Lee Isaac Chung nos trae Minari, una obra autobiográfica muy personal

Minari es una película que nos habla de una familia coreana que vivía en California y deciden mudarse a Arkansas para cumplir el sueño del marido, poder tener su propio huerto. La familia se compone de los padres y sus dos hijos, aunque cuando se asienten la abuela también irá a vivir con ellos. Al instalarse en su nuevo hogar la mujer está muy reticente ya que es una casa fabricada, apartada de la civilización y además que pierden todas las comodidades de la ciudad al estar en el campo. 

Para poder pagar las facturas y costear el huerto del marido hasta que de dinero, ellos siguen realizando el mismo trabajo que hacían en california, separando pollitos por sexo, para que luego la empresa use a las crías hembra, para procrear o como alimento. 

Durante la película veremos cómo el huerto se desarrolla e intenta sostenerlo, cómo la familia tiene problemas y va sobreviviendo a ellos. Y como su hijo pequeño va lidiando con un problema cardíaco que tiene. 

Una sucesión de conflictos

En general en la película nos encontraremos varios conflictos y veremos como la familia intenta solventarlos. También a menor medida veremos un poco como son las costumbres de una familia coreana en Estados Unidos y cómo lidian con los cambios culturales

En sí el ritmo de la película es bastante lento, se recrea mucho en los lugares, en los movimientos y en las acciones de los personajes. La trama de la película avanza de manera pausada y centrándose en sucesos en concreto. Al utilizar este tipo de recursos y acompañarlos con música bastante tranquila y pausada. A veces la propia película peca de lenta, pudiendo en algunos puntos desligar al espectador del argumento y no conseguir que se empape en la trama.

Puedes empatizar con la familia y las actuaciones están muy bien hechas, con expresiones muy bien conseguidas y conflictos creíbles y reales

También hay que decir que hay momentos de la trama que realmente sobran, no aportan nada o si aportan algo, es tan nimio que se podía haber implementado de otra manera. Pero todo ese tiempo es un metraje extra que realmente lo único que hace es que la película se alargue, pero realmente no nos da nada más. 

Conveniencias de guion

La película tiene varias conveniencias de guion y algunos agujeros en la historia. Casi todos debidos a la torpeza e irresponsabilidad de los padres. Qué aunque lo quieras mirar con buenos ojos no hay manera de justificarlas. Por ejemplo el dejar a niños pequeños solos en una casa que además es bastante peligrosa, el dejar a una persona mayor que no está en sus plenas facultades sola todo el día con con acceso a toda la finca y elementos peligrosos de la misma. También tenemos la iglesia, que solo sirve a ratos y nos presenta esa comunidad como una especie de Deus ex maquina, para poder mover a los personajes de un lugar a otro cuando es conveniente. Y muchos más ejemplos que podría mencionar. 

El egoísmo del padre

Un tema que trata durante toda la película es la obsesión del padre por su huerto. Piensa que cómo lleva toda su vida trabajando en lo que no le gustaba ahora tiene el derecho de luchar por su huerto. Y eso realmente no es malo en sí, lo malo es que antepone su huerto a la seguridad y bienestar de su familia. Es un tema que veremos mucho en la película, se irá desarrollando y será punto de discusión entre la pareja, hasta tal punto en el que elegir su familia o su sueño. ¿Qué sucederá?

¿Qué es Minari?

Minari es el título de la película y hace referencia a unas plantas típicas de Corea del Sur que se utilizan para acompañar a la comida como condimento o especia. Dentro de la trama, al llegar la abuela, decide cultivar Minari, aunque su yerno se niega a que lo haga. Ella busca el sitio y lo cultiva. Varias veces irá a verlas. Mirari simboliza muchas cosas, una de ellas es el renacimiento. Y es muy acorde para la propia película. Al llegar al desenlace entenderemos mejor porque el nombre de la planta da su título a la película. 

Minari

Aspectos técnicos de la película

La película está escrita y dirigida por Lee Isaac Chung, hace un trabajo muy particular y se nota que tiene un estilo propio. Utiliza muchas tomas recurso y le gusta contar las cosas con tiempo. En cuanto a la presentación de personajes está muy bien llevado. Van poco a poco y deja que descubras que está sucediendo. No te lo cuenta en diálogos si no que según avanza la trama y van desarrollándose las cosas. Vas viendo como se presenta cada uno de los personajes. 

El estilo de grabación es muy independiente, con muchas tomas sin estabilizador y con planos fijos muy largos. También aprovecha para hacer que el espectador vea costumbres de la cultura Coreana. Al final es una cultura dentro de un país distinto y eso se nota en cuanto a guion y en cuanto a fotografía.  

He de decir que el trabajo de dirección de arte es de diez. Los ambientes están muy bien trabajados. La decoración de la casa está perfecta, y su evolución de casa vacía a casa que lleva varios meses habitada, está muy bien desarrollada y cuidan muy bien los detalles. 

Sobre la música poco puedo contar, esta bien y cumple su función, pero poco más. No es una música muy reseñable ni especial. Si que cumple su función acompañando y reforzando las imágenes, pero tampoco es una música particularmente especial. 

Conclusión

En definitiva, Minari es una película entretenida. En algún momento se puede hacer pesada o lenta, pero empatizas con los personajes y quieres saber cómo termina. El final te deja muy vacío, dejando que cada uno piense como se ha desarrollado. Una forma de contar la historia que en este caso no me ha convencido ni gustado. Realmente es una película que merece la pena ver una vez, pero no sería una película que viera más veces

Para leer más sobre cine, no te pierdas nuestra sección dedicada

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero