Clint Eastwood en su máximo esplendor

En los 70 un nuevo policía llegaba a la ciudad. Un tipo que crearía escuela. Con sus métodos de aplicar la ley, Clint Eastwood quedó inmortalizado para la historia del celuloide con este personaje.  Y aunque hoy día se habla mucho también de la trilogía del dólar (sus famosos spaguetti western con Sergio Leone de director), sin este del que trataremos aquí, nada hubiera sido igual para su figura como actor. En el próximo dossier intentaré diseccionar la aventuras de HARRY CALLAHAN. En sus otras secuelas encontramos momentos de absoluta brillantez. Como es lógico una saga tan larga, y tan espaciada en el tiempo (pues abarca en total diecisiete años desde la primera hasta la última entrega) pasamos por diferentes estados ya no solo de la sociedad, sino de la forma de afrontarlos. Habiendo subidas y bajadas en la franquicia. Espero que os resulte interesante, y sobretodo si no las habéis visto, que os pique el gusanillo para darles una oportunidad. Pues nada, vamos a comenzar.

 

HARRY EL SUCIO (1971)

El proyecto estaba en la mesa de la Universal. En un papel que interpretaría Frank Sinatra. Este se fracturó una muñeca. Y el film quedó en suspenso. De alguna manera apareció en los vecinos de la Warner. Y ahí se fraguó el film al final. El ofrecimiento para el papel del inspector Callahan fue a parar a manos de John Wayne primero. Y mas tarde a Paul Newman, los cuales declinaron la oferta. Newman recomendó al joven Eastwood, que venía de tener éxito con los Spaghettis Westerns en Europa. Este vió la oportunidad de triunfar en su país. Y no desaprovechó la oportunidad. El film fue pensado en ser rodado en Seatle, ciudad poco explotada en la pantalla. Pero tras un paso por San Francisco, Eastwood (nacido en ese Estado) y conociendo muy bien la ciudad, Aconsejó hacer el film en sus calles. El guión fue trabajado por John Milius y el propio Eastwood. Para las escenas de peligro Clint dijo que el las haría. Con el consiguiente mosqueo del director Don Siegel. Que al final tuvo que reconocer la extraordinaria labor llevada a cabo por su estrella.

Esta primera parte nos cuenta como un sádico asesino en serie va sembrado el pánico por las calles de San Francisco. Exige que le entreguen cien mil dólares, o seguirá con su ola de crímenes. Todas las escenas fueron rodadas en exteriores, menos el atraco al banco, que fue rodada en los estudios. El villano del film corrió a cargo del actor Andy Robinson. Un tipo que en la vida real era muy pacífico. Y que odiaba las armas. Este quizás fue el detonante para que Siegel lo eligiera. Tuvo que ponerle un especialista en armas, para que lo entrenara y perdiera el miedo a usarlas. Y sin duda su interpretación y personaje «Scorpio» es de los mas recordados. Como compañero de fatigas de Harry, estuvo el actor Reni Santoni, En su personaje de «Chico». Un novato puesto a las órdenes de Harry.

El film tuvo algunos problemas en el rodaje nocturno. Pues los vecinos se quejaban. Teniendo cada día Siegel poco tiempo para realizar las tomas. Siegel realizó un film crudo y violento. Pero donde su arte se veía desde el mismo inicio de la película. Las calles de San Francisco es otro personaje más del film. Y así nos lo hace saber Siegel con la magnífica toma inicial. Donde vemos al inspector Callahan en una azotea. Y la cámara hace un plano de toda la ciudad. Harry tenía sus propios métodos para combatir el crimen. Defendiendo la justicia. Aunque para ello tuviera que saltarse la ley. El film fue un éxito de taquilla. Obteniendo muy buenas criticas. Aunque también hubo quién criticó esas formas tan rudas.

Había nacido un personaje en el que se miraría todo el cine policíaco posterior. Un icono no solo cinematográfico. Era ya un símbolo de la cultura del siglo XX.

El film era aderezado con las melodías de Lalo Schifrin, que engrandece cada escena donde suena su música. Un film maravilloso, una nueva forma de mostrar al policía de la calle. Ese que también sabe imponer sus métodos por encima de órdenes concretas.

HARRY EL FUERTE (1973)

Tras el éxito de la primera película. Había que producir una segunda parte. Esta llegaría dos años más tarde con el nombre de «HARRY EL FUERTE»(1973). Los encargados de escribir el guion fueron John Milius y Michael Cimino.

En esta ocasión la trama se centra en unos crímenes que están acabando con un grupo de personas absueltas en un juicio. Y que de antemano se sabe que no son trigo limpio. Y alguien se está encargando de darles su merecido.

