la-calle-del-terror

Analizamos la trilogía La Calle del Terror, la novedad más slasher de Netflix

La trilogía está basada en las novelas escritas entre 1989 y 1999 por R.L. Stine llamadas La calle del terror (Goosebumps) Las novelas eran para un público más adolescente que el de Pesadillas, que eran para más jóvenes. En un principio la trilogía se quería estrenar en cine con un mes de diferencia entre cada película, al final las televisó Netflix una película por semana.

Las tres películas se unen con los lugares, la trama y algunos personajes, aunque cada una transcurre en años diferentes: 1994, 1978 y 1666. Como bien indica el año no es muy difícil saber qué tipo de terror nos vamos a encontrar.

En las películas nos encontraremos homenajes al cine de terror, sobre todo en las dos primeras partes que son más slasher, la tercera es más folk horror con la trama de la brujería e invocaciones del diablo. Esto último es lo que une a las tres películas.

La trilogía está dirigida con buen ritmo, algunos momentos de suspense y algunas piezas de terror interesantes, además de sangre, muertes y gore. Aunque hay que añadir que no faltaran los típicos jump scares: sombras que pasan por delante de la pantalla, siluetas en la habitación de fondo y otros sustos gratuitos. También se ha actualizado el tono modernizándolo para captar al público más joven, haciendo que sea ese cine que quieren ver ya sea solos o acompañados.

La banda sonora de la trilogía está compuesta por Marco Beltrami (The Faculty, The Thing, Blade II, Scream) El formato de película por semana quizá ha sido uno de los aciertos, la espera se hacía muy interesante y la gente no dejó de comentarla al poco de estrenarse.

La Calle del Terror Parte 1: 1994

De entrada 1994 aparenta ser la típica película norteamericana donde un asesino en serie irá matando todo lo que encuentra en su camino. Seguimos a Deena Johnson, una adolescente escéptica con la supuesta maldición de Sarah Fier, siendo su mayor preocupación la reciente ruptura con su novia Sam, que se mudó al pueblo vecino Sunnyvale.

Al verse involucrada en una disputa entre jóvenes de ambos pueblos, Deena y Sam tendrán que luchar contra una espiral de violencia paranormal, que lejos de lo que creían tiene mucho que ver con la maldición que azota al pueblo.

Como introducción nos presenta de manera eficiente a varios de los personajes que aparecerán en la trilogía. Y si bien técnicamente las películas son de terror palomitero en el que la gracia es ver morir personajes detestables, también se introducen elementos que hacen que la historia tenga más sustento en sus temáticas.

El motor principal de esta primera entrega es la relación «prohibida» entre Deena y Sam, ya que el foco no está en que la pareja pueda salvarse de la maldición, sino que la acción nos lleva a ver cómo ambas reconectan e intentan dejar de lado el pasado.

Varios verán esta primera parte como una historia de amor que todo lo puede y otros lo verán como una masacre sangrienta y recursos retro con música de Guns and Roses, Radiohead o Aerosmith y referencias a películas como Scream o Se lo que hicisteis el último verano.

La Calle del Terror Parte 2: 1978

Está segunda entrega nos lleva a finales de los 70 y nos sitúa en un escenario clásico del cine de terror, un campamento de verano adolescente. Luego de que Deena conozca a la única superviviente de la masacre ocurrida en 1978, nos trasladaremos a esa época para reconstruir los hechos e intentar llegar al punto para frenar la maldición.

La película tiene todos los ingredientes que gustan al espectador, la protagonista una niña que hace travesuras constantemente para que la expulsen del campamento ya que no quiere estar allí. Su hermana mayor es popular y una de las encargadas del campamento se avergüenza de ella, además de tener que luchar constantemente contra el bullying que recibe por parte de las chicas del campamento. Pero también están los típicos prototipos de adolescentes, el chico popular que simpatiza con la chica extraña, la pareja freak, un rubito que no podemos esperar a que lo maten y ningún adulto que vigile el campamento.

Esta segunda entrega funciona a la perfección, ya que tiene su propia historia y hace que la trama general avance, dejando misterios abiertos para la tercera entrega y dando los mayores sustos de toda la trilogía.

La Calle del Terror Parte 3: 1666

La tercera parte es la más extraña, no solo por su salto de época, sino porque básicamente es una película que enlaza con la primera para finalizar la saga.

A traves de los ojos de Deena volvemos a 1666 para conocer la historia de Sarah Fier y el origen de la maldición que afecta a Shadyside. En este punto se retoma la temática LGTBIQ+ y nos enteramos que Sarah tenía un romance prohibido con una coterránea, en una época en la que una relación homosexual terminaba con ambas personas en la horca.

Si bien hay momentos de época que ofrece sustos interesantes, nunca termina de cuajar como trama y ésta se convierte en predecible comparada con las dos anteriores. Quizás este viaje al pasado no logra encajar en la saga y se convierte en algo distinto y fuera de lugar. Lo terrible es que todo empeora aún más cuando se nos revela el gran secreto de la saga.

Conclusión

En resumen podemos decir que es una trilogía slasher para amantes del generó tipo Scream, pero sin llegar al nivel de está, aún así estarás entretenido porque hay una historia que enlaza a los personajes y eso por lo menos a mí me gusta bastante ya que te hace estar conectado con ellos.

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero