«Habrá matanza» la segunda parte de Venom ya se encuentra en la gran pantalla

Después de 3 años y su éxito comercial, Venom continúa siendo una terrible película. Aunque hay que reconocerla como una obra independiente de los cómics, no cambia el hecho de que la primera cinta del Universo Spider-Man de Sony es una mezcolanza de tonos que no funciona. Si bien es para mayores de 13 años, el ADN de la película para adultos que Sony en un principio quería hacer aún está ahí. Al mezclarse con una comedia forzada, dichos elementos oscuros terminan sintiéndose fuera de lugar. La película es poco memorable. Tiene lo necesariio para ser un pie de nota en el cine de superhéroes.

Las expectativas de la secuela no eran muy altas, no ayudó que Andy Serkis – mejor conocido por sus dotes actorales- fuera designado como director de la cinta. Sin embargo en contra de todo pronóstico, Venom: Matanza liberado reconoce las debilidades de su predecesor y las convierte en fortalezas. Ahora ¿quiere decir esto que es una buena película? No exactamente, pero es sin duda una experiencia mucho más divertida y consistente.

La historia de Venom

Matanza liberado se ambienta despúes de los eventos de la primera película, el asesino serial Cletus Kasady ha solicitado la presencia de Eddie Brock para que «cuente su historia». Sin embargo con la ayuda de Venom, Eddie descubre una pista que conlleva a la policía a descubrir los cadáveres de los múltiples asesinatos de Cletus y así condenarlo a muerte. Esto permite que Eddie sea redimido como periodista. Sin embargo Cletus pide un último encuentro con Eddie y es ahí donde le muerde y consigue un poco de simbionte, que le convertirá en Matanza.

Uno de los principales cambios de la cinta con respecto a los cómics: Cletus Kasady, interpretado por Woody Harrelson, este es fácilmente el villano más inhumano en la galería del lanzarredes en los cómics. Sin embargo Venom: Matanza liberado reinterpreta a Cletus para su beneficio. El asesino en su mayor parte despiadado, goza de un elemento que lo humaniza: su genuino amor por Grito (Frances Barrison), interpretada por Naomie Harris. Esto es lo contrario a lo que sucede en Matanza Máxima, una de las principales inspiraciones de la secuela. En está icónica saga, el abuso al que es sometido Grito por parte de Cletus es un completo contraste a la relación entre Peter Parker y Mary Jane Watson. No obstante, este cambio hace de Cletus un villano más interesante sin volverlo redimible.

Esta humanización también sirve para hacer una comparación más directa entre el asesino serial y Eddie Brock, interpretado por Tom Hardy. En los cómics, Matanza representa lo que sería Venom sin un compás de moral. Aunque este simbolismo también está presente en Matanza liberado, la cinta presenta a Cletus y Eddie como afines.

La simbiosis entre Eddie Brock y Venom se mantiene más o menos igual que en la primera parte, el tono cómico de la cinta realmente refuerza su compañerismo. Por un lado Eddie trata de mantener bajo control al simbionte para llevar una vida normal, por el otro, Venom intenta dominar a Eddie poniendo como excusa ser el «Protector Letal» de los débiles, para devorar a los malos. Aunque es una dinámica llena de hostilidad, también deja ver el evidente aprecio que sienten mutuamente e incluso muestra algo que la primera parte no pudo, su dependencia mutua. Mientras que Eddie requiere las habilidades de Venom para poder ser un héroe, este anhela el reconocimiento y aprobación de Eddie.

El retorno de Anne Weying y Dan Lewis no agrega ni sustrae a la película.

Aunque la presencia de estos personajes no obstaculiza el desarrollo de la historia. Anne Weying es una damisela en peligro y una «repartidora de simbiontes» glorificada, Dan Lewis es simplemente un alivio cómico y no de los memorables.

No hay que ser un docto crítico de cine para darse cuenta que Venom: Matanza liberado está recortada y de una forma grosera. En la película hay «ausencias» tan evidentes que te orillan a desconectarte de un momento del relato y pensar si te perdiste algo por estar distraído. En la película de hora y media tienes dos opciones: o te imaginas lo que pudo haber pasado o mejor ignoras el hecho y aprecias los chistes de Venom y Eddie.

Está película está llena de conveniencias y sin sentidos, pero no de esos tolerables y perdonables en pro de la aventura, sino de los descarados y hasta insultantes. La historia tenía que ser lo más sencilla posible y parece que los guionistas, enojados por las limitaciones de Sony Pictures, se vengarón. Y es que los más interesante y tenso de la historia, el acercamiento directo entre Cletus y Eddie y la transformación en Matanza ya lo vimos en los tráilers. Más allá de eso no hay sorpresas, al menos no de las que conciernen a la rivalidad entre los dos protagonistas.

Aunque se aclara que Matanza es «hijo» de Venom y por lo tanto hay una relación directa con Eddie, esta rivalidad se siente forzada y nunca se termina de entender porqué el sujeto de rojo quiere acabar con su padre. Hay que admitir que la batalla final entre Venom y Matanza es emocionante y llena de efectos especiales que dura lo suficiente para no perder el interés. Lo mejor que ocurre mientras se realiza una boda y participan todos los personajes principales de la película.

Marvel y Sony tenían que haberse unido en está película y haber introducido a Spiderman por medio, ya que el trepamuros fue quien trajo al simbionte a la Tierra, y así podrían haber hecho una tercer película referida a los cómics de los 90 Matanza Máxima, hubiera sido un gran final.

A pesar de las pasadas críticas, Venom: Matanza liberado es sin lugar a duda una secuela superior a la película original. Sin embargo, la dirección de Andy Serkis hizo maravillas. Aunque no se sabe con certeza cómo continuará su historia, seguiremos viéndolo en la gran pantalla en un futuro.

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero