“En el espacio nada puede oírte gritar”

Esta fue una de las frases más populares en el lejano ya 1979. En ese año se estrenaba Alien, con la coletilla aquí en España de “el octavo pasajero”. En solo unos pocos meses asistiremos a la celebración de su 40 aniversario. La película de Ridley Scott es hoy día todo un clásico no ya de la ciencia ficción, sino del séptimo arte en general. Un film que ha sido venerado por infinidad de no solo fans de los xenomorfos, estoy hablando desde directores que crecieron en su época y que hoy día se han decantado por el fantástico. Hasta una gran infinidad de especialistas en maquillaje, animatronics (hoy día casi extinguido este arte), efectos especiales etc. En este artículo voy a rendirle un merecido homenaje a una de esas películas que han sentado muchas bases de lo que vendría más tarde dentro del género, y que abraza también el terror. Pues no es solo una película del espacio con sus naves y tripulación, la mezcla que consiguió Ridley Scott aunó ambos géneros cinematográficos. Haciendo que el resultado estallara ante nuestros ojos como algo totalmente nuevo (aunque no tanto como parece). Pero todo tiene un principio, así que empezaremos por el.

Producción y actores

La gestación de este film no fue nada fácil. El proyecto fue algo embrionario que había salido de la mente de sus dos creadores. Por un lado tenemos a Dan O´Bannon que era el valedor principal del guión, colaboró en el su compañero (y casero por una temporada pues lo dejó quedarse en su morada) Ronald Shusett. El primer nombre que tenía la película en aquella embrionaria idea fue “Star beast”. O´Bannon desde muy joven era un entusiasta de la ciencia ficción, ya en la Universidad del Sur de California conoció a otro loco del género como es John Carpenter, colaborando en un corto de este último.

Ese corto llamado “Dark Star” se convirtió poco después en el primer largo de Carpenter, donde siguió involucrado O´Bannon como co-guionista, incluyendo un papel en el film. Dan O´Bannon tenía también la intención de dirigir el film en el que había puesto tanto mimo. En un momento dado el que yo llamo “El menos es más”, me refiero al genio Roger Corman intentó conseguir el guión. Conociéndolo el quería hacer un film barato, rápido, y que le diera beneficios. El rey de la serie B en esta ocasión no consiguió su propósito, la productora Brandywine (compuesta por Walter Hill, Gordon Carroll y David Giler) se adelantó.

Aún así, no estaban muy convencidos con el guión (aunque ya contenía su famosa secuencia del bicho explotando el estómago en la famosa comida), y le daban todavía vueltas. Fue entonces al rebufo del éxito de la película de George Lucas “La guerra de las galaxias” (1977), (si, a mi me sigue molando llamarla así) cuando Branywine le ofreció el proyecto a la Fox. Con el proyecto aprobado Dan O´Bannon que tenía la enfermedad de Crohn pudo pagarse un tratamiento, pero su deseo de dirigir el film se descartó tan pronto como la poderosa productora se hizo cargo de la mayor parte de la financiación del proyecto. El propio Walter Hill pensó colocarse trás la cámara (recordemos que este hombre ha dirigido films como Driver (1978), The Warriors (1979), Límite:48 horas (1982) o Calles de fuego (1984) entre otras).

Pero pronto dejó esas idea a un lado, y el nombre de Ridley Scott fue propuesto por todos. Scott era ya un tipo curtido pero en el negocio de la publicidad, y que ya había rodado su debut en el cine con la película “Los duelistas” (1977), consiguiendo incluso el premio en el Festival de Cannes a la mejor ópera prima. Para crear los escenarios y las criaturas que debían aparecer en el film,  Dan O´Bannon propuso al artista suizo H.R. Giger, después de haber visto algunos dibujos suyos. Este era un artista ya de contrastada reputación, pero bastante excéntrico y que tenía trastornos del sueño. Su caché era alto, pero pese a que no tenía experiencia en el cine, la Fox tras insistir tanto O´bannon como Branywine se dejó convencer por la propuesta. Y todos que salimos ganando creo yo. No se que hubiera sido de todo ese universo si el artista suizo no hubiera estado involucrado en esta obra.

