Bienvenidos a Maine

Stephen King es una fuente inagotable de inspiración y tenemos una nueva serie, que podemos catalogar de terror psicológico, en la que se dan cita multitud de alusiones y guiños a algunas de sus obras más populares. Hablamos de Castle Rock, una serie producida por J.J. Abrams (vía Bad Robot) para Hulu, que se estrenó el pasado 15 de octubre en Movistar +, tras su preestreno oficial en el Festival de Cine de Sitges.

Castle Rock es el pequeño pueblo donde transcurren varias novelas del famoso escritor como «Cujo», «La Mitad Oscura», «La Tienda» e incluso hay referencias a ella en «The Body» o «Cadena Perpetua». Cada una de las temporadas tendrá personajes e historias diferentes, pero estarán relacionadas entre ellas de algún modo. La primera temporada consta de diez episodios.

En cada episodio, cuya duración oscila entre los 46 y los 58 minutos se desarrolla un misterio general que se ramifica en multitud de pequeñas y desconcertantes subtramas dentro de la línea principal. Esta atmósfera consigue generar expectación en el espectador y, al mismo tiempo podemos observar como cada detalle del universo King se encuentra cuidadosamente colocado en el lugar adecuado. Castle Rock, sin centrarse en una obra concreta de King, tiene la capacidad de transmitirnos la esencia del autor, su toque tan único y personal, la capacidad de conectarnos con nuestros miedos más irracionales y, al mismo tiempo, mostrarnos los dramas humanos más descarnados.

Sinopsis

Castle Rock combina la mitología y la narración de algunos de los personajes más célebres de las novelas de Stephen King tejiendo una saga épica de oscuridad y luz, que transcurre en un área de unos cuantos kilómetros cuadrados en Maine. Castle Rock es un pueblo ficticio de Maine en el Stephen King ha ambientado algunos de sus libros más famosos: “La zona muerta”, “Cujo”, “La tienda” entre otros. Otros como “11/22/63” y “Doctor sueño” mencionan este lugar que parece ser el foco de numerosos sucesos sobrenaturales.

La serie está inspirada en el universo literario creado por Stephen King, ha sido creada por Sam Shaw (“Manhattan”) y Dustin Thomason (“The Evidence”) y está producida por J.J. Abrams (“Perdidos”, “Star Wars Epidosio VII: El despertar de la fuerza”) junto a Bad Robot Productions para la plataforma Hulu.

Valoración

Rara vez ocurre que uno se encuentre sinceramente satisfecho de poder decir que una serie televisiva, como Castle Rock, creada según el mundo siniestro del maestro del terror Stephen King. El unirse el propio autor al departamento de producción ejecutiva junto a J.J. Abrams ya confería una garantía prácticamente segura de éxito.

Los misterios comienzan a acumularse sibilinamente desde el inicio de la serie, la cual ya destila una sutil atmósfera de peligro y violencia casi inminente ya solo al contemplar las calles del pueblo y las miradas de sus habitantes. Debemos resaltar el acierto de la tipografía utilizada para los títulos de crédito y para crear las letras de Castle Rock. Anunciándonos lo que la serie viene a ser, una especie de collage, al que se le suman los nombres de otras ciudades ficticias que tan bien conocemos como Derry, Haven, Shawshak, Bangor o Little Tall Island.

Castle Rock es completa en todos los aspectos cuando nos referimos a que juega con el espectador. El casting es una parte fundamental de la serie, exprimiendo el metalenguaje en todo su esplendor. Sissy Spacek (la Carrie original) posee un papel protagónico, mientras que Bill Skarsgård, el actor que ha dado vida al nuevo Pennywise vuelve a encarnar lo que parece ser el mal absoluto. Otros actores y actrices relacionados que son más difíciles de leer en este metalenguaje son los de Melanie Lynskey (“Rose Red”) o Frances Conroy (“La niebla” versión tv)

Algo que nos encanta y que queríamos destacar es que hay personajes emparentados con los protagonistas de sus obras. Por ejemplo, el personaje llamado Jackie Torrance es algo más que un guiño, es la sobrina de Jack Torrance (Jack Nicholson en “El Resplandor”).

La serie da para un extenso reportaje de “easter eggs” y rimas con algunos de los temas más característicos de sus historias: desde el fanatismo religioso, la infancia como paraíso perdido, psicopatía… En suma, si eres un ávido lector de King, Castle Rock no solo es una parada obligatoria, sino que es un verdadero placer que te obligará a revisionar cada episodio o a verlo a cámara lenta para no perderte nada.

El resultado de la suma «King y Abrams» es algo de lo más curioso cuyo resultado es sensacional y nos permite ilusionarnos respecto a la segunda temporada ya en producción. De ella sabemos que virará aún más a lo paranormal y lo fantástico, pero de momento desconocemos si conservará al mismo reparto o comenzará desde cero. Las puertas están abiertas: aunque en principio se habló de una serie antológica, con un nudo central distinto en cada temporada, cuesta pensar que las fronteras no sean permeables y algunos personajes no vayan a aprovecharse para interactuar con los nuevos que nos presenten el próximo año. Lo veremos. De momento, esta primera temporada de Castle Rock es un caramelo para Halloween y con King siempre aguardamos el “truco”.

, , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

4 Comments

  1. Genial como lo explicas, no porque ya la haya visto, sino porque me has dado ganas de verla ya. Pues la tenía apuntada pero no veía el momento de ponerme con ella
    Un saludo

    1. Muchas gracias Víctor! Espero que la disfrutes! Un saludo!

  2. Me ha gustado la forma que tienes para explicar de que va la serie, empecé a verla y tan solo vi el primer episodio, así que ahora me han dado ganas de seguir con ella.
    Un saludo.

    1. Me alegra mucho oír eso. Para mí fue una gran experiencia hecha serie, espero que a ti te pase lo mismo. Un saludo!

Deja un comentario