gráfica

La primera edición de Persépolis se lanzó en el año 2000 y hoy en día se siguen sacando ediciones año tras año (vamos por la décima) debido a la demanda que sigue teniendo. Y como mencionamos antes, no es un rumor infundado: Persépolis es una obra maestra. Su autora lo escribió para volcar la frustración que sentía al ver el desconocimiento que había en occidente sobre su país natal y en parte para volcar su propia frustración por la vida que había llevado, y en la humilde opinión de un servidor, así es como se crea el auténtico arte.
No sólo es una buena novela por tener un buen argumento y un arte bonito, lo es por ser una de esas obras que nos hacen ponernos en la piel de otra persona y comprender las situaciones terribles en las que se encuentra la gente a unos no tan largos kilómetros de nosotros.

En resumen, es una novela que nos hace crecer en empatía, y cualquier intento de hacer crecer la empatía de nuestra sociedad es poco, a parte de aclararnos las eternas dudas que el ciudadano de a pie tiene sobre Irán, ese país tan misterioso. En Mentero no creemos que haya mejor momento para leer esta gran obra que ahora mismo, ya que parece que la tercera guerra mundial se nos viene encima, por lo menos tendremos que saber el porqué, ¿No?.

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.