En esta segunda entrega en la silla de dirección se sienta Ted Post. Un director con una buena experiencia previa. Pero que digamos es un tipo al que se recurre en muchas ocasiones como de encargo. En su filmografía hasta ese entonces figuran films como «Cometieron dos errores» (1968), con Eastwood como protagonista, o la segunda parte con «Regreso al planeta de los simios» (1970), y que merece a mi entender mejores elogios. También había pasado por televisión, con series como «Rawhide»(de nuevo con Eastwood), «The twilight zone» o «Baretta». Una de las cosas que más llaman la atención en esta entrega es la domesticación (entre comillas) del personaje de Harry. Seguía haciendo las cosas a su modo, saltándose las normas si es necesario, en favor siempre de la justicia. Pero ahora nos mostraba la faceta tras el policía. Humanizando algo su personaje, perdiendo quizás ese punto punzante y macarra que vimos en la anterior entrega. Tal vez las críticas que hubo con respecto a ese tema, influyó en esta nueva película. Con todo, Harry seguía disparando con facilidad. Sin hacer demasiadas preguntas antes de apretar el gatillo. Como nuevo compañero de fatiga le era asignado Early Smith (Felton Perry) que cumple en el rol con solvencia.

La cinta la encuentro menos redonda que la del 71. Por otra parte normal, esa es insuperable. En esta tenemos también momentos que se nos queda en la retina. Con un ritmo endiablado y mucha tensión en casi todo el film. Míticos esos policías en moto, que parecen una tribu poco recomendable. Con el semidesconocido por aquel entonces a la cabeza David Soul. Las escenas de acción las hizo nuevamente el propio Eastwood, demostrando que así todo era más real. Para ir terminando decir que el film logra todo lo que se propone. La rentabilidad en taquilla es superior a la anterior, asegurándose nuevos capítulos del inspector Callahan. Había ya una clara marca de fábrica, un producto imperecedero que puso las bases en la anterior entrega. Y que continuaría hasta nuestros días. Proyectada en infinidad de films con polis chulos y mal encarados.

HARRY EL EJECUTOR (1976)

Siguiendo con la saga de Harry Callahan, llegamos a la tercera película. En esta ocasión el titulo que se puso fue «HARRY EL EJECUTOR»(1976). En un principio se barajó el nombre de «Harry el sucio III», pero se desecho. La dirección para esta nueva entrega fue James Fargo. Colaborador en alguna otra película de Eastwood. De entrada debo decir que estamos para mi en la película mas floja de la saga. Partiendo de ahí, donde están las virtudes. Pues para empezar en las secuencias de acción, las cuales el ritmo y el nervio lo transmite muy eficazmente. A esto hay que añadirle la vuelta de Harry a su rol de tipo duro y poco comunicativo. Quitándose el lastre de la anterior película. Y ese lado más humano y pacífico que le impusieron casi a la fuerza. Como en todos los films, su compañero de faena vuelve a renovarse. En esta ocasión se trata de una mujer, interpretada por Tyne Daly. Sera la que sufra las consecuencias de su partener. La actriz se queda algo corta al lado de Eastwood, con un papel algo soso y falto de chispa.

El guión en esta ocasión nos cuenta como un grupo revolucionario con pinta de hippies secuestran al alcalde, y piden una desmesurada cifra. El desenlace tendrá a la antigua prisión de Alcatraz como escenario. Curioso es el caso que tiene la presencia nuevamente de Albert Popwell. El mismo al que Harry le espeta su famosa frase en el primer film. Cosa que no hay que darle mayor importancia. Y que aquí hace otro personaje. Esta «Harry el ejecutor» sigue a pies juntillas los mismos esquemas de su predecesora. Con altas dosis de acción junto a momentos mas intimistas. Lástima que en este film los chicos malos a los que Harry debe dar un escarmiento sean tan poco consistentes. En unos papeles muy blanditos, junto con unas actuaciones bastante mediocres. Uno de los mejores momentos es su inicio con una escena sencilla pero muy efectiva. Con una chica haciendo autostop. Y llevando a dos empleados del gas a la guarida de los terroristas para robarles los uniformes y el camión. Paradójicamente este film ha sido hasta el momento del estreno de sus tres primeros films la que más recaudación obtuvo. Pese a ser como decía para mi, la mas floja. Pero más allá de todo eso. La cinta es puro entretenimiento. Un producto vacío en su interior. Pero revestido con un buen traje.

IMPACTO SÚBITO (1983)

Llega el turno para la cuarta cinta de la serie. Estamos ante una nueva aventura por las calles de San Francisco junto al teniente Harry Callahan.

