Dai no Daibouken ofrece una versión actualizada de una serie clásica, tocando lo menos posible para evitar que pierda su encanto

A todo el mundo le gusta el olor a antiguo. Ya sea en la ropa, los muebles o los juegos, lo «clásico» (o vintage) siempre ha tenido un tirón especial. Sin embargo, con el paso de los años, se ha asumido que hay que rehacer las franquicias clásicas para hacerlas apetecibles para el gran público. Pero en ocasiones se demuestra que simplemente darle un lavado de cara a la obra original es más que suficiente. Y Dragon Quest: Dai no Daibouken es un ejemplo de ello.

Una historia con historia

Fue en el año 1989 cuando la historia del pequeño Dai hizo aparición en las páginas de la Weekly Shounen Jump, Con la historia de Riku Sanjou y el dibujo de Koji Inada, daría comienzo una serie que duraría más de 7 años. En un principio concebido como poco más que una suerte de publicidad para la afamada saga de juegos nipona, poco a poco el manga fue ganando vida propia, hasta llegar a ser reconocido como una parte importante de la franquicia por su propio peso.

Tanto fue así que, como a todo manga que destaca, le llegó el momento de dar el salto a animación. Primero, lo hizo en 1991 con una película de media hora en la que se narraban los primeros compases de la historia. En ese mismo año, un poco más tarde, daría comienzo el anime televisado de la serie, que duraría hasta el año siguiente, 1992, teniendo una duración de 46 episodios. A estos se les sumarían 2 películas, «Dragon Quest: Dai no Daibouken Tachiagare!! Aban no Shito» y «Dragon Quest: Dai no Daibouken Buchiyabure!! Shinsei 6 Daishougun«, que complementaban la historia y se ubicaban entre los capítulos 18 y 19 y los capítulos 35 y 36, respectivamente.

A pesar de la intensidad con la que se adaptó el manga en un principio (una serie y 3 películas en un intervalo de un año), tendrían que pasar 28 años desde la finalización del anime, y 24 desde el final del manga, para que diera comienzo una animación que englobara a toda la serie desde el principio hasta el final. Y en todo ese tiempo, la serie no vio más que menciones esporádicas, y a pariciones en juegos como el JUMP Force.

La historia de Dai y sus amigos

Pero… ¿Qué cuenta Dragon Quest: Dai no Daibouken? La serie nos cuenta la historia de Dai, un niño que vive en una isla de monstruos, y que sin saberlo está destinado a ser el héroe que salvará al mundo del malvado Señor Demonio Hadlar y restaurar así la paz en el mundo. En su camino conocerá a multitud de amigos y compañeros que le ayudarán a cumplir este objetivo, creando así la familia que nunca pudo tener.

Y es en estos compañeros de viaje donde vemos gran parte del juego que ofrece la serie. Donde Dai es un protagonista al uso, con su personalidad de héroe, tienes a personajes que ofrecen otro perfil. Un ejemplo es Popp, el mejor amigo de Dai y mago del grupo. Popp empieza como el compañero de entrenamiento de Dai, con una actitud derrotista y perezosa. Sin embargo, con el paso de los capítulos se observa una evolución en él, hasta llegar a ser un aliado ejemplar del héroe.

Sin embargo, Popp no es solo destacable por sí mismo, si no también por su relación con Maam, otra compañera junto a la cual llevarán el peso del romance de la serie, y que también pasa por una gran evolución durante la serie. Y esta evolución no se limita a aliados. Los villanos no son todos unidimensionales, sino que algunos también cambian y se desarrollan a lo largo de la serie.

Una historia para entretener

Con una premisa clásica, sin muchas complicaciones pero efectiva, este anime hace gala de unas virtudes que cada vez se ven menos en los animes modernos. Y es que Dai no Daibouken se centra más en el medio que en el fin, en el camino que en la meta. Con sus peleas reglamentarias y sus personajes un poco chapados a la antigua (demasiado incluso en ciertos puntos), se trata de una historia desenfadada que no busca sorprender al espectador ni mucho menos, si no que se conforma con algo más simple pero igual de importante: Entretener.

Porque la serie entiende algo que parece que algunas historias actuales parecen olvidar: da igual lo inteligente que sea un guion, si no entretiene al espectador para que lo vea desarrollarse. Porque al final los espectadores recurren a las series con el objetivo de abstraerse del día a día y pasar un buen rato, por lo que entretener debe ser la máxima prioridad. Y esta cualidad, aunque con el paso del tiempo se pueda haber perdido un poco, se ve claramente reflejada en obras que tienen un poco más de historia a sus espaldas.

Una historia que aún perdura

Con el remake del anime aún en emisión, el legado de Dai no Daibouken parece estar en su mejor momento desde la finalización del manga. Ya no sólo tiene la adaptación en marcha, si no que aprovechando el impulso de la misma en 2020 comenzó a publicarse Dragon Quest: Dai no Daibouken – Yuusha Avan to Gokuen no Maou, un manga precuela con historia del autor original, Riku Sanjou, y que narra en forma de precuela la historia de Avan, el maestro de Dai y compañía. Del mismo modo, un nuevo juego de la franquicia está en camino, y espera a su momente para ver la luz.

Si queréis engancharos a la serie ahora mismo, podéis hacerlo de manera legal en el simulcast de Crunchyroll. Del mismo modo, si os interesa leer más artículos como éste podéis leerlos aquí, o podéis seguirnos en nuestras redes sociales para no perderos ninguno de nuestros nuevos artículos: Estamos en YoutubeTwitterInstagram y Facebook. Para finalizar, os dejamos aquí el tráiler oficial de esta nueva versión del anime, para que podáis decidir si queréis probarla o no.

, , , ,
Artículos Similares
Latest Posts from Mentero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.