Llegamos a la zona de los actores. Para ello se contó con un plantel con gente con un buen bagaje a sus espaldas, pero no de primera fila, salvo el papel principal. El cuál recayó en una joven Sigourney Weaver (que tenía experiencia pero en teatro).  Esta elección de hacer que una mujer fuera la que sea la heroína en vez de un hombre, fue escogida más que nada para destacar el film entre tanta testosterona masculina que poblaba las carteleras de medio mundo. Y como sabemos hoy día todo un acierto.

Otros actores de la producción fueron el británico Ian Holm (actor ya curtido que tenía un gran bagaje a sus espaldas) y que aquí haría de Ash, el androide cibernético. Tom Skerrit era otro de los rostros conocidos, pues ya tenía en su haber films como M.A.S.H. (1970), El turbulento distrito 87 (1972) o Ladrones como nosotros (1974). Verónica Cartwright una actriz que ya empezó en esto del cine desde que era pequeña. Su rostro aparece en la serie La dimensión desconocida (1959-64), Los Pájaros (1963) o en la segunda versión de Invasión de los ladrones de cuerpo (1978). Harry Dean Stanton que lo podemos ver en films previos como Carretera asfaltada en dos direcciones (1971), Pat Garret y Billy el niño (1973) o Dillinger (1973).

El último rostro más popular lo tenemos en la figura del actor Yaphett Cotto, con un largo currículum previo en series como Bonanza (1968) o El gran Chaparral (1968). Y en películas  como Vive y deja morir (1973), en el papel del villano Kananga. Y nos falta una pieza importante, como es la persona que se metió en la piel del Alien. Esto recayó en el altísimo Bolaji Badejo. Este hombre nació en Nigeria y era diseñador gráfico. Su altura fue el requisito indispensable para su contratación, pues sobrepasaba los dos metros cinco centímetros.

La producción empezó un cinco de Julio de 1978 en los estudios Shepperton y Bray en Londres. El rodaje se prolongó durante unas catorce semanas, con un presupuesto muy modesto de solo once millones de dólares.

De que va

Contar a estas alturas de que va la trama se me antoja un poco innecesario, pero por si acaso aún hay quién no la ha visto la comentaré brevemente. Estamos en el año 2122 a bordo de una nave que opera bajo el nombre de Nostromo, esta es una nave comercial. Va rumbo a la Tierra en un viaje de vuelta procedente de un planeta llamado Thenus cargada con millones de toneladas de un mineral llamado Mena (de este material se extrae otros como el cobre, aluminio, plata).

En ese vuelo de regreso la tripulación que se encontraba ivernando es despertada antes de tiempo por un mensaje S.O.S. Tras debatir entre sus ocupantes si responder o no a esa llamada deciden hacer caso y se prepara un equipo de reconocimiento. La llamada procede de un planeta desconocido, allí descubren que esa señal de socorro viene de una nave extraterrestre. Algo sale mal en ese equipo de rescate y regresan a la nave con un parásito pegado en el caso de uno de ellos. Este es el punto de partida de Alien, una historia fascinante y cautivadora.

En conclusión

 

Ridley Scott realiza un trabajo que aúna ciencia ficción y terror en estado puro. Consigue que el género se postulara como un adelanto a lo que llegaría en la década siguiente. Esto lo consigue creando una atmósfera tan oscura y claustrofóbica como para hacernos temer por sus ocupantes a cada rincón que se dirigen. Destacar también bajo mi punto de vista la grandiosa secuencia inicial donde con la música del compositor Jerry Goldsmith (el cual no necesita ningún tipo de presentación) hace el resto. La cámara nos va mostrando la nave mientras recorremos sus desérticos pasillos casi en penumbra. Esos mismos pasillos donde la reinante tranquilidad dará paso más tarde a los miedos de la tripulación. Donde precisamente el recorrido de esa escena inicial termina con los tripulantes despertando. Yo la considero como una de las mejores secuencias de inicio de la historia del cine, se que hay muchas, yo mismo tengo una buena ristra de ellas, pero desde luego esta tiene en su haber algo como sobrenatural. Todo ello no sería lo mismo sin los decorados, puesta en escena y el diseño de las criaturas que H. R. Giger perpetró desde el inicio. Siempre se ha dicho que mirando un poco más allá se encuentran muchas referencias fálicas y al sexo entre sus creaciones para el film. Puede que sea cierto, solo hay que mirar esa boca a modo de erección que sale desde el fondo de la garganta de los Xenomorfos.

