Robocop: defiende la ley, protege al inocente. Una máquina con recuerdos y sentimientos.

 

Si algo gusta en el género cinematográfico de ciencia ficción es crear futuros distópicos donde nos cuenten realidades alternativas plagada de avances tecnológicos en algunos casos, y en otros retrasar a la humanidad por algún motivo aportando caos y suciedad a los ciudadanos. Hay veces que para ello se recurre a elementos mecánicos para imponer el orden entre la multitud, películas que proponen la autoridad en el guión através de agentes robotizados que implacablemente siembran el caos bajo ordenes directas implantadas en sus cerebros. Esas órdenes muchas veces son saboteadas por la máquina tras fallos en su sistema  que provocan alteración en las directrices implantadas en sus sistemas informáticos internos. Estamos en 1987 y a las pantallas llegó un film que si bien no era pionero en este subgénero, desde luego creó y fue todo un suceso mundial que de alguna u otra manera a seguido vigente a lo largo del tiempo. El policía perfecto llegaba bajo en nombre de Robocop, o por lo menos la OCP creyó que así era.

En las próximas lineas haré un pequeño recorrido por el mundo de este singular agente de la ley que intentaba mantener el orden en las calles de la salvaje Detroit en un futuro distópico semejante a muchas ciudades de aquel entonces como actual hoy día.

Producción y actores

El guión de Robocop viene firmado por Edward Neumeier y Micheal Miner. Este Edward Neumeier era un ejecutivo de la Universal a principios de los años ochenta. Estaba cansado de su rol en la compañía y decidió largarse y dedicarse a otras cosas. En estas Miner le propuso escribir entre ambos un guión centrado en un super-policía. Una vez escrito el libreto tocaba presentarlo a las productoras para ver quién querría hacerse cargo de producirla. Tras algunos intentos fallidos la opción Orion Pictures fue la que les compró los derechos. Esta había tenido éxito con la cinta de serie b Terminator, con lo que apostar por un nuevo ser robótico era una buena jugada. Tocaba ahora ver quién sería el director que estuviera interesado en dirigir este nuevo proyecto que proponía la compañía. Tras una búsqueda en la que varios pusieron un no rotundo, la propuesta llegó hasta un semidesconocido director holandés llamado Paul Verhoeven. Este venía de realizar una maravilla para el que escribe como es el film “Los señores del acero” (1985), una coproducción entre Holanda y EEUU junto a España que venía bajo la propia Orion Pictures. Lo curioso es que en un primer momento Verhoeven tras leer el guión literalmente lo tiró a la basura, siendo su mujer la que después de leerlo le insistió que aceptara el proyecto.

El siguiente movimiento fue el trabajo del director con los guionistas para pulir y discernir sobre como llevar el guión a la pantalla. Ahora Paul Verhoeven tenía una mejor visión de lo que tenía entre manos, no era solo una película de acción más, había mucho que contar en lo que aparentaba ser un simple guión. Ahora tocaba buscar al actor que se pusiera bajo la piel, bueno más bien bajo el traje de agente de policía protagonista, para ello se recurrió a un actor desconocido pero que tenía ya un bagaje amplio a sus espaldas. Paul Weller no fue la primera opción, antes se barajaron a los actores Michael Ironside o incluso se pensó en Arnold Schwarzenegger.

Finalmente el elegido fue Paul Weller entre algunas razones por ser de corpulencia más fina y delgada que los otros, y no hacer que una vez puesto el traje aquello pareciese un mastodonte inflado. Weller se había hecho con un nombre de segunda o tercera fila por su papel en el film “Las aventuras de Buckaroo Banzai a través de la octavo dimensión” (1984). Que hoy día se podría decir que es un film de culto menor para muchos. Weller estuvo devorando libros sobre robótica, adiestrándose en movimientos que hicieran creíble su actuación cuando estuviera bajo aquel traje metálico de su personaje. La primera vez que se embutió en el estuvo cerca de diez horas por lo que empezó a realizar meditación para poder soportarlo. Según se cuenta enfundado con el traje llegaba a soportar temperaturas de treinta y dos grados. El film ambientado en Detroit fue rodado en su mayor parte en Dallas pues muchos edificios daban mejor el pego para recrear ese ciudad futurista llamada Delta City. El rodaje comenzó a principios de agosto y llegó hasta octubre de 1986. Una vez llegado a este punto nos metemos solo nos queda meternos en la trama de la película.

