Sexo y violencia a raudales

Enfrentarse al visionado de ciertas películas no siempre es sencillo por parte del espectador, menos aún si sumamos a la ecuación ciertos directores que lo hacen aún más complicado. Cada vez que nos sentamos para ver un film debería suponer todo un viaje para los sentidos, dejarnos llevar y caer ante lo que su director nos propone, como el que va en canoa arrastrado por la corriente. El flujo debe de ser mutuo, un feedback de emociones varias, donde nuestras percepciones se vean alteradas por el relato que se nos presenta ante nuestros ojos. Esto desde luego no siempre ocurre, siendo sin duda lo más complicado a lo que un cineasta se ve expuesto, por lo que si no lo llega a conseguir probablemente su intención queda anulada, vacía o hueca, cayendo en el olvido tempranero de nosotros los expectantes espectadores. Esta máxima es, en mi opinión (la de impactar a toda costa) el objetivo número uno del director canadiense David Cronenberg, donde cada film suyo se impregna de locura malsana, retorcidas ideas que explotan en nuestras cabezas (aquí risas enlatadas) consiguiendo, en la mayoría de las veces, su propósito, aunque no siempre de forma positiva, pero la intención es lo que cuenta. Hoy quiero hablar un poco sobre su películaVideodrome”, sin duda una de sus películas más recordadas en una filmografía llena de títulos reconocidos entre los aficionados a la ciencia ficción.

Producción y actores

Este film llegó a las pantallas de cine en el año 1983, el guion corrió a cargo del propio David Cronenberg, (nadie tiene una mente tan enferma como para crearlo) o eso creo yo. En principio el nombre del film era “Network of blood” Como actores principales tenemos a James Woods (Max Renn) cuya carrera ya era larga aunque todavía un semidesconocido para el público en general. En su haber tenía films recomendables como “La noche se mueve” (1975) “La patrulla de los inmortales” (1977) Se le suma Deborah Harry (Nicki Brand) sobra decir que esta mujer era la líder del grupo Blondie, que ya había salido en films como “Union City” y “Rodie” ambas de 1980. Sonja Smits (Bianca O´Blivion) Leslie Carlson (Barry Convex) actor con dos estupendas pelis a sus espaldas “Perturbado” (1974) y “La mosca” (1986), también de Cronenberg. La producción se llevó a cabo con casi seis millones de dólares de presupuesto. Se filmó en Ontario Canadá, entre el 19 de octubre y el 19 de diciembre de 1981.

Argumento

Max Renn es el propietario de una pequeña cadena de televisión de nombre Civic TV, que emite porno enfermizo y sado, pero ya cansado de esto quiere todavía ir más lejos y encontrar material realmente duro y chocante que impacte al espectador. En estas está, cuando llega a su poder un extraño programa llamado Videodrome. Estas imágenes que le llegan poco a poco irán repercutiendo en su vida, tanto que una malsana obsesión empieza acrecer en él. A su vida entra también una mujer, en apariencia sencilla, y que despierta en él una atracción desmesurada. Al final, se da de bruces con la realidad que esconde Nicki Brand tras su dulce máscara. Conocido como la “nueva carne” la vida de Max Renn irá tornándose en una existencia casi malsana y que se dedica a intentar llevar a la gente el mensaje que ese programa intenta controlar.

En conclusión

La televisión ya se nos presentó desde otro enfoque en la imprescindible “Network, un mundo impecable” (1976) dirigida por Sidney Lumet. Esta se nos presentaba como una sátira y destilaba más profundidad en su análisis de la repercusión que la caja tonta estaba llevando poco a poco a la gente de la calle. Una mirada en profundidad llena de verdades, que a día de hoy podemos ver claramente en lo que manipula, adormece y sugestiona a la audiencia. Pero eso es otro punto de vista, más adulto por así decirlo. El film de Cronenberg, “Videodrome”, lo hace desde la locura, la confusión de la realidad, la obsesión y el control mental, desde un punto de vista de ciencia ficción, que no deja de tener su realidad en su fondo, solo que el vehículo es más extraño y confuso por el canal que se nos transmite. El film consigue transmitir ese punto inicial de interés que todo espectador busca, complicidad con la propuesta, personajes interesantes, que saben transmitir sus inquietudes, y, sobre todo, una atracción desde que aparecen en pantalla. Todo un viaje a la identidad que intenta Cronenberg impregnar en todas su obras se ve plasmado de nuevo en Videodrome.

 

Las señas de identidad de Cronenberg

VideodromeLa puesta en escena es también clave en ofrecer ese aire especial, que pretendía conseguir Cronenberg con su propuesta. La fotografía, corrió cargo de  Mark Irwin (colaborador habitual del director) que en su haber tiene otros films como “Bat 21” (1988) “El terror no tiene forma” (1988) o “Robocop 2” (1990) La música del film corre a cargo de Howard Shore, compositor también canadiense (como Cronenberg) que ha realizado trabajos en muchas de sus películas. Por desgracia para mí, a medida que el film avanza, se va perdiendo en sí mismo en querer transformar una idea inicial, más que interesante, en un batiburrillo de imágenes y secuencias en la que solo intenta impactar dejando de lado un poco el discurso principal. Entramos pues en el terreno donde, quizás, se pierde el director en muchos de sus films, aunque pueda resultar   paradójico, también es su seña de identidad. Con todo, es sin duda una película interesante, que propone algo ya visto en su fondo pero no en su forma. Un viaje alucinógeno que destila suciedad, momentos impactantes y una carrera hacia la locura que no tiene fin. Una cascada de agua a los que los muros de piedra no pueden contener y que termina por llegar al final del camino entre piedras y fango un poco a contracorriente. Eso es  todo desde mi rincón favorito.

Valoración

Guión: 6

Actores: 6

Dirección: 6

Categorías restantes: 7

Nota final: 6,25

Videodrome

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.