1917-portada

Cine bélico de alto voltaje

Desde el cine mudo se han rodado historias bélicas para la gran pantalla, recordamos por ejemplo: “Alas” (1927) de William A. Wellman, La gran ilusión (1937) de Jean Renoir, El puente sobre el río Kwai (1957) de David Lean, Apocalypse now (1979) de Francis Ford Coppola, o más cercana en el tiempo, Salvar al soldado Ryan (1998) de Steven Spielberg.

¿Cómo tratamos al cine bélico?

Todos estos trabajos tienen algo en común y es una revelación cinematográfica para perder el miedo al cine de guerra, pero ¿cómo llegamos a este tipo de cine, qué nos empuja ha sumergirnos dentro de sus estructuras visuales?

El ser humano siempre ha tenido un ramalazo curioso por conocer a las batallas que escribieron nuestra historia para tener un camino trazado. Claro que este género ha ido interpretándose en cada década haciéndose un poco más cercano para el espectador.

Dentro del séptimo arte puede así convivir lo bueno y lo malo, y poder tener más sensibilidad porque en el cine bélico nos vemos reflejados como salvadores de la historia.

¿Qué aporta la pelicula de Sam Mendes 1917 a este género?

Sam Mendes director de American beauty (1999) y de Revolutionary Road (2008) nos ofrece otra visión del género más humana donde cuesta saber quien es el verdadero enemigo, porque en 1917 es un tratado de como salvar la vida en plena guerra. De como el hombre llega a su destino pese a los obstáculos que puedan surgir en su vida;

Pero lo interesante es que en esta película se tiene empatía hacia todos sus personajes, y Sam Mendes lo consigue utilizando de manera magistral el plano secuencia, que obliga al publico a ver el sufrimiento con sus protagonistas y a ir siempre un poco más allá de lo que la vista nos puede ofrecer.

Así es como este trabajo humaniza este tipo de filmes dejando a un lado la crueldad de la batalla y yendo a un sentimiento compasivo para identificarnos con la gran tragedia que se nos enseña.

Sam Mendes ha tratado de ver el lado del corazón, viendo la desolación de los soldados en primera persona, y transmitiendo que esos soldados que quieren salvar la vida también tienen una vida fuera de las trincheras, y que quieren volver a ella.

Por otro lado, en esta película no nos muestra a héroes engrandeciéndose por ser héroes, sino nos acerca a personas que son héroes pero que huyen de esa grandiosidad.

Por eso 1917 es aire fresco para la gran pantalla porque una buena película nos trata de abrir los ojos para caminar más seguro por un futuro que se nos presenta con guerras y con paz porque en la viña del Señor poco ha cambiado desde 1917 y la Primera guerra mundial.

¿Cómo el cine ha llegado a observar la guerra desde un punto de vista más cercano a las personas?

A lo largo de lo que llevamos de vida cinematográfica, el cine nos ha mostrado muchas maneras de tratar la guerra viajando entre el conflicto y los soldados, dando pie a infinidad de lecturas que nos obligan a reflexionar sobre las guerras.

¿Son necesarias para crecer, o son sólo un mecanismo de salvaguardar una nación poniendo en peligro de muerte a miles de personas? ¿La base de las guerras es injusta? estas son algunas preguntas a las que nos invita a reflexionar Sam Mendes.

Pero él no nos plantea soluciones sino se queda sólo en la agonía que nos producen esas preguntas y al final él mismo nos invita a dar solución a las preguntas que ha planteado en el filme;

Todos pensamos que las guerras son crueles para nuestra sociedad… Pero, ¿las guerras son necesarias, vivimos en una sociedad donde tiene palabra el arte cinematográfico o nosotros vemos al séptimo arte como un mero entretenimiento?

Películas como 1917 pueden hacer cambiar la manera de actuar de toda una sociedad frente a una catástrofe global, no es una casualidad que este director haya tratado este tema justo ahora que el mundo tiene convulsiones y cambios constantes.

Sam Mendes nos sugiere un cambio de rumbo para nuestro planeta pero hay que recordar siempre somos sólo seres humanos y nos dan terror cualquier cambio por pequeño que sea.

¿Cuál es el cambio que nos sugiere 1917?

1917 nos ofrece un plano secuencial en toda la película, siguiendo siempre a los dos personajes principales ( el soldado William  Schofield interpretado por George Mackay, y el soldado Tom Blake interpretado por: Dean – Charles Chapman) que dan todo el sentido del mundo al inquietante metraje.

En eso nos sumerge este filme, en el plano puramente técnico. En el plano espiritual recupera la esencia de Senderos de gloria (1957, de Stanley Kubrick) una autentica obra maestra del cine bélico donde las trincheras tienen protagonismo.

Más de medio siglo después Sam Mendes, con la historia que le contó su abuelo, nos ha regalado esta joyita donde el tema principal es la gran contienda en los seres humanos y la lucha interior que provocan unos personajes que van directos a una muerte anunciada.

Eso es porque la muerte se percibe en todo este filme como un sujeto más. En 1917 la muerte esta en los ojos de los personajes, en sus gestos y en la propia historia. Los soldados parecen muertos en vida porque la preocupación esta siempre en sus rostros, nadie se salva, nadie vive en realidad porque saben que pueden morir en cualquier momento.

1917 es un tratado de la vida y la muerte y es en este discurso donde nos sumergen y donde también vemos la realidad de la vida; porque es eso lo que consigue este filme perfecto.

¿1917, será un referente para entender la vida y la guerra?

Sam Mendes ha realizado con este filme algo para entender mejor la vida dentro de la guerra en un discurso que nos lleva a los rincones del ser humano menos conocidos que están dentro del alma.

Transmitiendo preocupaciones reales que están tan dentro como fuera de su atmósfera, pero siempre nos quedara la pregunta; ¿Cómo se comporta el hombre dentro de una guerra? Y voy a ir más lejos ¿las secuelas de una guerra se plantan en la tierra?

Sam Mendes hace un homenaje a la tierra contaminada por la gran guerra, pero no se queda sólo ahí sino va un poco más allá, cuestionando las guerras y preguntándose si en realidad merecen la pena porque guerra es igual a miles de muertes de inocentes. Por lo general son personas que todavía no han empezado a vivir y por culpa de un proyectil conocen a la muerte.

, , , , , , , , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.