 ROBOCOP (1987)

 De que va

A una comisaría de Detroit en un futuro (indeterminado) llega un nuevo agente de nombre Alex Murphy. En su primer día de servicio en su nuevo distrito es asesinado por una banda de delincuentes que capitanea un tipo llamado Clarence (Kurtwood Smith). El cuerpo del policía es requerido por un organismo llamado OCP, que controla la ciudad de los hechos llamada Delta City. Esta organización en su departamento de investigación y desarrollo está creando el arma definitiva contra la gran delincuencia que asola las calles. Robocop saltó a las pantallas de cine en EEUU el 17 de Julio de 1987, y de forma escalonada en el resto del mundo. Paul Verhoeven consigue hacer más que un simple film de acción futurista con esta obra, hace una dura crítica al sistema americano y sus dirigentes. Explota la creciente delicuencia que asola muchas partes de la nación y ofrece una mirada de miedo del ciudadano de a pie. El film tuvo que ser montado varias veces en la sala de montaje para reducir la violencia más explícita que había dirigido Verhoeven, temiendo que la calificaran como X en vez de la ya de por sí adulta R. De sus iniciales ocho millones de presupuesto se pasó a un montante final de trece en la producción. La taquilla resultó ser agradecida con esta obra y se recaudaron más de cincuenta y tres millones de dólares solo en EEUU. Consiguió también el Oscar a los mejores efectos sonoros. Por lo tanto como era lógico Orion exigió una segunda parte para seguir explotando uno de sus films que más beneficios le había reportado a sus arcas. El film funciona en todos los sentidos, una buena dirección, unos actores que están a buen nivel, una puesta en escena sencilla pero creíble y una banda sonora reconocible a día de hoy que llevó a cabo Basil Poledouris.

 

ROBOCOP 2 (1990)

Pues dicho y hecho, en 1990 llegaba la continuación del film de Paul Verhoeven, aunque en esta ocasión no la dirigió ya el director holandés que estaba involucrado en “Desafío Total” (1990) a requerimiento del propio Arnold Schwarzenegger. Cuando se estaba ya con la luz verde para el proyecto llega una huelga de guionistas, Orion tenía una cláusa donde podían trabajar en otros guiones para el film mientras tanto. Ahí es donde a recomendación de Neumeier entra a la palestra el nombre de Alan Moore y Frank Miller. El extraño Moore les dijo que el no hacía guiones para pelis pero Miller si se puso a ello entregando su guión. Había que buscar un director, y sobre la mesa se puso el nombre de Irvin Kershner, quién dirigió la fabulosa y mejor parte para mi de la saga «El imperio contraataca». El problema llega al leer el guión de Miller, que el director se niega a rodar y lo considera imposible. Al final Miller se sale del proyecto y su guión es llevado por el autor al mundo del noveno arte. Recurrieron entoncen a Walon Green para que re-escribiera el guión.

De que va

La policía de Detriot está en huelga y la ciudad se ha convertido en un caos, a su vez una droga de nuevo diseño conocida como Nuke está sembrando la ciudad de drogadictos y psicópatas. La OCP aprovecha para intentar reestructurar la ciudad y construir una nueva mega ciudad futurista. Robocop 2 ascendió a 35 millones de dólares de presupuesto, pero no funcionó en taquilla como la anterior. Para el que escribe el problema de esta secuela es que adolece de villanos carismáticos como si tenía la primera parte. La inclusión de un niño en la ecuación del film no ayuda, un chico que parece el mismo demonio con cara de ángel.  Malvado y que no es nada creíble como pequeño psicópata. Luego el jefe al que interpreta el actor Tom Noonan como Caín. Un tipo que no desprende fuerza ni carisma, rodeado de una panda de incompetentes actores que hacen de banda que intenta llevar sus planes a buen puerto. La película flaquea en ese  aspecto, junto a un guión algo flojo (y disperso entre la vida privada de Robocop con sus flasbacks de memoria) y la acción propiamente dicha. Con todo es un film que se disfruta, tiene buenas escenas y un ritmo alto.

 

 ROBOCOP 3 (1994).

Pese a que la anterior no funcionó muy bien en la taquilla, Orion intentó sacar el máximo provecho del hombre metalizado y enseguida planeó la tercera parte. Más que nada porque en el mercado doméstico ambas habían funcionado muy bien. Para ello se contó con la dirección de Fred Dekker un cineasta que tenía en su currículum el estupendo film “El terror llama a su puerta” (1986), y la más conocido y popular “Una pandilla alucinante” (1987). Ambas eso sí alejadas del tono de ciencia ficción de Robocop. El director preguntó a Orion por el guión que había escrito para el anterior film Frank Miller, y su idea como así fue era llevarla a la pantalla pero después de quitar y añadir cosas. El problema entre comillas venía con la negativa por parte de Peter Weller de enfundarse bajo el traje, más que nada porque se le había puesto a tiro trabajar con david Cronenberg en “El almuerzo desnudo” (1991), como así hizo. Ahora el elejido fue el actor Robert John Burke, que ni antes ni después de este film ha sido recordado por nadie. La producción terminó el rodaje en mayo de 1991, el problema es que Orion estaba en bancarrota con una deudad de más de 500 millones de dólares, y Robocop 3 estaba en el limbo, se oía incluso que se estrenaría directamente en video. Al final el paso del tiempo y sus continuos retrasos de estreno,  avances en la tecnología en efectos y demás, hizo que el film cuando se estrenó casi dos años después estuviera obsoleto.

De que va

La ciudad de Detroit intenta sobrevivir en un estado de abandono total, mientras la OCP por medio de la fuerza está intentando desalojar a las familias de los barrios más marginales para su empeño de construir una ciudad nueva en los cimientos de la vieja Detroit. La película con 23 millones de presupuesto resultó un fracaso total en la taquilla con una recaudación ridícula, por otra parte normal viendo que su tiempo antes del estreno había pasado, al que tampoco ayudaba una historia tan sencilla como plana en la ejecución. El film tiene sus momentos entretenidos, es distraída y directa, pero ni los actores (una vez más), ni la dirección (seca y sin chispa), más una puesta en escena de pura serie b mál ejecutada hicieron el resto.  Pero la franquicia no murió tras esta debacle en los cines, el policía más “brillante y duro” del cine seguiría esparciendo sus tentáculos en otros medios, hagamos pues un repaso rápido por otras formas y demás derivados de su persona.

 

En 1988 se estrenó una serie animada que consistía en 12 episodios. Esta seguía las andanzas del agente Murphy y su compañera intentando seguir con su lucha de proteger a los inocentes.

La serie con su torpe animación fue otro sonoro fracaso, y cayó en el olvido más absoluto.

 

Así llegamos a 1998 donde se presenta un nuevo intento de serie animada bajo el nombre de “Robocop: Alpha Comando”. Esta constó de 40 capítulos ambientada en el futuro año 2030. Una vez más en 1999 la serie era cancelada.

En 1994 llegaba la primera serie de imagen real rodada en Canadá. Esta contaba de 22 capítulos y seguía donde lo había dejado la tercera parte. La audiencia fue desastroza y tras una temporada se decidió cancelarla. Parece que no tenían bastante y una y otra vez insistían en explotar la marca de mil maneras posibles.

Así en el año 2000 esta vez con producción canadiense llegaba una nueva serie esta vez dividida en cuatro títulos a modo de telefilms.

Sus nombres fueron:

Dark Justice: Robocop debe detener a un grupo de funcionarios del gobierno inmersos en delitos.

Meltdown: Mientras Robocop anda de capa caída tras la muerte de un compañero, se pone en marcha otro Robocop para terminar con Alex Murphy.

Resurrection: Un ex empleado de la OCP intenta obtener un virus que pondría en peligro a la vida humana.

Crash & Burn: Robocop y algunos de sus compañeros intenan impedir que el virus llamado Legión llegue a su destino.

Esta serie es desde mi punto de vista interesante, tiene fuerza, una historia global atrayente y una puesta en escena correcta. Además la serie arranca diez años después de los acontecimientos ocurridos en la primera parte, dejando de lado las dos entregas posteriores.

 

En el año 2014 llegaba la resurrección a la gran pantalla con esta puesta a punto del agente Alex Murphy. El film lo dirigió José Padilha, el director brasileño venía de hacer películas de acción, y esa era la formula que quería hacer con esta nueva versión. El actor que se puso el traje en esta ocasión fue Joel Kinnaman aunque antes se barajó a otros como Rusell Crow o Michael Fassbender. Junto a el ilustres como Gary Oldman y Michael Keaton como cabezas visibles. La película es menos contestataria que la original, dejando de lado el aspecto social y crítico para centrarse en la acción. Su presupuesto fue de 100 millones de dólares, recaudando en taquilla unos 240 en total. Una respetable cifra aunque algo lejos de las expectativas creadas. Personalmente la considero una película disfrutable, bien dirigida pero que no ofrece nada relevante en si.

 

El repaso no sería completo sin nombrar otro aspecto importante de nuestro héroe, como son sus cómics. Estos han tenido una larga trayectoria, incluso crossovers con otras bestias conocidas como Terminator. Un basto mundo que ha mostrado la cara más fuerte y sin censura, dando rienda suelta a viñetas plagadas de violencia.

También ha tenido sus momentos en videojuegos, aunque estos han sido siempre de dudosa calidad, mejor dejarlo fuera para no perder el tiempo.

Así pues en lo que respecta por mi parte y haciendo un balance de su trilogía inicial, sobra decir que ninguna llegó a igualar a la primera parte. La franquicia fue de más a menos claramente, culpa que puede recaer tanto en sus guiones cada vez más pobres, como en el desastre por parte de Orion de sus producciones y retrasos, junto a los mil problemas que le iban surgiendo sobre la marcha. A pesar de todo yo soy de los que disfruta con sus tres partes, quitando la original, sus secuelas me parecen como mínimo entretenidas, y eso me basta para que las disfrute dentro de lo posible. Eso es todo desde mi rincón favorito.

 

Puntuación de sus películas:

 

Robocop: 8/10

Robocop 2: 6/10

Robocop 3: 5/10

Robocop (remake): 5/10

 

, , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario