El rey leon portada

El mismo ciclo de la vida de hace 25 años

El rey león es el remake de la clásica película de Disney, en formato live-action. Jon Favreau, responsable de la puesta al día de “El libro de la selva”, es el encargado de producir y dirigir el filme.

En la versión original de la cinta, Donald Glover será Simba. El cantante compartirá elenco junto con sus inseparables amigos, Timón y Pumba, interpretados por Billy Eichner, y Seth Rogen. La cantante Beyoncé también participa como Nala y ha compuesto el tema «Spirit» para esta nueva versión. Otros actores que prestan sus voces en esta cinta, en su versión original, son Chiwetel Ejiofor, John Oliver, John Kani, Keegan-Michael Key y Eric Andre.

En la versión española, echamos de menos la ausencia de Constantino Romero en la voz de Mufasa. Los acontecimientos de la película original se van a ver fielmente reflejados, como la dramática estampida, el encuentro y crecimiento de Simba con Timón y Pumba o el romance con Nala.

El rey león se estrenó en los cines de todo el mundo el 19 de julio de 2019, para coincidir exactamente con el 25 Aniversario de El rey león si bien en España el estreno se ha adelantado un día, al 18 de julio.

Sinopsis

El Rey León cuenta la historia de Simba, quien desde que es un cachorro es preparado para ser rey por su padre Mufasa. Cuando Mufasa muere a manos de su malvado hermano Scar, este culpa a Simba y el príncipe huye. Para restablecer la paz en las tierras, Simba debe dejar atrás el pasado y encontrar la fuerza interior que necesita para tomar su lugar como rey.

Valoración

El Rey León no es precisamente una idea novedosa, hacer una nueva versión no se podría decir que sea una buena idea, precisamente porque el clásico perdura en el imaginario colectivo como una gran obra a la que se le guarda mucho cariño, no sin razón.

El film está bien ejecutado, es un “remake” de acción real en el que la acción real brilla por su ausencia. Sus personajes fueron cuidadosa y totalmente creados por ordenador y no existe forma de vida o paisaje que no haya sido fruto de los efectos visuales. Si nos ceñimos al nivel técnico, el resultado es impresionante. Si hablamos del resultado como película, es una obra de lo más innecesaria.

Apenas unos meses después de estrenar “Aladdin”, la gran industria del ratón apuesta por lo seguro con el film que nos ocupa. Le tiembla el pulso de cambiar lo más mínimo de la historia original de 1994, temiendo la oleada de críticas negativas ante tal posibilidad.

La película original nos mostraba a una manada de leones con unos comportamientos inusuales para su especie, evidentemente, estaban vinculados a la naturaleza de la animación, un mundo donde los personajes, fuera cual fuera su especie, procedencia, o existencia, podía mostrar emociones que normalmente son de competencia puramente humana, ya que pocos animales aluden a la cultura pop, hablan o cantan o se ponen faldas hawaianas para distraer a unas hienas hambrientas.

Impresiones sobre la pelicular

“El Rey León” clásico era, y es, una historia fantástica, la cual no vemos reflejada en este live-action. Siguen cantando y hablando, pero se comportan en la mayoría de las ocasiones como si estuviésemos ante un documental de la 2. Las expresiones de los personajes en pantalla están limitadas, se mantienen rígidas, lucen normalmente el mismo gesto, lo que nos hacen dificultosa la tarea de empatizar con ellos.

Esta nueva versión tiene como erróneo pilar fundamental que era preciso una versión realista de un musical hamletiano con un protagonista reconvertido en felino con dos acompañantes de juerga de lo más increíble en un depredador.

La primera película es un clásico incontestable, tanto por su historia como por sus logros visuales y sus canciones. Este “remake” apaga sus tonos vibrantes y los sustituye por los propios de un documental de la naturaleza, lo cual no deja de ser un empobrecimiento, e incluso las nuevas versiones son menores a las que, en su día, compusieron Elthon John y Tim Rice. La nueva rigidez de los animales, producto de que ya no estamos ante una película de animación hace que el dinamismo se pierda en las escenas musicales, el colorido de “Yo voy a ser Rey León” y el apelotonamiento de los animales ya no puede ser posible en esta nueva entrega perdiéndose la gran coreografía original.

En definitiva, la nueva “El Rey León” solo es capaz de satisfacer mínimamente una nostalgia que al mismo tiempo parasita, dependiendo del cariño que el espectador traiga consigo antes de sentarse frente a la pantalla y ver cómo se destruye buena parte del modelo original.

La única razón de ser de esta película es la escasez de ideas en la industria y la sed de dinero de Disney. Recomendable para poder admirar la evolución de los efectos especiales, los cuales no desmerecen en absoluto, pero para los fans de tan noble clásico, mejor gastar su dinero en una edición bonita del clásico.

 

 

, , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.