“Un thriller amargo, potente y sucio”

El cine policíaco siempre se ha articulado sobre personajes masculinos fuertes, poderosos llenos de testosterona no siempre bien encauzados en la dirección correcta. Variar esta fórmula no es fácil cuando se tiene un arquetipo tan marcado en la historia del cine que nos lleva acompañando durante tantas décadas. Al final es solo un personaje que busca venganza, redención etc., por lo que quién dice que ¿el sexo femenino no puede ser también causa de los mismos males?

Ahora nos llega esta “Destroyer” con una mujer en el papel central destinado casi en exclusiva a los hombres en el pasado. Los tiempos cambian en todas las facetas de la vida incluyendo como se factura un film que se suma a otros casos de policías corruptos y con cargo de conciencia. Las formas son las mismas al fin y al cabo produciendo incluso diría yo mas empatía al ver como el que sufre es en apariencia una mujer más estando en los tiempos que nos ha tocado vivir en la actualidad. Pasemos pues a hablar sobre esta reciente producción que ha llegado a nuestras pantallas recientemente.

Producción y actores

La película viene producida por 30West y Automatik siendo la producción íntegramente rodada en Los Ángeles con un modesto presupuesto de 9 millones de dólares. El guión del film lo firman a cuatro manos Phil Hay y Matt Manfredi que suelen escribir los guiones de sus películas siempre juntos (Aeon Flux, R.I.P.D. departamento de policía mortal, La invitación) como vemos películas de dudosa calidad y que sin duda firman aquí su mejor trabajo sin lugar a dudas. Tras la cámara dirige la cineasta americana Karyn Kusama que se está haciendo poco a poco con un nombre conocido en el mundo.

Esta mujer con su primer film llamado “Girlfight” (2000) consiguió el premio a mejor película en el Festival de Sundance y a mejor directora, una presentación en sociedad totalmente fulgurante. No todo es un camino de rosas y en su haber cuenta con algunos fiascos considerables como “Aeon Flux” (2005) y “Jennifer´s Body” (2009).

Su recuperación a nivel cinematográfico se produjo con la tan aclamada cinta “La invitación” (2015) ganadora a mejor película en el Festival de Sitges, personalmente es una película que la encontré fallida en muchos aspectos, pero eso ya sería otro debate. Su dirección la podemos encontrar igualmente en productos televisivos muy interesantes como en las series “Master of sex” (2013), “Halt & Catch fire” (2014), y en dos debilidades de quién escribe como son “Casual” (2015) y “The man in the High Castle” (2015).

Como reclamo publicitario en el aspecto actoral el film cuenta con la actriz Australiana Nicole Kidman que a estas alturas ya no necesita presentación. Una mujer que se encuentra ya para mi entre las grandes de las últimas décadas del universo cinematográfico. Una carrera que ha ido en progresión tanto a nivel actoral como en los papeles que ha ido interpretando. Aquí da vida a la detective de policía Erin Bell en uno de esos roles que se comen a todos a su alrededor. Otros actores del reparto del film son el actor británico Toby Kebbell (Rocknrolla, Prince of Persia, Un monstruo viene a verme, El amanecer del planeta de los simios, Kong: isla calavera, entre otras), da vida al delincuente Silas.

La actriz canadiense Tatiana Maslany conocida sobre todo por la serie “Orphan Black” y que también ha trabajado en películas como (La dama de oro, Dos amantes y un oso). Aquí interpreta a la novia de Silas llamada Petra. El otro papel relevante de “Destroyer” recae en el actor rumano Sebastian Stan (El cisne negro, Capitán América el primer vengador y Capitán América soldado de invierno) tiene el papel en este film del detective Chris.

De que va

“Destroyer: una mujer herida” nos cuenta la infiltración de dos detectives en una banda de atracadores. Las consecuencias que tendrá en la vida de la detective Bell diez años después vuelven a aflorar cuando el líder Silas entra de nuevo en acción. Bell está consumida y marcada por lo que arrastra de ese pasado, donde lo único que puede hacer para remediarlo es volver a revivir y dar con ese hombre.

En conclusión

Estamos con “Destroyer” ante uno de esos films que tienen o esconden varias capas más allá de su superficie más evidente. No es difícil integrar esta historia dentro del cine negro de segunda mitad del siglo XX en adelante. El personaje de Erin Bell está marcado por su pasado y como tal tiene consecuencias en su futuro tanto en su vida privada como laboral. Los rescoldos están puestos con un temporizador imaginario para que salte por los aires los sentimientos y hechos que de una u otra manera acabaron con la misma mujer para hacerla diferente dentro de un mismo cuerpo.

