Nanno

La emblemática Nanno vuelve tras una larga espera y aprovechamos para repasar esta obra que nos viene de la gran productora tailandesa GMM Grammy

No ha sido hasta 2021 donde hemos podido continuar con la historia de Nanno. Desde que confirmaron una segunda temporada después del rotundo éxito en 2018, los fans lo hemos estado esperando y deseando durante 3 largos años. La pregunta es, ¿ha valido la pena? Creo que la respuesta se cuenta sola después de leer este artículo.

Lo que empezó como una idea meramente simple ha acabado siendo un éxito masivo dentro y fuera de Tailandia, rompiendo esquemas, mostrando tabús y representando a una sociedad tailandesa mucho más abierta de lo que podríamos considerar nosotros como europeos. 

Girl from Nowhere consta de 21 episodios, divididos en 13 en la primera temporada y 8 en la segunda. Su particularidad reside en ser autoconclusivos, o al menos eso se pensaba viendo solo la primera. Las apuestas de GMM Grammy han ido más allá en la segunda, pero poco lo mencionaré aquí.

Sin más dilación, vamos a analizar esta obra que Netflix nos ha querido brindar.

Sinopsis

Esta serie de capítulos autoconclusivos sigue a Nanno, una chica misteriosa que va cambiando de centro de docencia, dando una lección moral a personas que abusan sexualmente, acosan, dañan física o mentalmente a otras personas.

El espectacular retrato de la actual sociedad

Los géneros principales de esta serie consisten en la fantasía, el misterio, el drama y el terror. Cada uno de los episodios nos cuenta una historia diferente, con un nuevo repertorio de personajes que retratan varios aspectos de la vida. Siempre siguiendo de primera mano a Nanno, que juega un papel de observadora y a su vez, como catalizadora de los eventos.

De forma tan sutil como contundente, vemos cómo Nanno influye en la vida de los adolescentes de la escuela a la que cambia cada vez. La característica clave que no se muestra en voz alta es que cada organización diferente ha sido provista de un título que se destruye con la hipocresía interna tan pronto como Nanno pone un pie en el lugar. Todo el espectáculo puede dar escalofríos cuando se trata del hecho de que todos, al menos una vez, han intentado doblegar a Nanno pero siempre han fracasado.

Además, lo mejor de la serie es que los creadores han decidido dejar que el público imagine la mayor parte de la trama. Los que han visto la primera temporada saben que cuando Nanno provoca un caos entre los adolescentes, el episodio se cierra sutilmente y comienza con ella cambiándose a otra escuela y empezando otra nueva catalización.

Uno de sus puntos fuertes, -por no decir el que más-, es que retrata diferentes aspectos de la vida estudiantil que la mayoría hemos escuchado o vivido directa o indirectamente. Dejando de lado el punto dramático (no deja de tratarse de una serie donde potencian el drama), son temas que hoy en día desgraciadamente ocurren en los institutos. El bullying, el acoso, las relaciones, las amistades… Todas ellas son tratadas de una forma realista y a su vez, bastante cruda. No es una serie para todos los públicos. De hecho, el mismo Netflix te notifica de las imágenes que vas a ver a continuación dependiendo de su dureza.

Girl from Nowhere por eso no es una serie que trate de mostrar a este tipo de sociedad, para nada. Nanno se dedica a dar lecciones, pero a su vez, no hay ningun héroe… El aura de Nanno es mucho más misterioso del que parece.

Narrativa visual en todo su esplendor

Su otro punto más fuerte podría tratarte de su maravillosa narrativa visual que encontramos en cada uno de los episodios. Y es que, Girl from Nowhere, tiene nueve directores de fotografía diferentes, partiendo solo de la primera temporada. En la segunda se vuelve a repetir el concepto. Cada uno de ellos explica la historia visual, la que acompaña con el director, desde su punto de vista, desde su forma de trabajar, y eso consigue enriquecer mucho más la trama.

Según Sutinee Satesawan, uno de los directores de fotografía, esto está hecho con tal de que la audiencia vea diferentes métodos de narración. Si sólo contáramos con uno, los capítulos se volverían visualmente muy similares.

En otras palabras, el color, la iluminación, la puesta en escena influyen mucho al espectador. Sin ir más lejos, por poner un ejemplo claro, el capítulo 6 de la segunda temporada llamado “Liberación” está hecho íntegramente en blanco y negro, con un fuerte motivo detrás.

Dependiendo de la temática, cambia el estilo visual narrativo, pero al incorporar a diferentes directores en cada uno de ellos, se acaba volviendo más único. Es sin duda un gozo visual para todas aquellas personas que disfruten de la fotografía cuidada y también, una lección para aprender de ello. Esta serie destaca mucho por lo bien rodada y creada que está.

Chicha Amatayakul, la estrella de Tailandia

La serie entera contiene una variedad de actores muy versátiles, pero la protagonista principal no deja de ser Chicha Amatayakul, la cual llena la pantalla cada vez que aparece, dándole vida al personaje Nanno.

Amatayakul empezó el mundo del entretenimiento como cantante, pero posteriormente lo dejó, queriendo retomar sus estudios universitarios a la vez que trabajaba como modelo. Durante toda esta trayectoria tuvo pequeños debuts televisivos, algunos promocionando maquillaje, otros en videoclips o pequeños cameos en series. No fue esta Girl from Nowhere que dio un salto a la fama internacionalmente.

Y es que en esta serie, Amatayakul brilla por sí sola. Su abanico de interpretaciones es increíble. El otro punto, por no decir el otro gancho en esta serie, sin duda es ella. Tienes la oportunidad de ver a Nanno, un personaje muy misterioso, de la mano de alguien como Chicha Amatayakul.

Conclusión

Girl from Nowhere es sin duda una de las mejores series que he podido disfrutar de la plataforma de Netflix. Su segunda temporada, recién salida este paso 8 de mayo, es de lo mejor que he visto por lo que llevamos de año.

Narrativamente en todos los aspectos que disfruta, ver a Chicha Amatayakul interpretando a Nanno es una maravilla que se hace disfrutar en cada momento y las dosis de drama rozando al terror son perfectas.

No es una serie para todos los públicos, por eso. Como ya he mencionado anteriormente, es dura y cruda de ver, y también al ser episodios autoconclusivos quizá puede no acabar de llamar a algún espectador. Pero esta serie no se olvida. Es de esas series que te marcan un antes y después. Si te llama la atención, no dudes en verla, no te arrepentirás.

Para leer más artículos sobre series y películas, clica aquí.

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero