Comic-portada

El sentido siempre está fluyendo, pero cuándo actúa jamás se desborda

Portada de una de las ediciones del TBO. Nostalgia e incomodidad por igual

Todos sabemos perfectamente lo que es un cómic. Seguramente tengamos alguno, habremos leído unos cuantos (algunos más que otros), y nos hayamos permitido la confianza de solicitar o prestar alguno. Sin embargo, todos sabemos que el cómic varía, según como lo nombremos.

No es lo mismo un cómic, que a fin de cuentas narra una historia o una «historieta» (si nos fijamos bien la palabra empleada ya implicaría un rango despectivo en relación a una historia), que cualquier otro tipo de medio visual empleado a lo largo de la historia para narrar algo, como por ejemplo novelas y filmes. Por otro lado, nos encontramos con el tebeo (un término muy arraigado en España, proveniente de la revista TBO) que además de indicar que algunos ya tenemos bastantes años, se relaciona inmediatamente con niños, y no tan niños, que buscan una lectura liviana.

Finalmente, los entendidos de la materia no leen cómics, leen novelas gráficas. ¡Y ojo! Que aquí estamos equiparando aquello que para algunos era una historieta a literatura en toda regla. Tampoco podemos olvidar a los más sibaritas que no leen una historia ni una novela, sino que se deleitan estéticamente de una experiencia emotiva y sensorial fruto del arte gráfico secuencial.

Significados mutantes

«mi cuñado dice que poner un gráfico siempre da más razón»

Si no tuviéramos suficiente confusión con todas estas corrientes y flujos de significado que fluyen entre los diferentes grupos sociales, tenemos que añadir la mutación temporal.

Nada es permanente, y el significado tampoco lo es. Lo que antaño era una afición para niños, gente inmadura, y grupos marginados, ahora es una moda.

Vivimos en una sociedad industrial y por tanto el cómic es una más de las opciones de ocio que proporciona el sistema capitalista. Y no solamente hablamos de producción, distribución y venta de volúmenes físicos u online, hablamos de todo una gama de productos relacionados, que van desde juguetes, ropa, chapas, y cualquier otro elemento material que permita a cualquier otro miembro de la sociedad distinguir a un consumidor de cómics.

En este sentido ya ni tan siquiera es importante leer una obra, tan solo que algún elemento te pueda distinguir dentro del grupo frente a otras opciones.

Aficionado común al shojo

Mi cuñado siempre dice que una poner una gráfica siempre da más razón

Ser un friki, es considerado como algo positivo, o desde luego, un elemento de valor añadido (y eso regala los oídos de muchos hoy día, especialmente del gremio). ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Es necesario aclarar que en toda sociedad industrial, la principal distinción entre grupos sociales, la proporciona la elección del ocio, y el ocio es la acción mediante la cual los distintos grupos se ordenan en la estructura social.

Por ejemplo, todos nos hemos sentido en alguna ocasión excluidos o identificados como parte de un grupo, compuesto con completos desconocidos, por compartir todo un mundo de significados y experiencias comunes entorno a algo que consideramos como una elección libre de ocio. Aquí, se evidencia la importancia de los congresos y convenciones, y de todos los dispositivos estéticos que empleamos y que nos identifican como parte cuando acudimos a tropel a estas reuniones.

En Bourdieu está todo

Del mismo modo, se nos hace imposible en imaginar a ciertos grupos sociales realizando diferentes actividades de ocio. En estos casos se emplea el típico ejemplo de un obrero jugando a Polo. Para ser originales, imaginemos a una monja jugando con unos mafiosos a la ruleta rusa con un revólver .

Todo normal. Sigue leyendo

Ojo con estos ejemplos, pues para entender bien la dinámica debemos considerar lo siguiente: ¿cómo sabemos que una escena no encaja?

¡Bingo! Se trata de la estética. No nos alarmará ver a una monja con revólver jugando a la ruleta rusa si esta no va vestida con hábitos. De hecho, nos sería completamente imposible distinguirla del resto del grupo.

La única forma que tendríamos para saber que esta amante del riesgo es una monja sería que ella misma nos lo dijera y que nosotros la creyéramos.

En el caso del obrero dependerá en si ha ido a jugar vestido con su mono de trabajo o con la ropa de hípica (pija) adecuada. Si esto nos parece gracioso es porque resulta absurdo en nuestro proceso de significación. En cualquier caso siempre encontraremos difícil que un obrero, sin un sueldo elevado pueda permitirse aprender o simplemente adquirir el gusto por el Polo.

Y que me aspen si descubrimos que pinta una monja con unos mafiosos y de dónde narices ha sacado un arma. Lo que podemos concluir sin duda es que las palabras son importantes. Mejor dicho, «nuestras palabras» son importantes. Y si hay un «nuestras» habrá un «de otros».

Conclusión

¿Todo esto os suena a chino? Por un motivo elegí emplear una cita del inmemorial Tao Te King de Lao Tsé para empezar el ensayo. El significado de las palabras cambia con el tiempo, pero no debemos olvidar que estas dentro de un lenguaje cumplen una función.

«No tenéis ni puta idea del verdadero camino del TAO» (Ignatius Farray)

Como muchos habréis deducido a estas alturas, las palabras tienen poder. Pero no nos debemos dejar confundir con la metáfora. Las palabras en tanto que están (se dicen, se emplean) y no son (no están ahí por sí mismas), no pueden ostentar poder sino que mediante ellas «unos» ejercen poder mediante ellas. A fin de cuentas, el poder viene a ser la capacidad de establecer significados compartidos por los otros.

La narrativa gráfica secuencial, o como nos referiremos desde más adelante, cómic, ha contado a lo largo de la historia un desarrollo y una influencia tan grande que partiendo desde grupos marginales ha alcanzado una influencia enorme en todas las facetas de nuestra sociedad.

Durante los siguientes ensayos que publicaremos en esta revista mostraremos cómo se desarrollaron estos interesantes procesos de envergadura mundial y cómo contribuyeron a cambiar la sociedad que les parió.

Si os ha gustado el artículo no olvidéis visitar nuestra sección de cómic aquí.

, , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.