Nicole Kidman hace suyo un personaje que lastra un agujero en el alma, no hay nada que lo llene y su cadáver andante recorre la ciudad empujada solo por la culpa y la intención de resarcirse de pecados pasados.A modo de integración fílmica y parecido de géneros la podemos encuadrar también en un western crepuscular por la evidente búsqueda de un villano a lomos de carros de hierro recorriendo la ciudad asfaltada y peligrosa. Erin Bell va rebuscando en su pasado mientras revive sentimientos enquistados en su piel y memoria haciendo que mientras la vemos en pantalla podamos sufrir junto a ella cada arruga y grieta de su  marcado rostro. “Destroyer” se postula como un relato desgarrador a niveles emocionales y físicos donde la estupenda caracterización de Nicole Kidman ha dado mucho que hablar.

En eso han tenido mucho que ver el departamento de maquillaje del film donde la labor de Cari Ayers (The Nick, Fear Clinic, Annabell), Bill Corso (John Carter, Deadpool, Blade Runner 2049) y Barbara Lorenz (Stigmata, X Men: la decisión final, La La Land) son los que se han encargado de ello. Un departamento para mi muy importante dentro del cine aunque muchas veces pasan muy desapercibido.

 Un thriller amargoNicole Kidman para hacer más creíble su papel e interpretación recibió entrenamiento militar durante un mes a cargo del los especialistas del film Nightcrawler (2014) y eso se nota en sus movimientos durante las escenas de acción de “Destroyer”. Su actuación para mi es de gran nivel durante todo el metraje aunque es cierto que hay veces que se le ve un poco forzada en determinadas escenas. Aún así es sin duda uno de sus mejores trabajos interpretativos (por lo menos de los que yo recuerdo) de una extensa carrera que lleva ya la australiana a sus espaldas.

El resto del reparto cumplen en sus diferentes roles con solvencia sus papeles aunque ninguno destaca especialmente por encima de otro, y desde luego nadie está ni de cerca con la actuación de la protagonista. Un acierto por parte de su directora Karyn Kusama es contar la historia en dos épocas distintas con sumo cuidado en no hacer confundir al espectador. Para ello se basa claramente en el aspecto de Nicole Kidman que nos encontramos en la pantalla.

Por un lado tenemos la historia de la infiltración de los dos detectives dentro del grupo de atracadores donde se desatan los acontecimientos que llegarían diez años después. Por el otro lado la directora nos lleva al presente de nuestros protagonistas para mostrarnos las secuelas y el desenlace de la historia. Karyn Kusama mezcla ambos momentos sin complejidad alguna centrándose en contar los sucesos de forma clara y evidentes. La narración por lo tanto fluye libremente sin caer en estupideces que desarmen la buena comunicación entre trama y espectador.

Pero no todo es perfecto en “Destroyer” como es normal por otra parte ante un film que intenta dar algo de frescura al anquilosado thriller actual. Quizás la falta de empatía no está lograda del todo hacía con nosotros los espectadores, en muchos momentos nos vemos como fuera de lo que sucede en la pantalla tal vez a posta o no, pero desde luego sin eso hace que la experiencia no sea completa. A su vez una mayor profundidad  tanto en el personaje de Petra (Tatiana Maslany) que da vida a la novia de Silas y que tiene algunos momentos importantes dentro de la película como en la del cabecilla de la banda Silas habría venido a comprender ciertos enfoques de sus personajes. Al igual que el del detective y compañero de Erin Bell en la historia que simplemente parece un personaje puesto como complemento y que un poco de análisis en su vida habría hecho ganar en profundidad tanto al personaje como a la historia y trama.

 Un thriller amargo“Destroyer” consigue su propósito en todo momento con una gran dosis de dramatismo y acción salpicada por la magnífica actuación de su protagonista. Estamos pues ante un film crudo pero con alma, que no esconde exponerse a la mirada del espectador para que saquemos nuestro propio punto de vista ante los hechos narrados.

Una mujer que intenta mudar de piel y dejar atrás un pasado que la corroe, la asfixia y la tiene sumida en una vida vacía que llena solo con una relación distante con su hija a la que intenta llevar por el buen camino. Y dar caza al jefe de aquella banda a la que su deber como defensora de la ley fue causa al final de muchos de sus traumas. Valiente poner por parte de su directora a una mujer al frente de esta producción, espero que más hagan lo mismo y que sobre todo las actrices arriesguen más en estos tipos de papeles que suelen ser interpretados por hombres casi exclusivamente.

“Destroyer” es una pequeña joya que se disfruta a todos los niveles, tiene ese sabor que perdurará en el tiempo no ya en las grandes ligas, pero si en un  segundo escalafón que está reservado a propuestas más arriesgadas y quizás no tan visibles como otras. Un saludo desde mi rincón favorito.

Guión: 7

Actores: 8

Dirección: 8

Categorías restantes: 7

Puntuación general: 7.5

, , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.