Lo principal que debo decir es que esta cinta cuenta con Clint Eastwood tras la cámara. Y eso se nota muy claramente en el enfoque que quiso darle a esta nueva historia de su personaje mas conocido. Eso y que han pasado seis años desde la anterior entrega. Y eso se puede apreciar en el propio Eastwood. Tanto físicamente como en las maneras de contar un guion mucho más oscuro que las precedentes. Tenemos una historia que nos relata la venganza de una mujer. Que unos años atrás sufrió una violación tanto ella como su hermana. Que se mezcla con los problemas que tiene Harry con su jefe de departamento y unos mafiosos de por medio. El aspecto que hace de este film diferencias grandes respecto a las anteriores. Es sin duda el enfoque. Mostrándonos los acontecimientos vistos desde el punto de vista de la victima. Junto a Eastwood tenemos a la pareja mas reconocida en sus películas, la poco valorada Sondra Locke (recientemente fallecida). Una actriz que transmite tanto frialdad cuando lo requiere, como pasión y fuerza si la escena lo demanda. Memorable es la frase que le suelta a un tipo, que se acerca al coche en plan chulo ligón. Ella le dice «-¿Necesitas un estimulo? -Yo siempre. -Pues metete un gato por el culo!»…acelera y se larga. Antológica y brutal frase. Este «Impacto súbito» muestra madurez en su forma. Eastwood hace que el espectador se ponga claramente del lado de la víctima. Que en realidad no deja de ser una asesina. Que igual que paso con Harry, sus métodos aunque fuera de lugar, justifica la acción y causa. La cinta se mueve a buen ritmo. Profundizando en sus protagonistas en la medida de lo posible. La venganza es lo que mueve las acciones dentro del film. Buscando justicia donde esta  no llega. Para mi el trabajo de dirección es tan bueno como en la primera parte de Don Siegel. Ya sabemos todo lo que aprendió Clint de él. Si por algo ha transcendido también esta cuarta entrega. Es sin duda por otra frase lapidaria de su personaje. Y que en aquel 1983 se hizo muy popular “Alégrame el día”.

LA LISTA NEGRA (1988)

Llegamos ya al final de la saga de Harry el sucio. Con esta quinta entrega. Que junto a la primera y clásica, es sin duda la más popular. Estamos en 1988, y Clint Eastwood es ya una actor entrado en años. Mantiene su vitalidad, y su presencia en la pantalla sigue causando magnetismo. Pero no puede evitar que el espectador vea a un hombre ya al que le cuesta realizar ciertas secuencias de acción. El director de esta última entrega es Buddy Van Horn. Un tipo que es bastante mediocre tras la cámara. Y que solo ha dirigido tres films. Todos ellos junto a Eastwood como actor, «La gran pelea», esta que nos ocupa, y al año siguiente «El Cadillac rosa». Un tipo que a sido director de segundas unidades. Y especialista en coordinar escenas de acción, y que sin duda es lo mejor de este film. Como vemos películas justitas, y de las peores en las que como actor ha protagonizado Eastwood. No se cual sería el motivo que le llevaba al señor Eastwood a colaborar con él. Para esta última aventura Harry debe averiguar quién está detrás de una lista negra de celebridades de la ciudad que están siendo asesinadas. Para colmo el propio Harry figura en ella. Esta quinta entrega desde luego tiene nervio. Eso creo que es innegable. Pero que el tiempo no ha jugado muy bien con ella. Sin duda lo mejor es la coprotagonista femenina, Patricia Clarckson. Muy bella y con mucho morbo. Haciendo de periodista, y siempre al estilo Lois Lane, metiéndose en todos los charcos.

Como compañero de Harry en esta ocasión está el actor Evan C. Kim. Un chinoamericano experto en artes marciales, y al que Harry lo toma de entrada con indiferencia. Como con todos, en cada parte de la saga.

El film peca de irregular. Donde su trama funciona cuando entramos en persecuciones y tiros. Mientras que en los momentos pausados y de dialogo, la cosa flojea bastante. Si por algo se recuerda esta quinta entrega (si, los Guns n’ Roses dirán algunos), pero no. Es por ese duelo entre Harry en su coche. Y ese otro teledirigido que va cargado de explosivos. Una secuencia muy bien rodada, con tensión he incluso humor. Recorriendo gran parte de las calles de San Francisco. Para rodar esta escena, su director puso una cámara en la parte baja de una moto. Quedando el resultado la mar de cojonudo. En el film vemos a un jovencito Jim Carrey haciendo de rockero. Con el «welcome to the jungle» como tema estrella. La trama nos cuenta como diferentes personalidades famosas están siendo asesinadas. Y cuyo autor se inspira en las películas de Peter Swan (Liam Neeson), para asesinar a sus victimas. El resultado como peli de intriga no cuaja a mi entender. Siendo blanda y poco inspirada. Estando como decía mas atrás, la acción sus mejores momentos. Con esto se cerraba para siempre la saga. Muchos pensaron que Clint Eastwood no tardaría mucho en volver a coger la placa de Harry. Mas viendo el resultado en taquilla. Que sin ser un superéxito, funciono bastante bien.

Conclusión final

Y llegamos por mi parte al final de este repaso a una de la sagas mas famosas de la historia del cine, y que en general ha mantenido un buen nivel. Con subidas y bajadas en sus films, pero siempre manteniendo un buen pulso en el cómputo global. Este personaje redefinió la nueva figura del policía. Lo llevó a otro nivel dentro de la industria cinematográfica. Modelo por el que empezaron a fijarse para crear todo un espectro de nuevas películas. También nacería la popularidad del arma Magnum 44. Esa pistola que era imagen inseparable de su personaje. Tras finalizar su quinta parte, años después se especuló con la posibilidad de que llegara una sexta parte. Pero el paso del tiempo ya ha dejado claro que aquello nunca sucedió. Una franquicia exitosa en general, plagada de grandes momentos que han cautivado a muchas generaciones. Y hasta aquí las peripecias de Harry Callahan, el cual sigue velando desde las sombras por la seguridad del ciudadano. Un saludo desde mi rincón favorito.

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja un comentario