doctor sueño portada

La vuelta a casa de Danny Torrance

«Doctor Sueño» (en su título original en inglés, «Doctor Sleep») es una película estadounidense perteneciente al género de terror, basada en la novela homónima del año 2013 del escritor Stephen King. Ewan McGregor interpreta a Danny Torrance, un hombre con poderes psíquicos que lucha contra el alcoholismo. La película está dirigida por Mike Flanagan basada en la reescritura de un guion de Akiva Goldsman.

La novela de King, «Doctor Sueño», es una secuela de su novela de terror «El resplandor» del año 1977, en la que el personaje Danny Torrance aparece por primera vez como un chico con poderes psíquicos llamados «resplandor». La primera novela fue adaptada en una película de terror de 1980 del mismo nombre por el director Stanley Kubrick. Aunque la película «Doctor Sueño» es una adaptación directa de la novela de King, Flanagan dijo que «El resplandor» de Kubrick sería nombrado ligeramente en la película.

 

Sinopsis

Dan Torrance lucha por encontrar algo de paz a pesar de seguir irremediablemente marcado por el trauma que sufrió de niño en el Hotel Overlook. Pero esa paz se quiebra cuando conoce a Abra, una valiente adolescente dotada de un poderoso don extrasensorial, conocido como «resplandor”.

Abra reconoce instintivamente que Dan comparte su poder y, desesperada, le pide ayuda para enfrentarse a la despiadada Rose «la Chistera» y a sus seguidores, «El nudo verdadero», que se alimentan de los niños que poseen el don del resplandor en su búsqueda de la inmortalidad.

Dan y Abra forman una extraña alianza y emprenden una batalla a vida o muerte contra Rose. La inocencia de Abra y su valor a la hora de aceptar su resplandor obligan a Dan a recurrir a sus propios poderes como no lo había hecho nunca. Deberá enfrentarse a sus miedos a la vez que revive los fantasmas del pasado.

Valoración

«El resplandor» es algo más que una de las películas de terror más importantes de todos los tiempos, es un icono que se mantiene vivo en el imaginario colectivo aún a través de los años. El director Mike Flanagan, se enfrentaba a llevar a cabo la tarea de realizar la secuela imposible, realizar la vuelta a casa de Danny Torrance, difícil reto, ya que las comparaciones con la película de Kubrick iban a ser ineludibles, y por añadidura, la secuela literaria de King ignoraba los cambios cinematográficos, ya que se ceñía a los acontecimientos de la primera novela.

La vuelta a casa de Danny Torrance

Con todo, en «Doctor Sueño» Flanagan ha logrado mostrarnos una película notable, fiel al autor vivo, sin vampirización de los elementos planteados por Kubrick, sino haciendo una reapropiación, equilibrando el homenaje y la discusión cinematográfica.

Los primeros minutos de la película se centran en reubicar al espectador sobre lo visto en la primera película. De hecho, la cinta arranca en 1980, permitiéndonos ver qué es de Danny y Wendy tras la muerte de Jack Torrance y, sobre todo, cómo evoluciona la vida del primero tras decidir que es mejor ahogar su poder y avanzar a duras penas por la vida.

Una vez establecido lo que hay en juego, Flanagan lleva la acción a la actualidad, siendo entonces cuando «Doctor Sueño» pone toda la carne en el asador, imprimiéndole un ritmo pausado que se irá acrecentando paulatinamente a medida que se quiera aumentar la sensación de peligro.

Al igual que en «El resplandor», la banda sonora juega un papel esencial en este apartado, especialmente en el tramo final con el uso recurrente de un sonido que se asemeja al latido de un corazón. La música de «Doctor Sueño» se convierte en una presencia constante y atmosférica que crea una excepción en el panorama actual y dota al film de una personalidad propia, dejando más de una seña musical a la película original que ayudan a conectar ambas cintas. Esto evidencia lo bien que comprende Flanagan el relato, pues además de dirigirla también se ha ocupado que nada quede al azar.

 

La herencia de Kubrick es lo que más la limita

La vuelta a casa de Danny Torrance

Hay una reverencia en cada una de las escenas que recrea, por ello, incluso los flashbacks están rodados de nuevo, como forma de respeto al original, por una parte y por otra de reinterpretación. El usar movimientos que nosotros reconocemos sirve para establecer el estado de posesión al que llega Dan en el final de la película, porque es él el que lo revive dentro de la pantalla. Y al mismo tiempo, como objetivo final este juego cinematográfico es utilizado para ir reconquistando el terreno perdido por Stephen King y entregarle la coexistencia cinematográfica.

Es en el segundo acto cuando «Doctor Sueño» nos da lo mejor de sí misma. La historia se desarrolla de forma lógica y progresiva, los personajes tienen tiempo para respirar lo que conlleva a que el reparto tenga la ocasión de fundirse con ellos. Ewan McGregor, haciendo un excelentísimo trabajo de interpretación, comienza siendo poco más que el estereotipo de un adulto con traumas a alguien mucho más complejo que realmente nos permite conocer cómo ha cambiado Danny Torrance.

De la relación entre Dan y Abra surge una dinámica muy interesante que te mantiene expectante, ya que es cierto que los poderes de los protagonistas se prestan a jugar con la percepción del espectador, pero Flanagan es siempre bastante honrado, ya sea aclarándolo de forma directa o dejando bastante sencillo al espectador concluir qué es exactamente lo que sucede. Así se consigue introducir ese elemento más paranormal con normalidad en lugar de llevarlo hacia el efectismo innecesario. Aquí prima la atmósfera de suspense, buscando meter el mal rollo en el cuerpo al espectador de forma continuada.

Lo que sucede es que el tramo final de la película vuelve a acercarse de forma notable a «El resplandor» para así terminar de cerrar el círculo entre la novela y la película. Es un movimiento arriesgado que funciona bastante bien en lo emocional y como cierre para el relato de «Doctor Sueño» resulta plenamente satisfactorio.

Conclusiones

En palabras de Flanagan, «El Resplandor» habla de alcoholismo, la adicción y el miedo a hacer daño a tu familia, ‘Doctor Sueño’ habla de desintoxicación, sobriedad y la recuperación. Danny acaba siendo un alcohólico como su padre, al no poder manejar su poder y sus efectos, como consecuencia acaba reprimiendo sus traumas, sus recuerdos y su resplandor, solo hasta el momento que debe hacerlo.

«Doctor Sueño», ya no es una secuela imposible, Flanagan ha conseguido trazar la vuelta a casa de Danny Torrance y, en consecuencia, es una gran prolongación de lo que vimos en ‘El resplandor’, atreviéndose a puntualizar algunos detalles de la cinta de Kubrick. Precisamente esa herencia es probablemente la que la limita para alcanzar cotas más altas en un cómputo global, pero sigue siendo una propuesta de lo más estimulante con la que el director se confirma como uno de los autores más interesantes del cine de terror de nuestro tiempo.

 

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.