Road movie al volante. Guía de supervivencia.

 

Podría empezar esta crítica de muchas maneras, nombrando sus nominaciones y premios ya recibidos a lo largo del globo o alabando las interpretaciones de sus dos protagonistas. Pero si por algo quisiera empezar a destacarla en un primer momento sobre el resto de virtudes que más me han gustado de esta película, es sin duda su compleja simplicidad y el hecho de, estando en los tiempos que vivimos, no hacer de ella una manipulación hacia el espectador acerca del racismo. Se aborda, claro que si, pero no desde ese punto de vista tán radical de hoy día. Porque hoy todo el mundo parece tener los nervios a flor de piel, y no hablo solamente del aspecto racial, lo digo en general. Las nuevas tecnologías y la redes sociales por ende, han puesto patas arriba una convivencia donde el mundo no se tomaba cualquier comentario como un ataque personal. Pero eso sería otro debate.

Hoy me apetece hablar sobre esta reciente película que bajo el nombre de GREEN BOOK se acaba de estrenar no hace mucho en nuestro país. Una obra de esas que no hacen mucho ruido, pero que va dejando poso en el recuerdo colectivo con el paso del tiempo. Muchas son sus virtudes que destacan en ella, pero también tiene sus contras.  Al igual que los protagonistas y su viaje por carretera espero que me acompañéis en la travesía de esta crítica bajo (claro está) mi humilde punto de vista.

Producción y actores

Empezamos por el principio como debe ser, y para ello lo hacemos poniendo en situación el título del film. Green Book es el nombre que recibía una guía dirigida a las personas de color y su situación de segregación en los pueblos de la América del Sur en tiempos pasados (o eso quiere pensar). La guía consistía en todos aquellos lugares, destinos, bares, restaurantes, hoteles y demás sitios públicos donde se les permitía la entrada. Desde luego esto habla de hasta que punto la sociedad daba asco en estos aspectos. Puestos en situación con el nombre de la película ya arrancamos con la historia y en que se basa. Pues parte de una historia real que se produjo en 1962 entre un hombre blanco y otro negro.

El artífice que está tras la cámara para contar estos hechos es el director Peter Farrelly. Para quién no os suene este nombre este director es el de películas de humor de brocha gorda que nos dejó obras como Dos tontos muy tontos (1994), Algo pasa con Mary (1998), Yo, yo mismo e Irene (2000), Amor ciego (2001), Pegado a ti (2003) o la continuación Dos tontos todavía más tontos (2014). Como vemos películas de risa fácil, chistes escatológicos y poco intelectuales (de todo debe de haber por supuesto). En ellas contaba con la ayuda de su hermano en la dirección (Bobby Farrelly). En esta ocasión vuela por libre, y se mete en un terreno nuevo para el. Ofreciendo sin duda un trabajo más serio (con su humor) que también lo hay pero de otra manera. Green Book se articula sobre un guión que escribió Nick Vallelonga. Este es el hijo de Tony Vallelonga (el cual interpreta Viggo Mortensen).

La película cuenta con la interpretación en los dos papeles principales de los actores Mahershala Ali en la piel del pianista de color Dr. Don Shirley por un lado. Y por otro al anteriormente comentado Vigo Mortensen. El actor Mahershala Ali nacido en California es ahora mismo una de las caras que más rápidamente están subiendo en popularidad en el panorama de la interpretación. En los últimos tiempos lo hemos podido ver tanto en cine como en televisión, Treme (2011-2012), House of cards (2013-2016), Los juegos del hambre (2014 y 2015), Los hombres de Jones (2016), Figuras ocultas (2016) y en la reciente tercera temporada de True Detective (2019).

Por su parte Viggo Mortensen no necesita presentación creo yo. Un hombre ya con una larga y sólida carrera a sus espaldas, y que personalmente creo que cada vez está mejor como actor. El elenco de actores con más peso en el film y que conforman el grueso de la producción son Linda Cardellini, Don Stark, Sebastian Maniscalco y Maggie Nixon. Todos ellos dan vida al universo que gira entorno a nuestros dos protagonistas. Para las localizaciones del film y crear su parte importante del desarrollo de la historia, estas fueron tomadas en Nueva Orleans, Louisiana y Nueva York. Así como para rodar las escenas donde asistimos a su interpretación al piano podemos ver lugares míticos de la música como el Carnegie Hall o McAlister Auditorium.

 

De que va

 

Tony Lip (Viggo Mortensen) se gana la vida como relaciones públicas/matón en un club nocturno llamado Copacabana. Este hombre italoamericano vive con su familia en el Bronx.

El es un tipo sereno que solo saca sus rudas maneras si la ocasión no se presta al diálogo. Aunque no lo deja muy claro, sus formas lo delatan como una persona racista. Goza de buena reputación en el barrio pese a sus en ocasiones expeditivos métodos. Pero un día una oportunidad de trabajo le llama a su puerta (mientras el Copacabana se toma unas semanas de asueto para una remodelación). El trabajo consiste en ir de gira haciendo de chófer y si la ocasión surge también de guardaespaldas de un pianista de música clásica de color llamado Don Shirley (Mahershala Ali). Un tipo estirado que vive en una casa rodeado de objetos elegantes y majestuosos (el recibe a Tony Lip sentado en un ostentoso sillón).

Pero al fin y al cabo eso no es sino su cárcel particular metida en una burbuja que lo aísla de los problemas raciales del exterior de su país. Tras exponer cada uno sus condiciones para el trabajo la aceptación de Tony Lip al final los embarcará en una viaje que harán de esas dos almas algo más que una simple colaboración de trabajo. Don Shirley le hace entrega de un libro verde que es como una guía de supervivencia para el buen funcionamiento de su salud en los estados del sur del país. Al que se debe ceñir Tony Lip para que ambos salgan indemnes de su periplo conjunto mientras van de ciudad en ciudad.

 

En conclusión

Estamos pues ante un film que viaja en coche para hacer de ella una road movie entre el drama por los conflictos raciales, amores ausentes y situaciones que deben resolver sobre la marcha mientras avanzan por los estados del sur de América. Su director Peter Farrelly consigue contar esta historia verídica de una elegante forma dotándola de un humor sutil que desahoga el drama para no hacerlo protagonista indiscutible de la trama. En un principio podríamos estar asistiendo a una nueva puesta a punto de aquella conocida película donde Morgan Freeman hacía de chófer de Jessica Tandy en Paseando a Miss Daisy (1988). Más que nada por ese símil en la relación de chófer y jefe que solo apunta como parentesco visual.

Lo primero que hace que esta historia se engrandezca y haga de este film algo más que una correcta película es sin duda la relación de los dos protagonistas. Tanto Viggo Mortensen como Mahershala Ali están soberbios en sus interpretaciones dando la réplica cuando uno u otro se ven en la tesitura de abrir la boca. El aire despreocupado que ofrece en pantalla Vigo encarnando a ese hombre de familia que pese a estar cerca y en contacto con tipos de carácter dudoso por la forma de ganarse la vida se mantiene recto sin caer en vicios y formas más fáciles de ganar dinero es sensacional.

Por otro lado Mahershala en ese papel de músico refinado que padece de soberbia y superioridad sobre los demás con ese aire aristocrático simplemente lo borda. Ambos hacen que el guión escrito por Farrelly sea mejor de lo que parece (que no deja de ser solo un buen guión) el cual escribieron a seis manos entre Brian Hayes Currie, Nick Vallelonga y Peter Farrelly. La complicidad de los dos actores roza la excelencia con cada minuto que pasa y que a medida que se van conociendo sus escudos personales se irán debilitando creando un vínculo de amistad y respeto que marca a los dos personajes a los que interpretan. Su director construye una historia que puede pecar de algo blanda sobre un tema peliagudo y quizás ahí esté unos de sus puntos flacos.

El resto del reparto (quitando la interpretación de su mujer que da vida la actriz anteriormente mencionada Linda Cardellini) está muy poco perfilado. Y eso puede que no de más fondo a una historia que tal vez merecía algo mas de profundidad.

Peter Farrelly consigue a su vez que las más de dos horas que dura Green Book no se resienta en ningún momento (más allá de algún instante de reflexión de sus protagonistas) dotando al metraje el ritmo adecuado para que el espectador permanezca atento a la pantalla. Lejos queda de todas formas de ser una película grandiosa que vaya a perdurar en el tiempo como obra cumbre de la segunda década del siglo XXI, pero su mezcla de drama agridulce salpicada con esas gotitas de humor bien esparcidas, hacen de este producto una gozosa muestra de que en Hollywood se puede hacer films para un público amplio más allá de producciones basadas en fuegos de artificio para comer palomitas.

Sus buenas maneras han sido recompensadas entre premios y nominaciones en las últimas semanas. Así en los Globos de Oro se ha llevado los premios a Mejor comedia, guión y actor de reparto para (Mahershala Ali). En el festival de Toronto el premio del público a caído también de su lado. El sindicato de actores también la ha recompensado a mejor film. Y así podría seguir durante algunos párrafos más y eso que aún está por venir los premios más famosos de la industria donde opta a cinco categorías (Mejor película, actor principal (Viggo Mortensen), actor secundario (Mahershala Ali), mejor guión original y al mejor montaje). De hecho, ha sido premiada a la Mejor película de 2019.

Pues nada más amiguitos, un saludo desde mi rincón favorito.

 

Guión: 7

Actores: 9

Dirección: 7

Categorías restantes: 7

Puntuación final: 7.5

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.