Lo que no se puede debatir es que esos bichitos han traspasado fronteras más allá del cine. Creando todo un merchandaising que abarca un y mil objetos de coleccionista. Alien ha explosionado en todo un universo que hoy día se sigue explotando, claro que como todo que se expande resulta al final un subproducto hueco, vacío. La sobreexplotación que ha tenido la marca (porque es lo que es hoy día) ha degenerado en una serie de películas a cada cual peor. Por suerte su segunda parte que tuvo lugar en 1986 bajo el nombre de Aliens (aquí otra vez con coletilla, El regreso) dirigida por el incipiente James Cameron, se desmarcó en una buena maniobra de la original. Presentando una película de acción pero manteniendo la intensidad de Alien aunque ya sin la oscuridad y el halo de terror de aquella. Yo no niego que disfruto también con las dos posteriores, Alien 3 (1992) y Alien resurrección (1997) sabiendo que ya jugaban a otra cosa, y en realidad son pelis con nefastos resultados en general, pero entretenidas cada una en su rol. Alien 3 volviendo a la oscuridad y Alien resurrección saltándose normas y ofreciendo un producto distinto. Con la vuelta de Ridley Scott en estos últimos años creando las precuelas de su historia original, bajo mi punto de vista no ha hecho más que engorronar y confundir más que explicar (por otra parte nada necesario) de donde vienen ciertos elementos que se presentaba en Alien (1979).

La película se estrenó en Mayo en Estados Unidos, llegando aquí a España en Septiembre concretamente al Festival de San Sebastián. Sus escasos once millones con lo que contó su presupuesto fueron recuperados con creces en la taquilla mundial. Con unos beneficios de más de 200 millones globalmente. Hay muchas curiosidades y anécdotas que rodean la filmación de Alien. Por ejemplo los láseres que se ven en la cámara de huevos en la nave provienen de los geniales The Who. La banda inglesa que usó estos efectos en giras de los años setenta estaban en una sala contigua probando estos dispositivos. Los cuales al final fueron incluidos en la película de Ridley Scott. La famosa escena donde le sale el alien del pecho en la comida a John Hurt, fue rodada de una sola vez, con cuatro cámaras en distintas posiciones para captar la escena. Para que el gato que sale en el film se sintiera asustado, se colocó en frente fuera de cámara un perro pastor alemán. Muchas secuencias también quedaron fuera del montaje final. Entre ellas una donde Ripley (Sigourney Weaver) entra dentro del nido donde eran llevados los que cazaba el Alien. Escena que si se rodaría para su secuela años después.

Pues poco más que decir para celebrar ese cuarenta aniversario de una de las películas de ciencia ficción más impactantes de la historia. Un film que sigue intacto al paso del tiempo, que su director rodó de forma magistral desposeyéndola de todo artificio que el tiempo pudiera dejar caduco (algunas cosas hay eso es inevitable), pero que no perjudica el acabado final. Y que las generaciones siguientes pueden seguir disfrutando. Un saludo desde mi rincón favorito.

 

Guión: 8

Actores: 8

Dirección: 10

Categorías restantes: 9

Nota final: 8,75

  

, , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

2 Comments

  1. Felicidades por tu articulo Víctor, hace poco volví a ver Aliens y creo que próximamente volveré a ver esta primera parte que para mi es una obra maestra del cine.

    1. Gracias Manuel. Aliens la vi en el cine con 9 años. Era mi cumple y mi padre quería llevarme a ver Howard el pato. Pero salimos tarde de casa y no llegábamos al cine donde la ponían, así que fuimos a otro que quedaba más cerca y entramos a ver esta. Salí ganando lógicamente con el cambio jeje. Otra maravilla y una de las mejores secuelas de la historia del cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.