Wolfwakers-animación

De la mano del estudio Cartoon Saloon, nos llega su última película de animación 2D, acompañada de unas críticas muy favorables

Wolfwalkers (2020) nos llegó este pasado 11 de diciembre de la mano de la plataforma Apple TV, y por el momento solo está disponible en esta. El proyecto llevaba desde 2017 desarrollándose hasta que en octubre, la plataforma rompió el silencio anunciando tráiler juntamente con la fecha de su llegada.

Con esta película se completa la trilogía de Tom Moore y Ross Stewart, relacionadas profundamente con la mitología irlandesa. Su producción empezó a destacar en su segunda entrega, Song of the Sea (2014), pero su inicio sería con The Secret of Kells, estrenada en 2009. Las tres destacan por su especial estilo de animación 2D y por recrear diferentes épocas de Irlanda, añadiendo su mitología y la mitología celta.

Sinopsis

Situada en una Irlanda del 1650, donde las supersticiones y la magia abundaban con suma naturalidad. Robyn, la hija de un cazador inglés, decide ayudar a su padre a exterminar los lobos que acechan en esa región. Sin hacerle caso, se adentra en el profundo bosque donde acaba conociendo a una chica misteriosa que se encuentra conviviendo con los lobos.

Una animación llena de magia

Cartoon Saloon siempre se ha caracterizado por tener una animación un tanto especial, con un estilo personal muy propio. Wolfwalkers no ha sido una excepción.

En comparación a otras grandes industrias, este estudio de animación parte desde lo más tradicional y lo exprime al máximo, brindando todo el potencial ofrece. Y luce de ello en cada escena, en el mejor sentido.

La animación es fuerte, con trazos gruesos, aun así su resultado es limpio y bonito en cada plano; si se para en cualquier momento de la película, no deja de perder esta magia. Es un diseño que se piensa y se cuida hasta el más mínimo detalle.

Es una historia mágica, de corte histórico, basada en un mito irlandés que se acerca sobre las diferentes creencias que hay sobre los hombres lobos pero se aleja a su misma vez. Rebosa de originalidad y suma belleza. Los colores recuerdan a ciertos libros de cuentos. Hay momentos donde se puede sentir la magia celta fluir por la película. Se puede sentir el cariño y la dedicación de quienes la han creado.

Hay una diferencia clara entre los dos escenarios principales del film: el bosque es cálido, vívido y brillante, acompañado de líneas audaces y bonita música, mientras que la ciudad es geométricamente recta, con colores grises y oscuros.

No solamente la animación, sino que los diferentes planos la acompañan, aportando más narratividad y expresión. El ordenador lo han usado, en todo caso, para añadir ciertos efectos de luz, solo para completar este maravilloso y completo cuadro en movimiento.

Cartoon Saloon sin duda se aleja mucho de los estándares establecidos por otros estudios como Disney, Dreamworks o Pixar, tanto de estética, tono y temáticas, como ahora pasaremos a observar.

Wolfwakers-animación

El precioso mensaje

Wolfwalkers (2020) tiene y deja varios mensajes, todos ellos muy importantes en la actualidad, pero todos ellos son reforzados por uno solo: la importancia de la amistad.

Se explora y se acompaña durante todo el film el tierno vínculo que se forma entre Robyn y Mebh. A través de ellas, vemos los daños que causa la discriminación y lo malo que son los prejuicios, además que hay que aprender a confiar y amar aquellos que son importantes para nosotros.

El cuidado del medioambiente y de sus animales es también otro de sus mensajes de carácter más principal. Se trata de una batalla entre el hombre y la naturaleza usando como punto de partida la colonización de Irlanda por parte de los ingleses. Nos deja un mensaje claro sobre la importancia de respetar la naturaleza y otras culturas.

El reparto de la versión original formado por Honor Kneafsey, Eva Whitakker, Sean Bean y Maria Doyle Kennedy le acaban de dotar esa expresividad y potencia necesaria para acabar de transmitirlos. Cada uno de los personajes están perfectamente diseñados acorde a su personalidad. Los viajes (tanto físicos como interiores) de las dos protagonistas son un mar de vida.

La música de Bruno Colais y del grupo Kíla es otro elemento que acompaña magníficamente con las preciosas imágenes otoñales y la narración de la historia. Destacar la canción Howls the Wolf sobretodo.

En definitiva, la película de Moore y Stewart es una historia sobre la amistad, el amor y la valentía contada a las mil maravillas y con unas imágenes imposibles de olvidar.

Conclusión

Hace tiempo que escuchaba hablar sin cesar sobre esta película, estrenada hace relativamente poco, pero que no ha dejado de resonar en ningún momento. Y justo, hace unos días, la anunciaron como una de las nominadas para los Globos de Oro.

Y es que, se merece cada uno de los premios que ha ido recogiendo y recogerá en un futuro no muy lejano. Wolfwalkers ha roto esquemas y ha logrado posicionarse entre las candidatas de uno de los premios más importantes del mundo, compitiendo con Disney, Pixar y Dreamworks.

Es una historia verdaderamente preciosa, con unos mensajes muy bien transmitidos y muy importantes, a la vez de ser original, viva y muy intensa. Puede hacer recordar bastante a Studio Ghibli, sobre todo con películas suyas como La princesa Mononoke o El Castillo Ambulante (tanto en ciertos tonos de la animación como el potente mensaje detrás).

Puede ser que a simple vista no resulte atractiva para los más pequeños, acostumbrados a animaciones totalmente diferentes y menos ¿profundas? pero es muy recomendable tanto para ellos como los adultos. Si hay que ver una película de animación este año, que sea esta.

Quizá la única pega es que actualmente solo esté disponible en una plataforma, pero es cuestión de tiempo que llegue a manos de Netflix o Prime Video. Y quién sabe, quizá algún cine decida estrenarla para la gran pantalla, es sin duda algo que bien se merecería.

¿A qué esperas para verla?

Puntuación personal: 9’5 /10

Si te gusta el cine, puedes encontrar más críticas aquí.

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero