Kong, la isla Calavera

 

Cuando se molesta a la bestia, siempre hay consecuencias

 

Vivimos tiempos donde la actualidad cinematográfica va tan rápido que casi nos nos da tiempo de observar lo que en realidad pasa a nuestro alrededor. Aquellas películas que a finales de los años setenta y toda la década de los ochenta ofrecían diversión para toda la familia es solo ya un recuerdo lejano, una mancha en la lejanía como una nube que se va y no volverá.

El modo de hacer cine a cambiado mucho, tanto que casi no queda espacio para esas pequeñas propuestas que a nivel cinematográfico son más interesantes, pero que el gran público ya ignora por completo (o casi). Los llamado hoy día “Blockbusters” (que no es sino el nombre presuntuoso de “éxito de taquilla”) pues muchos se pegan fuertes batacazos en ella. Son los que dominan la tierra como antaño lo hacía los dinosaurios. Esto me lleva al tema de mi artículo, que no es sino hablar de la cinta estrenada en el año 2017 “Kong, la isla calavera”.

Sin duda el gran simio es el monstruo mas icónico y reverenciado del séptimo arte, por lo menos es lo que piensa un servidor (con el permiso desde luego del otro gran monstruo que viene de la tierra del sol naciente, hablo claro está de Godzilla). Su presencia es el espejo donde se mira una gran ristra de animales intimidantes llegados después. Muchas películas cuentan con la presencia de bestias prehistóricas, engendros creados en laboratorios o animalitos de diferentes tamaños que producen horror y repulsa en los seres humanos. Vamos pues a viajar hasta una lejana isla perdida en medio del océano Pacífico para hablar sobre Kong y sus visitantes.

 

Kong

 

Producción y actores

Para ponernos en contexto esta película forma parte de lo que se ka dado en llamar “Monster verse” (vamos, un ridículo nombre como tantos otros últimamente). Esto viene de la Comic Con de San Diego en el año 2014, cuando la productora Legendary Entertainment confirmó que habían adquirido los derechos de muchas de las criaturas creadas por la compañía Toho de Japón. Estos eran Mothra, Rodan y King Ghidorah. También andan por ahí las todopoderosas Warner y Universal.

Todo esto da lugar a la creación de una serie de películas que ya empezaron a estrenarse en 2014. Estas son Godzilla (2014), Kong, la isla Calavera (2017), Godzilla el rey de los monstruos (2019) y la que se estrena el año que viene Godzilla vs Kong (2020). Pero nos centramos en la que nos toca hoy, que es la segunda en esta nueva franquicia. La localización de Kong, la isla Calavera, se llevó a cabo en lugares como Australia, Vietnam, Hawaii, Nueva York, Los Ángeles y también en los estudios Village Roadshow en la propia Australia.

Kong

Estamos ante una superproducción y por lo tanto el presupuesto es de ordago, unos 185 millones de dólares. Ahora tocaba ver quién era el que dirigiría esta nueva película del simio gigante, para ello se contó en la dirección con el jovencísimo director americano Jordan Vogt-Roberts. Este debutó con un film bastante recomendable de título Los reyes del verano (2013), un drama sobre la adolescencia.

Sin duda una apuesta arriesgada dada la poca experiencia del director y más viniendo de la escena independiente americana. Tocaba buscar al reparto que se las tendría que ver con el peludo gigante, para ello se contó con estrellas emergentes como Tom Hiddleston y Brie Larson (que ya había ganado el Oscar a mejor interpretación por la estupenda La Habitación (2015), junto a actores ya veteranos como John Goodman, Samuel L. Jackson y John C. Reilly. Este tipo de producciones y género suele ser muy coral, aunque luego como es lógico muchos se vayan quedando por el camino debido  naturalmente a “pequeños” problemas a su paso.

 

 

De que va

Estamos en plena guerra de Vietnam concretamente en 1973, un grupo de científicos convence al gobierno para que les financie una última expedición hacia una isla que nadie a descubierto antes de que los Rusos lo hagan, a esta se la conoce como Isla Calavera. Se les asigna un grupo de militares los cueles estaban a punto de regresar a casa para salvaguardar la pacífica misión que creían tener entre manos.

En conclusión

El resultado final que nos encontramos en esta Kong, la isla Calavera es un film que no engaña a nadie, una propuesta de cine de acción y aventuras donde el ritmo es alto y hay poco momentos para el relax del espectador. Tanto desde su puesta en escena, con unos efectos digitales muy logrados, como los paisajes naturales que vemos en pantalla hacen de esta propuesta que tenga un acabado magnífico.

En la parte actoral sin duda alguna lo mejor se centra en el personaje de John C. Reilly (que da vida a un militar de la segunda guerra mundial). El es el que tiene un papel más jugoso desde el punto de vista interpretativo, pues el guión ahonda en su vida tanto pasada como futura. Al actor se le ve suelto y pasándolo en grande en todo el metraje. Como decía los veteranos son los que sostienen mejor la trama y desarrollo de los acontecimientos que vamos viendo con el transcurrir de los minutos.

 

Kong

 

La química que se espera de los dos actores “principales” y más jóvenes como son Tom Hiddleston y Brie Larson no termina de funcionar. Se les ve algo dispersos y tanto sus personajes como su peso en pantalla quedan por debajo de los veteranos. Aquí tal vez es problema del guión, al que sin duda le falta más peso y carga dramática a mi entender. Escrito por cierto por el veterano Dan Gilroy (Freejack, Nightcrawler), junto a Max Borenstein y Derek Connolly.

Lo mejor que encuentro en esta Kong, la isla Calavera es la estupenda fotografía a cargo de Larry Fong, un tipo que empezó haciendo videoclips para gente (que me encantan por otra parte) Van Halen o Iggy Pop. Trabajando luego en Perdidos (2004-05), Super 8 (2011) o Batman vs Superman: el amanecer de la justicia (2016). El film ofrece puro entretenimiento que es justo lo que uno espera de este tipo de producciones, su director se revela como todo un experto en ello ofreciendo escenas impactantes bien coordinadas y llenas de pura adrenalina.

Esta segunda película de este nuevo universo que se está creando como mínimo esta a la altura de la anterior, la cual era más profunda en muchos aspectos, tanto en la parte dramática como en el guión más elaborado. Pero que ambas se complementan muy bien, sin que haga falta ver la anterior para seguir la historia.

El público parece que entendió la propuesta aquí presentada y corrió al cine dejando buenos beneficios para sus arcas. Se calcula que recaudó unos 560 millones de dólares, una nada desdeñable cifra que hace posible que se siga apostando por esta nueva franquicia creada y que cuando leas esto (días arriba o abajo) se estrenará la tercera pata de esta nueva cuadrologia. Así pues si queréis una película de acción y aventuras en un paraje idílico (más o menos, pues la isla está plagada de criaturas prehistóricas y peligrosas) esta es una buena opción para una tarde distraída y amena. Esto es todo desde mi rincón favorito.

 

Kong, la isla Calavera

 

Guión: 5

Actores: 6

Dirección: 7

Categorías restantes: 7

Nota final: 6,25

, , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.